De padrazos y madrazas: micromachismos de andar por casa

padrazos


Hace unas semanas, Alba Alonso escribía en su blog de Realkiddys una acertada reflexión sobre los padrazos y las madrazas y las diferentes varas de medir utilizadas para otorgar esa aberrante distinción a padres y a madres. Y sí, tenía mucha razón en sus palabras: Los requisitos exigidos para ser un padrazo son inmensamente inferiores a los que te piden para ser una madraza. Es mucho más fácil llegar a ser considerado un padrazo que alcanzar la perfección demandada para llegar a ser una madraza. Se conocen pocos casos de mujeres a las que su entorno les ha dado tal reconocimiento. Son una especie en peligro de extinción.

Y no por falta de méritos, no. Sucede que cuando una mujer se convierte en madre, demostrándose con esto que seguimos viviendo en una sociedad machista a más no poder, el entorno da por hecho que va a hacer una serie de cosas y que, además, las va a hacer bien. Cambiar tropecientos pañales al día, cuidar, educar y jugar con sus hijos, bañarles, alimentarles, dormirles, curar sus heridas, vestirles, peinarles… Dedicarles, en definitiva, 24 horas al día, siete días a la semana, 365 días al año. Se da por hecho que esto es así, de forma que las mujeres nunca pueden ser madrazas, sólo cumplen con su deber.

De los hombres, en cambio, nadie espera mucho cuando nos convertimos en padres. Nadie espera que cambiemos tropecientos pañales al día, ni que vistamos a nuestros hijos, ni que les alimentemos, durmamos o curemos sus heridas. Nadie espera, ni mucho menos, que les dediquemos 24 horas al día. Así que lo tenemos fácil. A poco que nos impliquemos un poco, a nada que cambiemos un par de pañales y bañemos una vez a nuestro bebé, la sociedad rápidamente nos etiqueta como padrazos. ¿Hemos hecho algo que no haga una madre en cantidades industriales? No ¿Hemos llevado a cabo alguna actividad que no nos concierna como padres en una crianza corresponsable? No. Y sin embargo somos padrazos.

‘Padrazo’ porque sí

En casa, la mamá jefa y un servidor no nos hemos visto libres de estas etiquetas. Y como suele ser habitual en estos casos, como hombre en una sociedad machista soy el gran triunfador. El padrazo. Desde el principio, unas veces con más acierto que otras, he intentado implicarme mucho en la crianza de mi hija, pero no he hecho nada que no me corresponda como padre. Nada que no se suponga que no debe hacer un padre. Nada. Sin embargo, en más de una ocasión la gente no ha dudado en tacharme de padrazo cuando me ha visto cambiar un pañal, bañar a Maramoto o vestirla.

A los que se han dirigido a mí en esos términos les diré que no, que este papá en prácticas no es un padrazo. Solo es un padre que intenta implicarse en el día a día de su hija y hacerlo lo mejor que sabe, un padre que se equivoca (muy a menudo) y que intenta aprender de sus errores para ser cada día un poco mejor. No quiero que me etiqueten como padrazo por hacer cosas que me corresponden en mi condición de padre. Y tampoco quiero que lo hagan porque tengo la sensación de que hay en esa palabra mucha condescendencia y mucho paternalismo hacia la figura del hombre. No me gusta.

‘Madraza’ invisible


Hasta ahora, por el contrario, no he escuchado a nadie llamar madraza a la mamá jefa (sé que a ella tampoco le gustaría que la llamasen así). Y ella hace infinitas cosas más que yo, por mucho que busquemos la corresponsabilidad. Infinitas. Pero se dan por hechas. Las tiene que hacer porque es madre. Y punto. No se valoran porque no producen (al menos en apariencia y para el ojo del ciudadano medio de nuestros días). Así es el mundo capitalista que hemos creado. El valor de lo que una madre como Diana está haciendo de cara al presente y al futuro es cero porque no tiene un resultado económico visible a corto plazo. Y eso, en una sociedad cortoplacista, penaliza. Y mucho.

Como he dicho en repetidas ocasiones, admiro a la mamá jefa. Con todas mis fuerzas. La admiro desde siempre, pero muy especialmente desde que la vi dando a luz a nuestra hija. Tanta fortaleza, tanta entereza, tanta sensibilidad. Desde ese momento nada ha sido fácil: ni la lactancia materna, ni el día a día con una bebé demandante hasta la extenuación que apenas le deja hacer nada y que, para dificultarlo todo un poco más, apenas duerme ni deja dormir. Todo ha sido difícil. Y sin embargo no se ha rendido nunca.

Cada día, además de todo lo que conlleva estar con Mara, Diana saca tiempo de donde no lo hay para deleitarnos con uno de sus platos, cada día se pone delante del ordenador para mantener en órbita a Tácata Comunicación, cada día le roba horas al reloj para mantener actualizado Marujismo e informarse sobre crianza y nutrición. Para mí, más que una gran madre (que no una madraza), la mamá jefa es una súpermujer. Siempre se lo digo: Yo, en su lugar, me habría hundido. Ella, por el contrario, es una luchadora incansable, una trabajadora tenaz. No entiende de rendiciones. Es mi heroína.

