Padres

Nunca jamás y yo Idea guardada 0 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

A veces, ser positivo no es tan sencillo como siempre creemos

No sé vosotros pero cada día me encuentro en la red con más de treinta artículos que hablan de la positividad. Títulos como: “5 maneras de ser positivo”, “tienes que ser positivo para disfrutar del día a día” o “sé positivo, no hay otra manera”. Está claro que ser positivo es algo bueno pero a veces, no es tan sencillo serlo como parece. Por ejemplo, conozco a personas que no aceptan tener días malos, estar tristes, sin fuerzas o con un estado de ánimo algo bajo. Creen que siempre hay que sonreír, estar feliz y super contentos. Pero, ¿realmente tiene que ser así?

Ser positivo no significa estar siempre sonriendo

Para mí, ser positivo no significa tener siempre una sonrisa en la cara. ¿Por qué tenemos que sonreír si no nos apetece o no queremos hacerlo? Ser positivo es mucho más que reír a carcajada limpia. Ser positivo también significa aceptar que habrá días buenos, regulares y malos. Y que no pasa absolutamente nada por eso. Significa comprender la tristeza y saber que estar triste no es algo raro y horrible. Y que sobre todo, que tenemos derecho a estarlo si no nos encontramos bien.

¿Sabéis lo que significa también ser positivo? Llorar. Porque al llorar se están expresando emociones y se toma consciencia de ellas. Una sonrisa, estar de buen humor y hacer las cosas con pasión siempre ayuda a que el día sea redondo pero también hay que gestionar los imprevistos, las sorpresas y las expectativas que no son cumplidas sin perder esa alegría. Porque ser positivo también representa superar obstáculos y saber saltar las piedras del camino.

Llorar no es de débiles a pesar de que lo digan muchos

“¿Estás llorando? ¡Y yo que te creía más fuerte!”. “Qué vergüenza. Los hombres no lloran”. “¡Deja de llorar! Tienes que tomarte las cosas de otra manera!”. Desgraciadamente, en toda mi vida no he dejado de escuchar todas esas frases y no pocas veces. No comprendo la rabia que le tiene la mayoría de la sociedad a la acción de llorar. No sé por qué muchas personas lo ven como un hecho ridículo y de débiles. Personalmente, las personas que lloran cuando se encuentran mal son increíblemente valientes.

¿Por qué? Porque están dejando las emociones salir. Y cuando se exteriorizan las emociones es bastante más sencillo identificarlas, comprenderlas y gestionarlas. Las personas que lloran no son menos positivas que el resto ni mucho menos. Si en algún momento sentimos la necesidad de llorar (por el motivo o razón que sea), es mejor hacerlo. Es mejor parar, dedicarnos unos minutos (o lo que nos haga falta) y respirar. Eso para mí, también es ser positivo.

Por favor, no dejes que nadie dirija la vida por ti. Solo tú tienes ese derecho

La obligación de ser positivo sin importar nada más

Obligar a las personas a ser positivo y a sentirse de una manera u otra me parece algo horrible. “No llores”, “tienes que ser más positivo”, “sonríe más”, “sé feliz”, ” es que no haces nada para estar bien”. Para mí esos mensajes de imposición no llevan a ningún lado. La mayoría de las personas quieren estar bien, quieren sonreír más y quieren ser felices. Pero, ¿y si no pueden? ¿Qué ocurre con la gente con depresión o ansiedad? De ahí el “no haces nada para ponerte bien”.

¿Hay gente que cree que la persona con depresión elige estar así? Para nada. Las personas con depresión o ansiedad lo que menos necesitan son presiones, agobios e imposiciones. Lo que más necesitan es sentirse comprendidos y entender sus emociones y sentimientos. Necesitan ser escuchados y no juzgados. Y sobre todo, obligarles a adoptar un estado de ánimo con el que no se encuentran cómodos queda totalmente fuera de lugar.

El error de querer gustarle siempre a todo el mundo

Hay quien piensa que lo más importante es gustar a todo el mundo. Muchas personas creen que si cumplen las expectativas que se han formado los demás de nosotros, sus días (y su vida) serán mucho más positivo. Desgraciadamente, y desde mi punto de vista, se equivocan. Y mucho. Intentar gustarle a todo el mundo es insano, casi imposible e increíblemente agotador. Mientras más cumplamos los deseos de los demás (sin querer hacerlos realmente) no seremos más positivos. Al contrario.

En algún punto nos daríamos cuenta de que hemos dejado de pensar en nosotros mismos y en las cosas que queremos. Nos daríamos cuenta de que cansa muchísimo estar cumpliendo continuamente las expectativas de los demás y sin tener en cuenta nuestras metas, objetivos e ilusiones. Así, podrían aparecer emociones y sentimientos negativos y un malestar innecesario que se podría haber evitado desde el primer momento. Aprender a decir no también significa ser positivo.

Tú decides cómo sentirte y no deberías sentirte mal por ello

Sé que puede resultar muy sencillo decirlo pero no deberías dejar que los demás manipulan y dirijan tu vida y tus sentimientos. Te lo dice una persona que durante bastante tiempo se dejó llevar por las influencias, por las expectativas y deseos de los demás y que dejó a un lado lo que realmente quería y le hacía ilusión por no molestar y enfadar a nadie. Si no te apetece sonreír un día o no te encuentras bien no tienes no tienes que dar explicaciones a nadie si te las piden de mala manera. Eres libre de sentirte cómo te apetezca.

