comunidades

Apacibles paseos que se convierten en odiseas

quinny.jpg
No es fácil hacer cosas con una bebé de alta demanda de manual. Es más, diría que es muy difícil. Pero el papá en prácticas y la mamá jefa no nos rendimos fácilmente y seguimos intentándolo. Aunque a veces a mitad de camino nos arrepintamos y clamemos al cielo en busca de un poco de comprensión. Llegados a este punto tampoco pedimos mucho: Un paseo apacible, un viaje en coche tranquilo… Con eso nos conformamos. Pero nada. No hay manera. No nos queda otra que aceptar que nuestras intentonas tienen un 90% de probabilidades de convertirse en una odisea. Pero parece que hasta a eso le hemos cogido el punto tras casi diez meses viviendo al límite con Maramoto…

Este post, por cierto, surge a raíz de un intento de paseo que protagonizamos la semana pasada. Uno más, sólo que en esta ocasión se nos ocurrió volver a intentar sacar el carro, por si daba la casualidad de que nuestra pequeña saltamontes había madurado desde la última vez y ya aceptaba ir sentada (vaya por delante que preferimos portear, pero de vez en cuando…). Así que ahí íbamos nosotros, con nuestro Quinny Mood by Britto que se ha pasado más tiempo en el trastero que en casa. Y todo parecía ir bien. La peque se reía en el carro y parecía divertida con la novedad. Pero sólo era eso, la novedad. Al kilómetro y medio (nuestro anterior récord estaba en 500 metros en carro), Maramoto dijo basta y no hubo más que hablar.

Por suerte, como ya estamos curtidos en mil batallas, llevábamos al Boba Air a mano. Así que retomamos la marcha con el carro vacío y la niña a cuestas. 500 metros más. Ahí nos dimos cuenta de que quizás era mejor iniciar el repliegue estratégico hasta casa. Y menos mal que ya conocemos al dedillo a nuestra terremoto, porque los dos kilómetros de vuelta fueron un auténtico drama. De repente Mara tampoco quería ir en la mochila. Ahora quería ir en brazos. Pero en brazos mirando hacia delante, claro. Para ir provocando al personal que se cruzaba en nuestro camino. Y después ni eso. Quería tirarse al suelo. Y si no la dejábamos, rabieta a lágrima viva.

En fin, que no recuerdo muy bien cómo, pero la fuimos controlando para que se le olvidase la idea de tirarse al suelo (¡Qué ganas tengo de que ande!). Eso sí, cuando doblábamos la esquina que lleva a nuestro piso, la mamá jefa y yo nos miramos. Y creo que ambos vimos lo mismo. Estábamos descompuestos. Habíamos andado cuatro kilómetros, pero cualquiera diría, viéndonos, que acabábamos de acabar de correr una MARAtón. Nuestra particular MARAtón diaria.

Y aún así no nos rendimos. Dentro de una semana nos vamos para Valencia para iniciar nuestras vacaciones. Y nos vamos en coche. Tres horas y media que se pueden convertir en siete. Pero llegaremos. No sé cómo. Igual con ganas de tirarnos por el primer balcón que se cruce en nuestro camino. Pero lo conseguiremos. Llevamos diez meses superando MARAtones. Vamos a por la siguiente.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

Andanzas porteo

De cómo portear nos sigue ayudando día a día

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...

Andanzas crianza porteo

Mi niña de casi tres años no quiere andar

He vuelto de las vacaciones con la espalda hecha un ocho tras patearme buena parte de Galicia con una niña de casi tres años en la mochila. O en su defecto en brazos, cuando ella consideraba que hacía demasiado calor para ir tan pegados. Mis camisetas chorreando tras sus siestas dan fe de ese calor. Y lo de las vacaciones, desgraciadamente para mi espalda, no es una novedad, porque aproximadamente ...

general andanzas

Un papá en prácticas se toma un respiro (por vacaciones)

24 de julio. Desde hace ya tres meses tenía marcado este día en rojo en el calendario. ¡Vacaciones! ¡Sí, sí, sí! Las necesitaba como el comer. Imagino que como todo el mundo a estas alturas del año, con este calor insufrible que tiene al centro de la península en una ola de calor permanente desde que comenzó el mes de julio. Qué mal lo llevo. ¡Ay! Pero bueno, ahora ya no valen las lamentaciones, q ...

MATERNIDAD VIDA bugaboo ...

Dejar el carro en casa. ¿Buena idea?

Ya hace un par de meses largos que Olivia comenzó a andar. Esto ha hecho que ella tenga más independencia y ha conseguido que nosotros como padres, tengamos mayor libertad. Porque por muy agotador que me dijesen que era corretear detrás de ella, lo prefiero mil veces a tener que ir todo el día con la espalda partida agarrándola de las manos. Entiéndase “lo prefiero” sin connotaciones negativas, he ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...

general andanzas alta demanda ...

Bebes de alta demanda: 8 lecciones desde la experiencia

En las últimas semanas hemos abordado en varios posts el tema de los bebés de alta demanda. Primero definiendo el concepto y luego con una entrevista con Mónica San Martín, una de las grandes especialistas de nuestro país sobre el tema. Hoy me voy a acercar al asunto desde una perspectiva más personal y fruto de nuestra experiencia con la pequeña saltamontes. Así que como esto es muy personal, pue ...

general andanzas bebés ...

Una pequeña carterista de manos rápidas

Si algo ha caracterizado a nuestra pequeña saltamontes desde sus primeros meses de vida es la velocidad a la que mueve sus manos. Tiene las manos más rápidas que una de esas carteristas del clan de las bosnias que se aprovechan de los incautos usuarios del metro de Madrid. Es un visto y no visto. Pasas por un sitio y cuando te quieres dar cuenta ya ha pegado un zarpazo y se ha llevado consigo algo ...

general andanzas anuncios ...

Bebés y el poder hipnotizador de la publicidad

Maramoto nunca ha prestado demasiada atención a los dibujos animados. Por no decir ninguna. No es que nosotros queramos a una niña pegada a la televisión, pero sí es cierto que en determinados momentos nos hubiese venido bien que aguantara 15-20 minutillos ante la pantalla para poder hacer algunas tareas domésticas. No pedíamos mucho más. Pero no hubo manera. Hubieron mamis que nos recomendaron la ...

general andanzas bebé ...

3 cosas para las que nunca imaginaste que serviría tu nariz cuando fueses padre

No sé si es el cansancio acumulado que me invita amablemente a delirar, pero lo cierto es que desde que soy un papá en prácticas mi napia parece tener mucha más utilidad más allá de oler y respirar. Será que tengo una nariz poderosa (por no decir grande), pero lo cierto es que la pequeña saltamontes ha visto en ella una curiosa fuente de entretenimiento. También en la de la mamá jefa, que tampoco ...