Mamá psicóloga Infantil Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

¿Desde qué emoción educas a tus hijos?

desde qué emoción educas


desde qué emoción educas


¿Desde qué emoción educas a tus hijos? Esta es la pregunta que hoy me planteo y que deseo compartir con vosotros, padres y madres, que me seguís habitualmente pero también con los que recién acabáis de llegar.

Ésta no es una pregunta cualquiera. Porque, como veréis a lo largo del post, de saber desde qué emoción educamos a nuestros hijos e hijas determinará la forma que tengamos de actuar con ellos y por consiguiente su desarrollo personal, familiar, social y emocional.

Piensa desde qué emoción educas a tus hijos y sabrás cómo mejorar tu papel como madre o padre

Plantéatelo por un instante. Para un momento. Piensa y anota en un papel qué emoción sueles sentir cuando estás con tus hijos. Aprovecha que ahora tienes esta oportunidad para evaluarte e intenta contestar una a una estas preguntas que te voy a plantear:

¿Cómo crees que educas, lo haces desde el miedo, el enfado o desde la alegría, la tranquilidad y la calma?

¿Controlas tus emociones? ¿Sabes gestionarlas, regularlas e integrarlas o por el contrario suelen arrastrarte y acabas cediendo a ellas?

¿Sientes miedo a perder el control sobre las conductas de tus hijos o quizás lo que temes es a no saber cómo educarles, a fallarles como madre o padre?

¿Sientes angustia, intranquilidad por el qué dirán cuando tus hijos tienen una explosión emocional en público?

¿Te pasas el día gruñendo, gritando y enfadada por que no te obedecen, porque crees que no hacen nada de lo que tu quisieras que hicieran?



Tener en cuenta las emociones en las que nos hemos instalado, desde las que actuamos con el piloto automático puesto, nos ofrece una idea bastante buena sobre los puntos que podemos mejorar para que nuestra relación con nuestros hijos sea más adecuada. Y cuando digo adecuada me refiero a que lo sea para todos, pero sobre todo para ellos, los más pequeños. Puesto que son ellos quienes están desarrollando su personalidad, su autoestima, su autoconcepto y su inteligencia emocional.

Educar desde el miedo.

Cuando educamos desde el miedo a fracasar como padres, o de no ser una buena madre, o de no saber educar adecuadamente a nuestros hijos a ojos de los demás, entonces inevitablemente, nos invade una terrible necesidad de control. Un control excesivo que ejercemos automáticamente hacia hacia nuestros hijos que nos nubla la mente y nos hace perder de vista que educar es otra cosa. Porque educar no es controlar.

Educar es guiar, acompañar, iluminar, estar ahí cuando se nos necesita y desaparecer cuando es preciso. Educar es preparar a los niños para el camino y no el camino para los niños. Educar es buscar que nuestros hijos sean los mejores niños que el mundo pueda tener y no querer que sean los mejores niños del mundo. Frases que no son mías, se las he tomado prestadas alguien a quien admiro mucho por su gran labor educativa y divulgativa: Cristina Guitierrez-Lestón, directora de La Granja-Escola, autora de numerosos libros como El Emocuaderno o Entrénalo para la vida.

Cuando educamos desde el miedo y la necesidad de control se ha instalado ya en nosotros ésta se manifiesta en formas muy diversas como : prohibiciones absurdas, chantajes, manipulaciones o directamente gritos y castigos sin sentido. De esos que no educan, de esos que justo tienen el efecto contrario al que pretendemos. Y es justamente este miedo a fracasar como padres lo que nos lleva al fracaso real.

Educar desde el enfado

Cuando educamos desde el enfado porque ya se ha instalado en nosotros la emoción negativa de estar fracasando como padres ejercemos todavía mayor control sobre nuestros hijos. Creyendo que este control es autoridad y que la autoridad nos ayudará a tener éxito. Nada más lejos de la realidad cuando esta autoridad es autoritarismo y nos convertimos en ese tipo de padres exigentes y perfeccionistas que no dejan pasar un error.

