Un Papá en Prácticas Idea guardada 1 veces
La valoración media de 3 personas es: Excelente

Nunca dejéis de mirar a ver si puedo: Carta para el futuro

perdon

Querida Maramoto:
Hoy vengo a hacer una cosa que a los adultos nos cuesta horrores, imagino que por orgullo y vergüenza, por no encontrar las palabras, que es lo que le suele pasar a tu papá en prácticas cuando se da cuenta de que ha metido la pata y ha tocado fondo. O puede ser, como escribía Patxo Unzueta, que nos cueste tanto por esa tragedia que nos supone “la imposibilidad de volver atrás, de rectificar lo ya vivido”. Decía el bueno de Patxo que es la tragedia “más definitiva de la condición humana”. Y puede que no estuviese exagerando ni un ápice. Sea como sea hoy me gustaría dejarte por escrito esta petición de perdón. Para ti y para la mamá jefa. No es fácil pedir perdón. Ni siquiera así. Te aseguro que tengo el corazón desbocado y me tiemblan los dedos mientras buscan formar palabras con el teclado.
Papá está atravesando una mala racha.  Imagino que se junta un poco todo. La falta de sueño, la ausencia de tiempo, el estrés del trabajo, esa sensación de ir siempre corriendo y llegar siempre tarde, de tener muchas cosas por hacer y no hacer ninguna (o hacerlas rápido y mal), de verme incapaz, paralizado, sin fuerzas para tomar la iniciativa, de sentir que todo es terriblemente difícil desde que tu carácter se ha desbocado a la par que menguaban mi paciencia y mi empatía. No pienses que me sirve nada de esto como excusa. Ni como justificación. La mamá duerme menos que yo, desconecta mucho menos que yo, tiene menos tiempo que yo… y sin embargo no se ha dejado arrastrar al fondo del pozo como sí he hecho yo. Envidio su fortaleza, su capacidad de aguante, su infinita paciencia. Tienes la mejor mamá del mundo, Mara. Creo que si yo estuviese en su lugar hace muchísimo tiempo que ya habría sido engullido por las olas de esta ciclogénesis explosiva que está siendo la paternidad.
¿Y sabes una cosa, mi vida? Me siento continuamente mal conmigo mismo. Desde hace semanas me acompaña permanentemente, como una sombra, un gran sentimiento de culpa. Me acuesto angustiado, duermo mal, convivo con la ansiedad. Me siento mal por sentir que estoy atravesando algunos de los meses más duros y difíciles de mi vida, por arrepentirme por momentos de todo esto, por maldecir lo difícil que se ha vuelto todo, por no desearle a nadie nuestro día a día, por no aceptar precisamente eso: que todo va a ser difícil, que cambiarte un pañal va a ser difícil, que vestirte va a ser difícil, que salir de casa va a ser difícil, que volver a casa va a ser más difícil aún, que montar en coche vuelve a ser imposible, que descansar es una utopía, que ir a comprar es una odisea, que las rabietas a todas horas y por todo son el pan nuestro de cada día… Me acompaña la culpa por no ser capaz de aceptar ese carácter tuyo tan volcánico e impredecible. Por esperar de ti un imposible cuando ni siquiera yo, que debería ser el ejemplo, soy capaz de controlar mis emociones.
Y me siento mal porque sé que la mamá me necesitaría más fuerte, más resolutivo, más entero. Alguien que no se hundiese a las primeras de cambio, que no se viniese abajo a las 11 de la mañana tras la tercera rabieta del día. Alguien que no andase como un zombie, sin fuerzas, permanentemente agotado. Y siento que no llego, que no puedo, que no alcanzo. Que por momentos me superan tus gritos y tu llanto. Que no me dejan pensar. Que despierto cada día con energías renovadas y apenas transcurridas dos horas ya no me queda paciencia. Que me está cambiando el carácter. Que pierdo los nervios a menudo. Que no me gusta el Adrián que veo. Y me siento mal. Y al hacerlo entro en un bucle de negatividad en el que no soy capaz de encontrar la salida.
Y tiene razón la mamá. Siempre tiene razón la mamá. La culpa no es tuya. La culpa es nuestra (mía muy especialmente) por no aceptar las dificultades, tus demandas, tus necesidades, por no querer asimilar que tenemos que dejar de hacer algunas cosas si queremos que nuestros días sean más llevaderos. De momento hemos empezado a hacer las compras online. Y vamos a renunciar al coche. No hay necesidad de sufrir como sufrimos. Ni tú ni nosotros. Podemos prescindir de aquello que no nos hace bien. Seguirán siendo difíciles otras muchas cosas, seguirás durmiéndote tarde y nosotros seguiremos sin tener tiempo para desconectar y hablar, pero al menos ya habremos evitado dos fuentes de conflicto.
Y sobre todo soy yo el que tiene que reencontrarse. Aceptarte y reencontrarme. Volver a ser el papá que se ha extraviado en los últimos meses. Aquel que se sentía bien consigo mismo y estaba seguro de la dirección tomada. Aquel que empatizaba contigo. Aquel al que abrazabas nada más levantarte y no se sentía triste, arrepentido, en deuda contigo. Aquel que intentaba entenderte y no te etiquetaba ni juzgaba. Aquel en el que la mamá podía apoyarse sin miedo a que se derrumbase. Aquel que te quería tanto como te quiere ahora, pero mejor. Aquel que  se sentía tan orgulloso y tan feliz como se siente ahora por tenerte, pero que era capaz de percibir esa felicidad pese a la dureza de los días. Aquel que se sentía identificado con el “Guerrero” de Robe Iniesta.
“Como buen guerrero,
puedo dar la talla;
puedo darlo todo,
pues doy todo por perdido
en cada batalla,
nunca me he rendido,
porque si las pierdo,
¿para qué quiero estar vivo?
Como buen guerrero,
solo tengo miedo
a que sus ojos dejen
de mirar a ver si puedo
llegar al Olimpo
y robar el fuego”.
Te pido perdón, Mara. Os pido perdón. Nunca dejéis de mirar a ver si puedo.


Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

Andanzas

Dos años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy cumples dos años y tengo una sensación tan extraña como difícil de explicar. Me parece que estos dos años han pasado volando, pero a la vez se me han hecho terriblemente largos. Qúe contrasentido, ¿verdad? Imagino que a lo primero contribuye lo rápido que creces y la velocidad con la que ha empezado a brotar tu vocabulario. Lo segundo será cuestión de ese cansancio crónico qu ...

Andanzas paternidad

‘Playa y montaña': Carta para el futuro

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa? A veces tengo la sensación de que la vida me va dejando mensajes cuando más los necesito. Quiero pensar que es porque puntualmente, demasiado a menudo quizás, se da cuenta de que me equivoco y me quiere hacer reaccionar. Por eso me pone esos mensajes en el camino. A veces en forma de frase pintada en una pared o escrita en las páginas de un libro; otras en forma ...

general andanzas

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

Andanzas

El día en que deje de quererte

Con Diana, la mamá jefa, me pasa un cosa. Leo historias, escucho canciones, oigo recitar poemas… e inevitablemente todas esas historias, todas esas letras, me recuerdan a ella. Me refiero a las bonitas, a aquellas que contadas con sensibilidad o crudeza (eso es lo de menos), son capaces de meterse dentro de ti y de navegar por tu interior hasta rozarte el alma con la yema de los dedos. Me pa ...

general andanzas momentos ...

Pero a tu lado: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Lo primero que quiero hacer en esta carta es una cosa que a los adultos a veces nos cuesta hacer. Te darás cuenta cuando seas más mayor. Nos puede el orgullo. Nos impide muchas veces pedir perdón. Así que hoy voy a empezar por ahí. Por tragarme mi orgullo, aunque bien es cierto que contigo no me cuesta nada. Por pedirte perdón. Perdón por a veces no estar a la altura. Perdón por ...

general andanzas momentos ...

La primera vez que me llamaste “papá”: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Esto que te voy a contar hoy sucedió hace ya algún tiempo. Digamos que a inicios/mediados de octubre, porque recuerdo que íbamos paseando por la calle en manga corta junto a la mamá jefa, consecuencia de un verano inesperado que nos regalaba el otoño. Desde que pasó tenía claro que quería dejártelo por escrito. Aunque sólo sea para retener en palabras (por si la memoria algún día ...

Andanzas

Sobre el miedo: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy te voy hablar sobre el miedo, un sentimiento al que quizás aún no hayas puesto nombre (“Susto, papá, susto”, me dices), pero que ya has empezado a experimentar. Miedo a la oscuridad; miedo a ir a sola a una habitación de la casa distinta a la que están papá y mamá (“Papá, mano”, me reclamas); miedo a los ruidos ensordecedores cuya procedencia no logras ...

Andanzas

Tres años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hace poco leía a Sacheri, que últimamente me está dando mucho juego (por algo es un genio, ya lo verás), y me topé con un fragmento suyo que decía lo siguiente: Uno olvida la mayor parte de los días. Qué hizo, dónde estuvo, con quién. Tal vez de otro modo no se puede seguir viviendo. Las imágenes serían demasiadas. Pero eso no sucede siempre. Al contrario, hay momentos que no se ...

Andanzas

Quiero escribir una canción: A la mamá jefa

No está atravesando una buena racha la mamá jefa en este final de año. Lo dejó por escrito hace hoy justo una semana en un post tan duro como necesario, tan estremecedor como realista. Había muchas tripas en aquel artículo que era el desahogo emocional y el grito desgarrador de quien se siente incomprendida, juzgada, minusvalorada, sola. No está siendo su maternidad (nuestra maternidad) un camino ...

general andanzas

¡Un Papá en Prácticas cumple dos años!

Tal día como hoy hace exactamente dos años nacía este blog tras un duro parto de diseño (entiéndase la ironía) que, ante las nulas expectativas que tenía depositadas en él, me hizo apostar por una plantilla gratuita y fea a más no poder llenar de globitos blancos. Para los que hayáis logrado olvidaros de ella (que tiene mérito) y también para los que os hayáis sumado más tarde a nuestras aventuras ...