"Conoció la angustia y el dolor, pero nunca estuvo triste una mañana", decía Hemingway de la protagonista de una de sus novelas. Creo que entonces, aunque la mamá jefa ni siquiera hubiese nacido, esas letras ya hablaban de Diana.

 

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: generala debate

Recomendamos

Relacionado

Andanzas

Paternidad y vínculo: Una cuestión de tiempo

En estos últimos meses en los que he tenido menos tiempo del deseado para actualizar el blog han cambiado algunas cosas. La más importante de ellas es mi vínculo con Maramoto. No es que antes no existiese. Diría que ahora, tras un largo proceso, se ha fortalecido y consolidado. Puede que algunos padres y madres, especialmente los primeros, con bebés de características similares a Mara se sientan i ...

Andanzas

Vivir para comprender: mi absoluta admiración por la mamá jefa

Uno, por más que intente empatizar, nunca puede llegar a saber lo que vive o siente cada día otra persona hasta que no se mete en su pellejo, hasta que la vida no lo pone en una situación similar, frente a los mismos retos, incertidumbres y miedos. Es algo que sabemos todos, queramos o no reconocerlo. Lo vemos cada día con la situación de los refugiados, de los padres con hijos aquejados por enfer ...

general andanzas mamá jefa ...

Historias de padres primerizos: El primer pijama

Hoy os voy a contar una historia que sucedió el Día 2 DM (Después de Maramoto). Una historia que os hemos ocultado hasta ahora. En parte porque es tan ridícula que el papá en prácticas y la mamá jefa habíamos decidido borrarla de forma selectiva de nuestra mente. Y en parte porque, ahora que lo pienso, me da hasta vergüenza contarla. Pero los tejemanejes de la mente son muy caprichosos y la semana ...

Andanzas

Paternidad, maternidad y divorcios

Andaba yo el sábado por la mañana en el parque con Maramoto, aprovechando los rayos de sol que hacen más llevadero el frío, cuando de repente apareció por allí una mamá con una niña de la edad de nuestra pequeña saltamontes con la que suelo coincidir a menudo. Y mientras las dos peques ponían a prueba sus límites y se jugaban la cabeza subiendo de la forma más inverosimil posible a los columpios, ...

A Debate cachetes a los hijos maltrato infantil ...

Frases de manual (#17): “Por pegarle un cachete tampoco pasa nada”

Lo que más me gusta de las frases del gran manual de la crianza es ver cómo evolucionan al mismo ritmo que lo hace nuestra pequeña saltamontes. Las frases que nos decían hace un año van cayendo poco a poco por su propio peso y en su lugar aparecen otras que se ajustan más al momento vital que atravesamos en casa. Sumergidos de lleno como estamos en la fase de reafirmación del “yo” y de las rabieta ...

5 ideas batiburrillo día de la madre ...

5 ideas para el día de las madres por menos de 25 €

Hoy os voy a chivar cuales son algunas de esas cositas que me vuelven loca y me harían ilusión el 6 de mayo. 5 ideas para el día de las madres por menos de 25 € que a cualquier mujer le encantaría recibir. Que me encantan a mí estas wishlist que te vas apuntando en una libretita monísima como "Caprichos para momentos especiales" y que nunca llegan. Tenemos esa mala costumbre de llenarla ...

general andanzas

Historias de padres primerizos: Nuestro repentino terror a los centros comerciales

Hasta la fecha os he contado dos de nuestras historias de padres primerizos. Esas que, hoy en día, cuando las rememoramos, nos dan tanta risa como vergüenza ajena. Yo me pongo hasta rojo, no os digo más. Hace ya más de un año os conté cómo fue nuestra primera y caótica salida de casa. Y en verano, antes de las vacaciones, os narré nuestras miserias en la leyenda del primer pijama. Hoy os voy a con ...

Escuela de padres

Padres ausentes, tipos y formas.

Los tan mencionados padres ausentes son una variada tipología de padres y madres de los que hablaremos a lo largo de este post. Con el término padres me refieriré a ambos sexos indistintamente, al padre y a la madre. Hablaré de padre en singular cuando quiera mencionar únicamente al sexo masculino. Con esta aclaración previa deseo que nadie se sienta discriminado ni ofendido, aunque sé positivamen ...

general andanzas paternidad ...

Cosas que echo de menos de cuando no era un papá en prácticas

Este post me lo ha inspirado Lydia, que en su blog Padres en Pañales ha iniciado una sección tan recomendable como simpática sobre las incompatibilidades de la maternidad/paternidad. Vaya por delante que no cambio por nada del mundo a Maramoto, y a mi situación actual como papá en prácticas, pero que tire la primera piedra aquel padre o madre que en algún momento de debilidad no eche en falta aque ...

Educación respetuosa autoayuda para mamás y papás

¿Eres padre y te sientes objeto de todas las críticas?

A veces me siento desanimada cuando veo toda la presión que la sociedad ejerce sobre los padres. Críticas y juicios que vienen de todas partes, desde los medios de comunicación hasta los propios familiares y amigos. Parece como si convertirse en padre te situará en el punto de mira de todas las críticas. ¿Has tenido esa sensación alguna vez? Desde el primer día te conviertes en objeto de conversac ...