comunidades

La increíble atracción de los bebés por la tecnología

movil niños
Igual es cosa mía, pero tengo la sensación de que los peques de hoy en día, en vez de con un pan, nacen con un móvil bajo el brazo. Está claro que nuestros pequeños saltamontes ya pertenecen a una generación de nativos digitales, pero hasta que no tienes a un renacuajo en casa no te das cuenta de hasta qué extremo llega esa atracción por la tecnología. Es fascinante. En nuestro caso, como ya os he comentado por aquí en algún que otro post, Maramoto empezó a mostrar los primeros síntomas de su perdición por los pequeños aparatos electrónicos a través del mando de la tele y del teléfono de casa. Y ojo, que no le valen cualquier mando o cualquier teléfono de pega. Eso lo tenemos más que probado. Ella quieres los auténticos o de lo contrario no hay trato. Y no hay más que hablar.

Primero lo comprobamos con el mando. Viendo su fascinación y ante el miedo a que nos rompiese el mando de la tele, optamos por comprarle uno de juguete. Nai nai de la China. Ahí está el pobre. En el cajón desastre. De vez en cuando nos acordamos de él porque al depositar otro juguete encima, suena. Como queriendo llamar la atención de Mara. Y la nuestra. A veces me pongo surrealista y pienso en la tristeza infinita que debe sentir ese mando abandonado en una caja enorme. Un juguete no querido desde el principio. Se me parte el alma. Voy a ver si Pixar le dedica una película. Merece la fama por su persistencia, por seguir queriendo hacer ruido cuando sabe que nadie le va a hacer caso. Se me saltan hasta las lágrimas…

El segundo damnificado, y este por partida doble, fue el teléfono inalámbrico de casa. Maramoto entendió que funcionaba poniéndoselo en la oreja, así que allí estaba ella dale que te pego. Cogiéndolo de su base de carga, llevándoselo a la oreja como buenamente podía y llamando a diestro y siniestro no sabemos bien cómo. También pegándole golpes. Tantos que la pantalla dejó de funcionar y tuvimos que comprar otro. “¡Ya está!”, pensamos ignorantemente. “Le damos este a ella y nosotros compramos uno nuevo”. El resultado os lo podéis imaginar. Al teléfono roto le retiró de la noche a la mañana su cariño y el nuevo se convirtió en el objeto de todos sus deseos. Sobra decir que la pantalla también está rota ya…

Entretanto y repartiendo su pasión con los dos objetos anteriormente mencionados, nuestra pequeña saltamontes empezó a mostrar una pasión desaforada por los móviles. Ésta ha llegado a tal punto que ya no sólo desbloquea el móvil, sino que a la mínima te está cambiando de vídeo en YouTube o la ves en Twitter o Whatsapp escribiendo mensajes cifrados en un lenguaje que solo entiende ella. Y ojo, que la cosa no acaba ahí. Maramoto es muy observadora. Tanto que si cuando tiene el móvil le dices “vamos a hacernos una foto” (o un selfi, que también lo entiende), pone el móvil en posición para hacerse una foto ella misma. ¡Es total! De momento, por suerte, aún no sabe poner por ella misma la aplicación de la cámara. Tampoco Instagram. Pero dadle tiempo.

Internet y seguridad

ordenador niños


Como toca el móvil sin ton ni son, no es difícil verla navegando por internet. También sin ton ni son, por supuesto. Por suerte, hasta la fecha su destreza no le da para mucho más que para entrar en las últimas páginas que hemos visitado nosotros. Y con internet hemos topado. La red de redes es un espacio tan enorme que uno se puede encontrar en él de todo. Es decir, lo mismo que en la calle pero a un nivel bestial. La diferencia es que por la calle, nuestros peques suelen ir con nosotros, mientras que cuando navegan por internet muchas veces los perdemos de vista o nos descuidamos. No los vamos a perder en el salón de casa, pero está claro que ellos sí se pueden perder navegando entre web y web y llegar a contenidos no recomendables para peques de su edad.

Yo, teniendo en cuenta que Maramoto solo tiene 15 meses, quizás me estoy adelantando a los acontecimientos, pero precisamente porque veo como se mueve ya con un Smartphone o una Tablet, empiezo a pensar en el día en el que, además de con estos dispositivos, comience a reclamar su cuota de pantalla en el portátil. Tengo claro que la educación en ese sentido es primordial, tanto como el diálogo para explicar los peligros de la red. También poner unos límites al tiempo de conexión y vigilar en cierto modo el uso que hace del ordenador. Todo un poco de sentido común. A todas esas precauciones yo añadiría una más que he llevado a la práctica en mi última compra de antivirus: Adquirir uno con control parental para proteger a nuestros peques de contenidos cero recomendables como webs de pornografía, drogas, armas… Es la mejor forma de garantizar nuestra tranquilidad y una navegación segura de nuestros renacuajos. Y si ese antivirus, además del control parental, añade extensiones para el móvil (en nuestro caso Android), mejor que mejor, ya que esa misma sensación de control la tendrás en smartphones y tabletas.

