Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 18 veces
La valoración media de 33 personas es: Excelente

Tres años de viaje: Carta para el futuro

3-anos-de-viaje


Querida Maramoto:

Hace poco leía a Sacheri, que últimamente me está dando mucho juego (por algo es un genio, ya lo verás), y me topé con un fragmento suyo que decía lo siguiente: Uno olvida la mayor parte de los días. Qué hizo, dónde estuvo, con quién. Tal vez de otro modo no se puede seguir viviendo. Las imágenes serían demasiadas. Pero eso no sucede siempre. Al contrario, hay momentos que no se olvidan nunca. Y claro, si hay un momento que papá no olvida nunca es el día que naciste y pusiste nuestro mundo patas arriba. Aquel día en el que después de 15 horas en un paritorio asomó tu cabeza, escuchamos tu primer llanto y nos demostraste en apenas unos segundos lo maravillosa que es la vida trepando hasta encontrar el pecho de tu mamá, desde ese mismo momento tu alimento y tu consuelo.

De aquello han pasado ya tres años. Tres intensos años de alegrías y penas, de sonrisas y lágrimas, de felicidad y desesperación, de plenitud y dudas. Muchas dudas. De aquel bebé recién nacido que fuiste ya sólo quedan unas fotos, algunos olores y algunos gestos que hoy sigues repitiendo cuando caes en un sueño profundo y duermes como un bebé, que hasta a esa expresión has conseguido dar sentido. El resto del tiempo eres ya una niña “mayor”, como te gusta resaltar a ti marcando la diferencia con cuando eras pequeña, como si de aquello hubiese pasado un siglo, como si tuvieses prisa por vivir.

No tengas prisa. A papá le ha salido aquí su lado egoísta, porque aunque este año haya sido terrorífico en muchos aspectos, aunque me hayas visto desesperarme a menudo, estresarme más de lo habitual y sentirme más derrotado de lo recomendable, te miro y me gustaría congelar el tiempo; retener a esa Mara que eres ahora: parlanchina, ocurrente, con ese carácter volcánico e impredecible que explota cuando menos te lo esperas; esa niña que me dice con la voz más dulce que nunca haya escuchado que me quiere mucho, y me besa, y me abraza, y me estira de la barba, y me pide que le haga cosquillas, y que juguemos al escondite, que la pille, que vayamos a su “pitión” a jugar con sus juguetes; esa pequeña que me reclama para dormir cuando está cansada, que me pide que me ponga la mochila y se hace un ovillo dentro de ella, apretujándose contra mi pecho para buscar el sueño; esa Maramoto intrépida y valiente, también un poco inconsciente (para qué nos vamos a engañar, hija), que me pone el corazón en un puño con sus escaladas y sus aventuras por las alturas; esa niña que canta por la calle, habla a gritos y se la trae al pairo el mundo; esa pequeña saltamontes que durante este año nos ha llevado del cielo al infierno en una montaña rusa de sentimientos que por momentos hemos sido incapaces de gestionar. Como para pedirte que tú gestiones los tuyos, ¿verdad?

Llegados a este punto y sabiendo que no puedo congelar el tiempo, que vas a seguir creciendo de forma imparable, siendo cada día más niña y menos bebé, me gustaría darte las gracias y pedirte perdón a partes iguales por este año. Las gracias por cada uno de esos pequeños instantes mágicos que nos has regalado, esas fotos de la felicidad de las que habla Marie Darrieussec, “uno de esos momentos en que se siente, clic, que crean diapositivas en la memoria. Y también por llevarnos al límite, por conseguir que nos conozcamos mejor, por hacer de cada día una prueba. Ahora no somos capaces de verlo, pero sé que todo esto nos hará más fuertes. Y perdón por perder los nervios, por los malos pensamientos que de vez en cuando me recorren la mente, por bajar los brazos demasiado pronto, por esos días en que alguien que no soy yo se apodera de mí. Perdón por esas veces en que no soy capaz de empatizar contigo y parece que el que tiene dos años soy yo. Perdón por tantas y tantas cosas que me hacen levantarme cada día con la esperanza de ser mejor.

