comunidades

¿De verdad quiero ser madre?



Dar el paso hacia una posible maternidad (o paternidad) puede ser muy fácil o no serlo tanto. Es una decisión muy importante, no hay nada comparable, es un acto de profundo amor pero también una gran responsabilidad.

Encontrar el momento perfecto es complicado, por no decir imposible. Siempre puede haber algún factor que haga que echemos el freno, que queramos esperar a “x” o a “y” para encontrar la estabilidad perfecta e infinita.

Si la búsqueda de esa perfección es tu escusa para no aceptar que en realidad no quieres ser madre, se sincera contigo misma. Si por el contrario es la manera de no afrontar lo mucho que acojona lanzarse, da el paso, seguro que todo sale bien.

En ocasiones, la toma de la decisión final no depende de encontrar ese momento perfecto, sino que se ve afectada por todo lo contrario,  los miedos a perder un ritmo de vida cargado de comodidades y libertad, y que damos por sentado empeorará con la llegada de un hijo.

El otro día, una “futura mamá” me confesaba ese miedo y me preguntaba sobre mi experiencia en torno a la pérdida de esa libertad. Me hablaba de que ella y su pareja tenían mucha libertad para hacer sus viajes, escapadas, cenas y demás comodidades de cualquier pareja sin hijos, y su temor sobre cómo podría cambiar su vida en ese sentido con la llegada de un hijo.

Me pareció una cuestión interesante y muy sincero por su parte reconocer ese miedo que puede parecer “egoísta” pero que a mí me parece muy generoso, muy normal y además muy maternal.

Lo que ella no sabe es como te cambia la vida cuando eres madre, como tus preferencias rotan 360º y como esos viajes dejan de tener tanta importanciaEs un topicazo, pero es verdad. La maternidad es un acto de generosidad inmenso, en el que un pequeño ser llena tu vida y tu alma más allá de lo que cualquier viaje alrededor del mundo pueda hacerlo. Además, no nos engañemos, tu cuerpo te pide calma. Un cuerpo agotado y que duerme poco y mal, no tiene las mismas ganas de salir de cena, que un cuerpo fresco cual lechuga.

No obstante, pongamos que tenemos ganas, que nos apetece salir, entrar, viajar y trasnochar. ¿Cuál es el problema? Un hijo no debería ser sinónimo de quedarse en casa vegetando. A ver, si lo que pretendes es irte de viaje familiar a escalar el Everest, el Annapurna o cualquier otro ochomil, está claro que tendrás que buscar un plan alternativo, pero si lo que tienes en mente es  pasar unos días de playa, hacer un poco de turismo en París, Roma, Nueva York o Tokio, cenar en un restaurante molón o irte de barbacoa con unos amigos, un hijo no debería ser la razón para no hacerlo.

Los ritmos serán otros, tendrás que hacer alguna parada de más y tener un poco de paciencia, pero tu vida “libre”, podrá seguir siéndolo haciendo únicamente algunos ajustes. Dependerá mucho de cómo sea tu hijo, si es más tranquilo o más inquieto, si duerme más o menos o si es más llorón o menos, pero creo profundamente en la adaptación mutua. Es obvio que, como os decía, los ritmos cambian y como padres debemos adaptarnos a su llegada, pero también es verdad, que creo que es importante que ese bebé se adapte también al estilo de vida de los padres y que aunque tenga sus necesarias rutinas, esté también acostumbrado al “jaleillo” de la vida actual.

En este sentido, siempre he dicho que Olivia nos lo ha puesto muy fácil. Ha sido y es muy callejera y muy tranquila. Desde muy pequeña la hemos llevado a todas partes y ella siempre ha respondido de la mejor manera. Cumplió quince días el día de Noche Vieja y nosotros nos la llevamos de cotillón a celebrar la entrada del nuevo año con toda la familia. Mientras nosotros cenábamos y bailábamos hasta las 4 de la mañana ella dormía plácidamente.

 


Ha estado en la playa, en Málaga y en Portugal entre otros destinos, y aunque todavía no ha montado en avión hubiese sido una opción perfecta si se hubiese dado el caso. Hemos cambiado nuestras jornadas maratonianas de 8 horas al sol frente al mar, por ratos más cortos y hemos incorporado una sombrilla a nuestras vidas, salimos de viaje a horas intempestivas para que ella duerma mientras recorremos kilómetros tras kilómetro, y hemos cambiado algunas cosas de nuestras maletas por miniropa y pañales. Hemos reajustado ciertas costumbres y rutinas, pero no hemos dejado de hacer las cosas que nos gustaba hacer.

  


Es nuestra manera de enseñarle las cosas bonitas de la vida, de disfrutar de cada minuto, y ella con nosotros. Así que si lo único que te impide ser madre es el miedo a perder tu libertad, lánzate.

Y vosotras ¿sentís que habéis perdido libertad? ¿Habéis dejado de hacer cosas con la llegada de vuestros hijos?.

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

45 días de confinamiento

Chicas, espero leeros esto dentro de unos años y recordarlo todo como uno de esos sueños raros, como algo que nos enseñó a valorar de verdad lo que teníamos y nos hizo más fuertes y mejores personas. ...

