comunidades

Emociones colaterales a la paternidad

baby-22194_1920


A nadie le informan de esto, no hay una clase específica en los cursos previos al parto, pero de repente uno se convierte en padre y empieza a experimentar unas emociones que no entraban en el guión no escrito de su paternidad. Unas emociones y sentimientos que se desatan en cualquier momento y que muchas veces poco tienen que ver con su bebé en cuestión. Al menos aparentemente. Porque al final todo tiene que ver con ese bebé que lo cambió todo. Absolutamente todo. Incluso todo aquello que queda oculto a la vista de los demás. No os hablo aquí de los sentimientos de amor y ternura que nos despiertan nuestros bebés. Os hablo de otros sentimientos aparentemente ajenos a ellos, pero con los que están íntimamente relacionados. Su sola existencia, su llegada al mundo, los despierta. Siempre han estado ahí, sólo que hasta ahora estaban dormidos.

En mi caso, ya he reconocido varias veces que siempre he sido muy sentimental, un nostálgico empedernido, un tipo de lágrima fácil con todo aquello que es capaz de rozarme el alma. Desde que soy papá en prácticas, y pese a que noto que los dolorosos trances personales que me deparó 2014 me han endurecido, la cosa se me ha ido de las manos. Siempre que veo, leo o escucho algo emotivo vinculado a un padre o una madre en la relación con sus hijos tengo que controlarme para no ponerme a llorar de la emoción. Me pasa cada mañana cuando voy a trabajar escuchando “Levántate y Cárdenas” en Europa FM. ¿Habéis escuchado esos mensajes que dejan los hijos para que se los pongan a sus padres? Son tan bonitos, hay tanto sentimiento en ellos, dejan a los padres tan sin palabras, con un “ay” de emoción en el pecho, que a mí, que sólo soy un radioyente que escucha el programa en su coche mientras esquiva el tráfico de la capital, se me inundan los ojos con tanto amor de hijo y tengo que controlarme para no parar el tráfico en plena M30 a lágrima viva.

Luego están las películas y las series, aquellas en las que aparecen niños pequeños. Hace un par de semanas hablábamos de The Walking Dead y la verdad es que me vuelve a venir de maravilla para ejemplificaros lo que quiero decir. Hasta antes de ser padre, los bebés y niños que aparecían en pelis y series no dejaban de ser otro personaje más de la ficción. Ahora lo siguen siendo, pero no puedo evitar entrar en modo dramapapá y sufrir por ellos como si se tratase de mis hijos. Me pasa con Judith Grimes en The Walking Dead, y me ocurre lo mismo con otros bebés de la pequeña pantalla que están en peligro. La mamá jefa y yo vivimos con el corazón en un puño. Parece que el futuro de esos peques dependa de nosotros. Nos va la vida en ellos. Decidme que os pasa algo parecido o empezaré a pensar que estamos más locos de lo que teníamos asumido hasta el momento…

Y luego está la realidad, que muchas veces supera a la ficción. Siempre me dejaban en shock las noticias trágicas de padres que mataban a sus hijos, los accidentes y catástrofes que acababan con la vida de muchos menores. Hoy me siguen dejando en shock, pero de otra manera más vívida, más cercana, más consciente. Por más que lo intento, por más que me esfuerzo, soy incapaz de meterme en la piel de esos padres capaces de hacerle cualquier mal a sus hijos. Me resulta mucho más fácil hacerlo en la piel de aquellos que los pierden en un accidente, un atentado o una catástrofe natural. La vida da golpes de los que uno no se recupera nunca. También de aquellos (en el primer y el tercer mundo) que apenas pueden garantizarles un futuro a sus hijos, que sufren por darles algo de comer cada día, que ven como esta maldita sociedad los condena a la marginalidad. Me es imposible no ponerme en su lugar y en el de sus hijos. No soltar lágrimas de rabia e impotencia. No maldecir a este mundo.

Siempre he sido empático (no sé si mucho o poco, imagino que dependerá de con quien me compare) y también muy crítico con el mundo que nos rodea. La llegada de Mara no ha hecho otra cosa que acrecentar esas características que ya eran parte de mí. Me ha abierto aún más si cabe los ojos. Me ha hecho más permeable a toda información que englobe a padres e hijos. Ha desatado mis emociones. No sé si a vosotr@s os habrá pasado algo parecido…

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general para debatir bebé enmadrado ...

