comunidades

Papá, son mis amigos

IMG_20160620_151758


Hace ya casi un año (cómo vuela el tiempo, señor) publicaba en el muro de Facebook de Un Papá en Prácticas el vídeo que comparto a continuación: una promo de la marca de ropa infantil Mayoral que era a su vez una especie de experimento sociológico para demostrar la facilidad que tienen los niños para entablar amistad con sus semejantes, en clara contraposición a lo que pasa con nosotros, los adultos. No sé si es un montaje o no, pero estoy seguro de que en todo caso la realidad no es muy diferente a lo que refleja el spot. Sin lugar a dudas, este es uno de esos casos en los que la realidad puede superar incluso a la ficción.

Me acuerdo del vídeo muy a menudo gracias a Mara, viéndola corretear y jugar con otros niños en el parque o en cualquier otro lugar; con niños a los que en muchos casos no volverá a ver, pero a los que por un instante queda unida por una amistad que desprende pureza, esa que sólo derrochan los niños cuando aún no esperan ni exigen nada del otro, cuando todavía no etiquetan o juzgan por el aspecto o cualquier otra condición, cuando aún tienen la capacidad de perdonar al instante y de dar todo lo que en ese momento sienten y tienen dentro sin esperar nada a cambio.

Siempre le digo a la mamá jefa que si pudiese congelar un instante de nuestra hija, guardármelo para siempre, sería uno de aquellos en los que Mara se acerca con timidez en el parque a otros niños para empezar a jugar con ellos y, conseguido el objetivo, ya integrada en el grupo, se gira hacia mí (varias veces durante todo el tiempo que dura el juego) y me dedica una mirada y una sonrisa que son una mezcla de orgullo y nerviosismo, la mueca que certifica que ya ha hecho unos nuevos amigos. Y que es feliz. A veces, estando en el parque, cuando me dedica ese gesto, no puedo evitar sentir un poco de nostalgia prematura por el día en el que esa mirada y esa sonrisa ya no sean las mismas. Y desaparezcan. Y  caigan en el olvido. Y otros gestos y otras muecas sustituyan a ésa que a mí me hubiese gustado congelar porque condensa en ella la pureza y la inocencia que solo se tienen cuando aún luce la llama de la primera infancia.

La semana pasada, precisamente, estando en Santiago de Compostela en un maravilloso concierto de rock instrumental que nos encontramos de pura casualidad, después de bailar sin parar, Mara se topó con dos hermanos, una niña y un niño mayores que ella. Los tres se miraron y sin intercambiar palabra se pusieron a correr, así que la pequeña saltamontes me dedicó una de sus preciosas combinaciones de mirada más sonrisa. Estaba feliz. Diría que antes de despedirnos estuvieron corriendo plaza arriba y plaza abajo como media hora. No les vi intercambiar palabra en ningún momento. Sólo corrían, y gritaban, y sonreían. No necesitaban nada más.

De regreso al hotel, tras la correspondiente despedida, Mara se subió a mis brazos y muy seria y con toda la rotundidad del mundo me dijo: “Papá, son mi amigos”. No supe qué responderle, así que me limité a sonreír. Quizás, como decía David Trueba en ‘Cuatro amigos’, los adultos sobrevaloremos la amistad. Quizás la amistad no sea más que eso: correr juntos y divertirse sin necesidad de decir nada.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

Andanzas crianza nostalgia

Verbos irregulares y otras cosas que no volverán

El tiempo pasa y lo hace, además, muy rápido. Hay una bloguera y amiga, nuestra querida Paula de Sin Chupete, que tiene poco tiempo para escribir, pero que cuando lo hace consigue que merezca la pena la espera. Hace ya nueve meses, bajo el título “Lengua de trapo”, escribió un post que refleja a la perfección, de forma tan poética que en dos párrafos consigue desarmarte, ese paso del t ...

general a debate frases de manual ...

Frases de manual (#12): “Llevadla a la guardería, que allí se inmunizan”

Las guarderías son una fuente inagotable de frases de manual. No llegan al nivel de la lactancia o el colecho, pero les andan a la zaga. Bien cerquita. Vaya por delante que cada uno puede hacer uso de las guarderías con sus hijos como considere oportuno en función de sus necesidades laborales/económicas o de sus creencias respecto a estos centros educativos enfocados a los más pequeños de la casa. ...

Sus primeros dias en casa

Ese día único, inolvidable, maravilloso cuando no podía creer el milagro que Dios me había concedido: tener un ángel en mis brazos, mi ángel, nuestro ángel, el ver sus ojitos, su mirada, su sonrisa, es la cosa más hermosa que pueda existir. Nunca me cansaré de dar gracias por tan hermosa bendición, bien valen la pena todos esos días obscuros, que quedarón en el pasado! por fin puedo ver la luz!! L ...

superdotado tips superdotados tdah

¿Es mi hijo superdotado?

Hace unos días, mi pareja me confesó que es superdotado. Sin embargo, se lo habían detectado bastante tarde. Indagando un poco más, descubrí que ser superdotado es hereditario. Aunque no siempre es así, puede depender de otros factores como los ambientales. Pero, ¿qué es ser superdotado? Son aquellas personas capaces de obtener una puntuación mayor de 130 en un test de coeficiente intelectual. No ...

general para debatir bebé en brazos ...

Frases de manual (#7): “Vosotros la habéis acostumbrado a eso…”

Vaya por delante que tenemos una hija que es una terremoto. Maramoto, para ser más exactos, la ha renombrado la mamá jefa. Una niña que para nuestra suerte, por la noche duerme más o menos bien. Y digo para nuestra suerte porque durante el día no pega cabezaditas de más de 15 minutos si no estás tumbado junto a ella. Y se pasa las horas en movimiento. Brazos y manos por aquí, pies inquietos por al ...

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...

general andanzas bebés ...

Vida y milagros de Maramoto: Y nuestra peque aceptó la sillita del coche

Señores, señoras, compañeros de batallas varios, lectores habituales de este blog (No sé cómo he logrado engañaros para que me acompañéis en esta aventura), intrépidos navegantes de internet que algún día llegaréis por azar a este post buscando cualquier cosa en google: Os tengo que confesar una cosa. A todos. Hemos entrado en una fase de milagros. Vida y milagros de Maramoto, para ser más exactos ...

Andanzas paternidad

Momentos de inadvertida felicidad

Decía Javier Marías en ‘Mañana en la batalla piensa en mí’ que todo viaja hacia su difuminación y se pierde y pocas cosas dejan huella, sobre todo si no se repiten, si acontecen una sola vez y ya no vuelven, lo mismo que las que se instalan demasiado cómodamente y vuelven a diario y se yuxtaponen, tampoco esas dejan huella. Y de cosas que aparentemente no dejan huella sabemos de sobra los padres, ...

Andanzas niños paternidad

5 cosas que deberíamos aprender de los niños

Imagino que por aquello de que somos una sociedad adultocéntrica, acostumbramos a asociar los comportamientos de los niños a cosas negativas: “es un niñato”, “se comporta como un niño”, “es un niñería”… El que no haya dicho alguna de estas frases en su vida, que tire la primera piedra. Yo, que las he repetido hasta la saciedad, he tenido que ser padre para ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...