Por cierto, la pantalla de mi móvil también está rota. Por si había alguna duda

¿Muestran vuestros peques tanto entusiasmo por la tecnología?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general colaboraciones navidad ...

Soy de los que odian que la Navidad cada vez empiece antes. A veces pienso que cualquier año voy a estar en la playa en pleno agosto mientras las tiendas del paseo marítimo empiezan a decorar ya sus escaparates con motivos navideños. Que rollo, ¿verdad? Pero al final uno, aunque no quiera, se ve arrastrado por esta corriente (consumista a todas luces) y no puede evitar ir echando un ojo a los rega ...

general ocio en familia de luces y colores ...

¿Cómo hemos estado tanto tiempo sin regresar al teatro con Maramoto? ¡Con lo que le gusta a ella! Si los cálculos no me fallan y el historial de este blog no me lleva a engaño, nuestra última incursión fue a finales de octubre. La última hasta el pasado sábado 31 de enero, cuando junto a otra pareja de amigos, a los que conocimos en el curso de preparación al parto (¡Fijaos si ha dado juego la cos ...

de compras compras niños productos niños ...

Conozco a una pareja de papás algo obsesionados con la seguridad y la tecnología en el hogar. Desde que han tenido a su segundo hijo, se dedican a hacerse con todo tipo de cacharritos electrónicos aún sin saber si los llegarán a usar. Ellos, que forman parte de un grupo de amigos más bien 'pasotas' con el tema, siempre dicen lo mismo 'nos gusta invertir en cosas útiles'. Y la verdad es que tienen ...

general andanzas anuncios ...

Maramoto nunca ha prestado demasiada atención a los dibujos animados. Por no decir ninguna. No es que nosotros queramos a una niña pegada a la televisión, pero sí es cierto que en determinados momentos nos hubiese venido bien que aguantara 15-20 minutillos ante la pantalla para poder hacer algunas tareas domésticas. No pedíamos mucho más. Pero no hubo manera. Hubieron mamis que nos recomendaron la ...

general andanzas la escalera de jacob ...

A principios de julio os hablé de nuestra primera incursión en el mundo del teatro para bebés de la mano de ‘Animalia Je T’Aime’, una obra que fascinó a Maramoto (que se pasó la media hora saltando, bailando y brincando encima de nuestras piernas). Y también a nosotros, para qué negarlo. Desde entonces estábamos deseando volver a adentrarnos en el mundo teatral para los más peque ...

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas de la cuna a la luna ...

Vaya por delante que se trata de unos libros ideales para todo tipo de bebés. Si añado lo de "inquietos" en el titular es porque a nosotros nos han venido de maravilla con nuestra pequeña saltamontes, que tiene una gran tendencia a dispersarse y a pasar a otra cosa mariposa en menos que canta un gallo. Desde hace algún tiempo voy leyendo en otros blogs que sigo a madres y padres que dice ...

embarazo el bebé

A los bebés les encanta jugar tocar todos los botones de nuestro Smartphone. Pero si los dejamos hacerlo libremente pueden hacer llamadas o enviar mensajes involuntarios. Por suerte existen aplicaciones que nos permitirán dejarles el teléfono para que se diviertan un buen rato y nosotros estar tranquilos de que nuestros contactos no van a ser contactados por nuestro bebé. Hoy te hablaré de dos ap ...

general andanzas abuelos ...

No sé qué tiene Maramoto con su abuelo moderno (o qué tiene el abuelo moderno), pero lo cierto es que cada vez que se juntan, la pequeña saltamontes vuelve a casa con una cosa aprendida que repite sin parar. Se lo pidas o no. Y eso que por desgracia sólo se ven un fin de semana cada mes o mes y medio… Vaya por delante que el abuelo se vuelve loco en cuanto ve a su nieta y se pasa más tiempo ...

general andanzas animalia je t'aime ...

No sé si alguna vez lo he comentado por estos lares, pero la Mamá jefa y el Papá en prácticas éramos dos grandes enamorados del teatro. Hemos ido mucho. Siempre que podíamos. Cosa a la que contribuyó sin duda (porque por temas económicos a veces se hace difícil asistir a funciones teatrales de forma continuada) el que por mi trabajo recibiese casi todas las semanas invitaciones para estrenos en mu ...