Recomendamos

Relacionado

general andanzas bebés ...

Cuatro mitos de la paternidad desmitificados por Maramoto

A veces te da la sensación de que hay bloggers que están metidas en tu mente y de forma continuada tratan temas calcados a los que tú tienes pensados. Últimamente me pasa mucho con Paula, del blog Sin Chupete, y su pequeño Mopito. Hace poco, cuando ya tenía pensado hablaros del ansia lectora de Maramoto, ella compartió una foto en su Instagram aludiendo a la misma afición de su renacuajo. Ayer, un ...

Misión Adiós SuperWoman

No quiero ser una SuperWoman

Nuestras primeras papillas             Posiblemente cuando eras una niña jugabas al famoso “juego de las casitas”,  ¿lo recuerdas? Tú eras esa niña. Eras mamá, eras amiga y tenías un marido .Tu bebé era hermoso, lloraba un poquito y en cuanto tus brazos amorosos lo rodeaban, se calmaba. Dejaba de llorar como por arte de magia. En ese tiempo te daba tiempo de hacerte un bonito peinado y ...

Maternidad y Crianza agotamiento cansancio ...

El trabajo sin descanso ni vacaciones

Cuando hablo de trabajo sin vacaciones, los que no tengan hijos pensarán con curiosidad qué trabajo de locos puede ser ese, y seguro que más de un padre/madre dirá: el de ser madre! (y el de ser padre también, almenos el de aquellos que están involucrados en la crianza de sus hijos) Pero es que: efectivamente!!! Señoras y señores, qué duro es no tener vacaciones a veces!!! antes de nada, esto lo d ...

Jóvenes Padres en la Red

Mamá, quiero ser Youtuber !!

Todos mis hijos quieren o han querido ser Youtubers en alguna ocasión. ¿Los tuyos también? ¡ A que sí !! Los Youtubers están de moda. Sí, son los actuales ídolos de todos los jóvenes. Que hace falta para ser Youtuber Cualquiera puede ser Youtuber, No hay edad (probablemente se requiera una edad mínima pero esta info no la he encontrado). Hay que tener ganas, imaginación y ser muy constante. Parec ...

maternidad día de la madre fotografía familia ...

Todo lo que quiero ser

Llevo unas semanas bastante introspectiva y, aprovechando esta sesión para el Día de la madre que nos hicimos con LaShootingBOX, quería contaros en qué punto de mi vida me encuentro y cuáles son mis pensamientos. Hace unas semanas estuve escuchando a las chicas de Hello! Creatividad en Blogs & Cava (os hablé de este evento en la Newsletter) y salí de allí reflexionando sobre una frase de Bea de Co ...

variedades bebe bebes ...

5 Ventajas De Ser Madre A Los 45 Años – ¡Nunca Es Tarde!

El ser madre para las mujeres es una verdadera bendición de la vida, pero a pesar de esto hay muchas mujeres que dejan pasar los años y no se atreven a dar a luz a sus hijos, ya sea por miedo, pro la situación económica o por la edad, este ultimo factor es muy importante tratarlo, ya que se ha visto que la sociedad juzga erradamente a las mujeres que deciden ser madres, debes saber que no importa ...

5 años balance siempre papá

Balance de 5 Años

Hace más de 5 años que soy papá, durante mucho tiempo tuve mis dudas sobre si llegaría a serlo en algún momento, por temas de edad, salud, economía y otros tantos temas asociados a la paternidad. Tuve dudas de si podría representar un rol adecuado de papá para mis hijos, aunque solamente tengo una hija, que lo es todo para mí, tuve y sigo teniendo esas incógnitas de si estoy haciendo un buen traba ...

Uncategorized

Madre Soltera o Maternidad en solitario ¿Sabes cómo hacerlo?

Cada vez nos encontramos con más mujeres que toman la decisión de ser madre soltera. Normalmente se debe a que llegada una cierta edad, las ganas de ser madre  aumentan y no siempre estas mujeres tienen pareja para hacerlo. El miedo además viene con el pensamiento de que si esperan a tener pareja es posible que las oportunidades de ser madre disminuyan o desaparezcan. Y es, en estos momentos cuand ...

Andanzas

Vivir para comprender: mi absoluta admiración por la mamá jefa

Uno, por más que intente empatizar, nunca puede llegar a saber lo que vive o siente cada día otra persona hasta que no se mete en su pellejo, hasta que la vida no lo pone en una situación similar, frente a los mismos retos, incertidumbres y miedos. Es algo que sabemos todos, queramos o no reconocerlo. Lo vemos cada día con la situación de los refugiados, de los padres con hijos aquejados por enfer ...

Maternidad y Crianza Pequeñas terremoto amigas ...

No quiero ser más tu amiga

Quizá todos en algún momento de nuestras vidas hayamos oído esta frase “No quiero ser más tu amiga”. Probablemente tendríamos entre 5 y 10 años cuando la escuchamos por primera vez, o quizá antes; quizá después escucháramos alguna variación en la adolescencia, y seguramente después de eso, si hemos perdido una amigo por alguna disputa o diferencia, la frase estaría de más. Quizá pasado ...