Fracaso tras fracaso. El enfado, la irritación, la frustración, … van en aumento. Y nuestros esfuerzos por ser esos buenos padres que soñábamos ser se ven truncados y la frustración se torna desesperación, decepción y desengaño. Emociones desde las cuales es muy complicado educar a nuestros hijos y crean ese ambiente que promueva una actitud positiva ante la vida y permita el desarrollo de una sana y fuerte autoestima.

Si utilizamos constantemente nuestro ego para educar, si intentamos que las reacciones, acciones y emociones de nuestros hijos e hijas se amolden a nuestras necesidades, lo que conseguimos es que creen su personalidad en función de lo que nos parezca bien o no a nosotros como padres, algo que los marcará y que arrastrarán de por vida.

Tania García. “Educar sin perder los nervios Educar desde la calma y la tranquilidad

Este es el objetivo al que debemos aspirar, al de educar desde la calma y la tranquilidad. Desde la calma de saber que somos los mejores padres que nuestros hijos podrían tener y desde la tranquilidad de que lo estamos haciendo lo mejor que sabemos.

Educar de la calma significa poder entender qué necesita nuestro hijo en cada etapa de su desarrollo y por qué hace lo que hace. Educar desde la calma no es otra cosa que comprender que los niños necesitan moverse, gritar, tocar, divertirse y jugar. En definitiva necesitan ser niños por mucho que nos cueste tolerar su inagotable energía y vitalidad.

Educar desde la tranquilidad significa también adaptarnos a las circunstancias cambiantes que supone la crianza de un hijo o hija. Significa dejar de controlar, de intentar tenerlo todo bajo nuestro dominio, dejar de sobreproteger y de intentar cambiar a nuestros pequeños para que sean quienes nosotros quisiéramos que fueran.

Educar desde la calma y la tranquilidad es ofrecerles espacio para que desarrollen su habilidades y su capacidad de independencia y autonomía. Educar desde estas emociones nos permitirá crear ese hogar donde crecer sin miedo a hacer, decir, pensar o sentir algo que no guste a papá o mamá. Pero cuidado, que con esto no quiero decir que no debamos incorporar una serie de normas y límites que nos permitan a todos convivir en harmonía.

Y tú ¿desde qué emoción educas a tus hijos? Si este post te ha resultado interesante y te ha ayudado a reflexionar te invito a compartirlo entre tus redes sociales para que pueda llegar a más personas. Pero antes de irte te dejo con otros de mis artículos sobre ser padres que quizás te puedan interesar.

Cómo transmitir a tus hijos la clave de la felicidad jugando

Mi hijo tiene miedo al dentista ¿Qué puedo hacer?

Regala cuentos, regala magia, regala ilusión

Desarrollar la inteligencia del niño ¿cómo y con qué?

Beneficios del yoga y el pilates para niños

Sí puedes mamá.Para educar no es necesario gritar

Rabietas ¿Por qué se producen?

Las 5 grandes preocupaciones de mamá y papá, de los 2 a los 6 años.

Cómo enseñar a mi hijo a tener paciencia

Tipos de padres y madres

Mi hijo habla gritando

Cosquillas y risas beneficios físicos y emocionales

Salir con niños sin gritos ni agobios

Decepciones y desilusiones, enseñar a los niños a superarlas

Beneficios de la escritura creativa en los niños

Sus primeros juguetes: la importancia de escoger adecuadamente

Cómo reforzar y castigar a nuestros hijos

Cómo escoger a la niñera o al niñero ideal

Razones por las que tu hijo debe caerse, ensuciarse y rasguñarse

Mi hijo habla sin parar
(c) Can Stock Photo / magdan

Fuente: este post proviene de Mamá psicóloga Infantil, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Hijos autoridad Crianza ...

Defiende a tus hijos

Cada vez que veo las noticias, que son muy pocas veces, o leo alguna que se me cruza en internet, o cuando por accidente escucho que alguien comenta alguna, tiene que ser una mala noticia. Y preciso de algo que afecta a los niños, a nuestros niños, a tus hijos y a mis hijas. Por eso hoy vengo a pedirte «Defiende a tus hijos». En Colombia hace pocos días celebramos el día del niño, y con ...

general familia amor ...

¿Educamos a nuestros hijos para que sean felices?