Haz las cosas que te apasionan y que te hacen feliz aun sabiendo que a tus conocidos no les hace mucha gracia o no le ven el valor y el futuro. Enfádate, ríete, llora y sonríe. Y sí, también tienes derecho a estar triste y de bajón. No tienes que sentirte culpable por no gustar a todo el mundo. No dejes que nadie te diga cómo te tienes que sentir en cada momento y cuándo estar contento, alegre o feliz. Si lo haces, sentirás que estás perdiendo el rumbo de tu vida. Y tú deberías ser el único que maneje el timón.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

aprendizaje inteligencia emocional ocio y juegos ...

¿Quieres ser un padre positivo?

¿No te parece muy difícil ser positivo hoy en día? El periódico, el telediario,.. la mayor parte de noticias que aparecen y se comparten son trágicas o negativas. Desastres naturales, guerras, la tasa de paro, la crisis. No invitan a ser la persona más positiva del mundo, a mirar siempre el vaso medio lleno. La vida esa llena de obstáculos, de momentos no muy agradables. Pero también de momentos p ...

Maternidad y Crianza Pequeñas terremoto amigas ...

No quiero ser más tu amiga

Quizá todos en algún momento de nuestras vidas hayamos oído esta frase “No quiero ser más tu amiga”. Probablemente tendríamos entre 5 y 10 años cuando la escuchamos por primera vez, o quizá antes; quizá después escucháramos alguna variación en la adolescencia, y seguramente después de eso, si hemos perdido una amigo por alguna disputa o diferencia, la frase estaría de más. Quizá pasado ...

general embarazo tercero en camino ...

Crónica de un positivo. Tercer@ en camino.

Definitivamente los polvorones engordan, te los comas como te los comas. En este caso servidora, que pretendía catarlos de una manera alternativa a la tradicional, como os contaba aquí, se ha llevado el premio gordo al polvorón del año. Y toca contar cómo se me quedó el careto cuando confirmé que, efectivamente, el polvorón que no me comí lo estoy horneando. Como decía, me notaba hinchada, apretad ...

Educación Entrevistas Fran Prieto ...

Francisco Prieto: "ser maestro es ayudar a crecer como personas a los alumnos"

¡Hola, hola! ¿Cómo habéis pasado el día? ¡Espero que genial! Hoy os traigo una entrevista súper interesante a un maestro auténtico que a mí me inspira muchísimo: Fran Prieto (aunque él prefiere que le llamemos Kiko. Habrá que hacerle caso, entonces). ¿Os animáis a leerla? Estoy segura de que a los que buscan y están […] La entrada Francisco Prieto: “ser maestro es ayudar a crecer como ...

Búsqueda embarazo ovulación

Mi primer positivo

Preparados, listos, ya! Todo está preparado, análisis perfectos y nada me impide empezar la búsqueda. Y en ello estábamos, mi aplicación favorita me avisa de que se acerca mi ventana de fértil, y lo compruebo con un test de ovulación. Positivo!! El Señor J feliz de que esa semana vaya a ser plena, y aunque pienso que rompe un poco el romanticismo y la sorpresa, no me gusta dejar las cosas al azar, ...

General

¿Es la maternidad tan idílica como creemos o...?

Samanta Villar, la popular periodista de “21 días” de CuatroTV está estos días en el ojo del huracán. Sus declaraciones en torno a su reciente maternidad han creado todo un cúmulo de opiniones dispares en la comunidad maternal. Samanta Villar  es noticia. Ahora la popular periodista de CuatroTV ha pasado al otro lado de la barrera invisible que separa al periodista de la noticia. Tras ...

Educación Para padres profesores ...

El día a día de los profesores no es siempre de color de rosa

Hace unos días, una amiga me confesó que no iba a seguir trabajando en el mismo centro educativo porque la situación se había hecho insostenible. Anteriormente, ya me había contado de las faltas de respeto, burlas y la mala educación de la mayoría de los estudiantes. Tras pensarlo detenidamente había decidido dejarlo. Ya no lo aguantaba más. Me lo contaba con la voz temblorosa y casi a punto de ll ...

general sin categoría

“No condenen a los divorciados, el amor muchas veces fracasa…”

El título puesto en este post se lo agradezco a una gran amiga, conocida en el trabajo. Siempre me gustó su forma de ver la vida, sus planteamientos, su firmeza, cómo defendía su esencia a pesar de venir de una familia con reglas establecidas muy claramente. Ella tenía y aún conserva ese espíritu crítico, esa defensa de su propio ser, algo que a mi me llena de orgullo porque es precisamente mi f ...

Pequeñas cosas experiencia juventud ...

¿Y por qué no?

Mi abuela y casi todas las abuelas que conozco dijeron alguna vez eso de: “Quién tuviera tu edad, pero sabiendo lo que sé ahora!”. En su día no comprendí bien lo que significaba, pero la frase siempre me gustó, como aquella otra de: “Podría ser tu madre”. A día de hoy tengo la edad suficiente para decir ambas cosas, pero por alguna razón ya no me suenan tan bien. Cuando ere ...