Enmadrarse. Según la RAE, “dicho de un niño: encariñarse excesivamente con su madre”. Estoy seguro de que todos, en mayor o menor medida, hemos escuchado muchas veces a lo largo de esta vida este verbo pronominal. Y estoy seguro de que muy posiblemente, yo también lo haya usado para referirme a algún niño pequeño. Sin embargo, ahora que soy papá en prácticas y entiendo un poco mejor có ...

mellizos MI DIARIO... REFLEXIONES

Me he fijado que con respecto a este tema en cuestión, existe mucha polémica (creo que cualquier tema gemelos/mellizos desata opiniones en cascada y todas diferentes) Esta el bando que defiende acérrimamente que sus hijos vayan vestidos iguales, duplicando así todas las prendas en su armario. Esta el otro bando (en el que me incluyo) de padres que defendemos sus identidades e individualidades ...

general educacion educar sin castigar ...

by pixabay Como padres tenemos muchas responsabilidades y queremos lo mejor para nuestros hijos, pero muchas veces no sabemos qué hacer, estamos perdidos y nos desesperamos intentando cambiar a nuestros hijos, cuando lo más fácil es que cambiemos nosotros. Pero ¿qué es lo que tenemos que cambiar en nosotros para mejorar?, ¿dónde está nuestro punto débil? y ¿dónde podemos mejorar?. Todas estas pr ...

general colaboraciones crianza con apego ...

Hoy me sumo con este post a la iniciativa bloguera #PapaNoTeEscondas que hemos puesto en marcha un grupo de locos papás blogueros que intentamos cambiar el mundo a través de nuestros grupos de whatsapp y Facebook. No sé si lo conseguiremos, pero nadie podrá decir que con nuestras acciones y sumándonos a toda iniciativa que se mueve no lo intentamos. Cada uno en su blog, a su manera, con su estilo ...

general eventos blogueras ...

Para mantener mi anonimato, no diré quién soy yo en la foto. Ruego que entendáis y respetéis mi decisión. El pasado miércoles (22 de enero de 2014, por si lees este artículo dentro de unos años) tuve la oportunidad de asistir como invitado, en el Karting de Carlos Saínz en Madrid, a la primera edición del Edenred Bloggers Summit, un evento organizado por Edenred, empresa que conoceréis, aunque ah ...

Educación respetuosa bienestar emocional en los niños

¿Si? Los míos también…. Los niños pasan el día de emoción en emoción. No saben gestionarlas todavía y necesitan de nuestra ayuda para aprender (o mucho mejor, nuestro ejemplo). Cuando los niños se sienten mal (o demasiado bien y eufóricos y se alteran tanto que acaban haciéndose daño jugando), decirles que dejen de sentir lo que están sintiendo sólo hace que aumente el sentimiento. La mejor ...

aprendizaje cuidados infantiles inteligencia emocional ...

Nadie sabe al instante cómo ser padre o madre. Los experimentos sobre la paternidad comienzan desde el mismo momento en que alguien toma la decisión de tener un hijo y continúan durante toda la vida. Sin embargo a veces, intentando hacer todo lo posible (en ocasiones incluso lo imposible) para sus niños, los padres olvidan el propósito principal de la paternidad y esto no es favorable para sus hij ...

psicología educativa psicología general uncategorized ...

Según el análisis transacional (una corriente de psicología humanista creada por Eric Berne) nuestra personalidad se compone por tres estados del yo: Yo padre: Actúa según los patrones que aprendiste en tu infancia de las figuras que considerabas de autoridad. Aunque ahora no seas del todo consciente de ello, hubo un momento de tu vida en el que te enseñaron lo que estaba bien y lo que estaba mal, ...

Reflexiones (...en voz alta) ABC crianza ...

El arranque de este 2017, nos sorprendió con la implantación de la nueva ley de permisos por paternidad, que actualmente queda establecido en 28 días (4 semanas), en lugar de los 13 días que venían dándose hasta ahora. Y la casualidad (y el hecho de plantearme cogerlo y disfrutarlo íntegro, cómo no…), ha propiciado algo del tipo “estar en el momento preciso en el lugar apropiado” ...

salud familia

Todos sabemos lo difícil que es un divorcio y si a esto le añades un divorcio con hijos hay que tener mucho cuidado para no lastimar a nuestro tesoro más preciado. Y es por eso que me he decidido a hacer este artículo. Soy divorciada y tengo la custodia de mi hija, no es fácil terminar con un matrimonio y para un niño es terminar con su mundo tal y como lo conocen. Pero muchas veces, por no decir ...