¡Bienvenido al blog de Mundo Ludic, la guía de actividades para tus fiestas y eventos infantiles! Esperamos que te guste este post. Hoy nos ha dado por pensar… Y es que los peques de MUNDO LUDIC acaban en estos días el cole, y piensas… “Otro año más… Se van haciendo mayores y el tiempo pasa volando…” El tiempo pasa y haces balance y piensas si tus hijos e hijas ...

general atención en la diversidad emocion ...

La emoción: ¿una acción inconsciente?

Conocer nuestras emociones, ser consientes de ellas, saber manejarlas es para muchos de nosotros en ocasiones un tanto complejo, más aún si tenemos la gran responsabilidad de educar a nuestros hijos. ¿Qué debemos saber acerca de la emoción?. Etimológicamente, emoción significa emotio "movimiento, impulso" en otras palabras "aquello que se mueve hacia ti". Según los expertos, la ...

crianza natural educacion gritos

¿Por qué no hay que gritar a nuestros hijos?

A nadie le gusta una persona que grita. Desde pequeños los padres intentamos enseñar, una y otra vez, a hablar con respeto, a no levantar la voz y evitar gritar a cualquiera que esté conversando con nosotros. Pero, ¿qué ocurre cuando los padres somos los que tomamos esta costumbre tan fea y educamos a los hijos a base de gritos? Hay situaciones en las que hasta para el padre más paciente es inevit ...

Recursos confianza Hábitos ...

Cómo aprender a resolver problemas y ser resilientes.

photo credit: peek a boo via photopin (license) La resiliencia es un término que últimamente está muy de moda. Se está hablando mucho de la importancia de la resiliencia en los docentes, pero desde mi punto de vista es una habilidad fundamental en cualquier ámbito de la vida. Para los que no estéis muy familiarizados con el término, según la RAE la resiliencia es: la capacidad de adaptación de un ...

Familia confianza

¿Confías en tus hijos?

Hoy te quiero preguntar ¿Confías en tus hijos? Parece una pregunta cualquiera y es probable que de primeras respondas que si… pero si realmente nos ponemos a pensar, es probable que la respuesta sea que no. No confiamos en nuestros hijos. Y no confiar en ellos, les provoca muchas inseguridades en su día a día. Y a la larga, en su vida. Cuando constantemente les decimos ten cuidado que tiras ...

familia Padres e hijos Escuela ...

Impulsando a nuestros hijos

Impulsando Nuestros Hijos Hace algún tiempo escribimos de cuan bello es VERLOS CRECER y que; ver crecer a nuestros hijos es un regalo. Cuando un bebe nace, esta pequeña personita viene como dice mi mamá con un Espíritu grande, nuestros hijos nacen pequeños pero Dios les ha dado un espíritu grande, con bellos propósitos que cumplir. Nuestro trabajo durante la vida es impulsarlos a realizar lo que D ...

general equitación tips para padres ...

Por qué tus hijos deben aprender a montar a caballo

Si le preguntas a tu hijo/a si le gustaría aprender a montar a caballo, estoy convencida de que te dirá que sí, que le encantaría. Los niños se sienten atraídos por los caballos. La mayoría sueña con montar en uno y vivir aventuras sin fin. El poder y libertad que da un caballo es algo excepcional. Y por otra parte, los estudios demuestran que los caballos tienen un efecto muy positivo en los niñ ...

general educacion educar ...

Mis hijos me educan

Mucho hablamos de la labor como padres de educar a nuestros hijos, pilar básico para que se formen como personas de bien, en el presente y en el futuro. Pero no caemos en la cuenta de que a veces, seguramente más de las que quisiéramos, son los hijos quienes en cierta manera nos educan, o eso siento yo con los míos. Por lo general los educamos en normas de conductas cotidianas con el fin de convi ...

Psicologa educación Niños ...

¿Cómo poner límites a nuestros hijos?

No poner límites a nuestros hijos e hijas, es una realidad que se está convirtiendo en un problema para su desarrollo evolutivo. Si no somos capaces de poner límites les estamos convirtiendo en pequeños tiranos. Con el tiempo no sabrán manejar, algo tan habitual en los adolescentes y adultos, como es la frustración. Porque la vida no es perfecta no nos proporciona todo lo que deseamos. Catalina F ...