Felices tres años, mi niña.

Te quiere, hasta la luna y vuelta,
Papá

.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Se nos hace mayor!!

No se en que momento podemos decir que nuestros bebés dejan de serlo para ser niños. Hay una delgada linea en el tiempo que eso sucede. De broma te dices a ti mismo mes a mes desde que cumple un año aproximadamente que tu bebé está creciendo, de repente un día se suelta de las manos de papá y mamá, otro te das cuenta que come sola y no solo eso que coge el tenedor y come su filete y su fruta a ped ...

general andanzas momentos ...

Pero a tu lado: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Lo primero que quiero hacer en esta carta es una cosa que a los adultos a veces nos cuesta hacer. Te darás cuenta cuando seas más mayor. Nos puede el orgullo. Nos impide muchas veces pedir perdón. Así que hoy voy a empezar por ahí. Por tragarme mi orgullo, aunque bien es cierto que contigo no me cuesta nada. Por pedirte perdón. Perdón por a veces no estar a la altura. Perdón por ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...

firmas infantil inspiración ...

Mi peque se hace mayor…

Este fin de semana estamos de celebración, mi hija Alex cumple 10 años el miércoles que viene, así que mañana toca reunión familiar y el domingo soplar las velas con sus amigos del cole. Además del cumple, esta semana ha estado marcada para mí por la visita al instituto donde mi hija mayor comenzará sus estudios el año que viene y no paro de pensar en que todo esto me da un poco de vértigo. Sé que ...

Reflexiones (...en voz alta) bebé crecimiento ...

Fronteras que hay que pasar

Hoy era un día señalado en el calendario; con una enorme X luminosa y chispeante señalando una frontera. Hoy, cariño, has ido a tu pequeña escuela infantil, por última vez. Hoy ha sido tu… último día.  ¿Y por qué será que me duele…? ¿Qué es esta congoja que noto? ¿Esta especie de run run en mi cabeza…? Quizás, imagino, son los golpes que me da la certeza de saber que hoy, eres un ...

niños mi embarazo ...

Carta a mi hija Irene

Querida hija: El día que mamá supo que vendrías a su vida, sintió que era la mujer más feliz del mundo, y desde ese día todo empezó a girar en torno a tí. Aún no sabíamos si serías una niña, ni podíamos imaginar lo buena y lo guapa que serías, pero ya desde ese momento te queríamos con todo el corazón y soñabamos con el día en que te besaríamos por primera vez! Los meses que pasaste dentro d ...

Andanzas

Te tero: Carta para el futuro

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa, pequeña? Durante las últimas semanas le he dicho a la mamá jefa que tengo la sensación de que me he vuelto un poco Paco Umbral y que parece que sólo me paso por el blog para hablar de mi libro (revista, sorteo…). Y la verdad es que no me gusta, te voy a ser sincero, porque si este espacio tenía alguna característica destacada ésa era su carácter personal,  ...

general andanzas

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

Carta a mi hija

Hermosa hija: Puedo empezar diciéndote que seas feliz. Es casi un cliché de los deseos de los padres hacia los hijos. Pero yo te voy a pedir que vivas plenamente. Sí, eso nada mas. Te saco la responsabilidad de ser feliz y el peso que esto trae Viví, hija mía, viví bien. Hacer lo que te gusta es hermoso Pero hacer lo que amas es mágico Rodete de personas que valgan la pena Pero tenes que saber que ...

Andanzas

Nunca dejéis de mirar a ver si puedo: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy vengo a hacer una cosa que a los adultos nos cuesta horrores, imagino que por orgullo y vergüenza, por no encontrar las palabras, que es lo que le suele pasar a tu papá en prácticas cuando se da cuenta de que ha metido la pata y ha tocado fondo. O puede ser, como escribía Patxo Unzueta, que nos cueste tanto por esa tragedia que nos supone “la imposibilidad de volver atr ...