MADRE MADE IN SPAIN Idea guardada 6 veces
La valoración media de 12 personas es: Muy buena

Premios y castigos

Para muchas madres (al igual que para mí hace un tiempo) el método de premiar y castigar conductas de los niños es algo tan utilizado de forma natural, que ni siquiera se plantean si está bien hecho. Es más, en todas las guarderías y colegios que conozco ponen “stickers” cuando los niños han logrado algo, y “castigan” a los niños sin recreo o los ponen a pensar cuando no actúan de manera correcta (faltan el respeto, hablan en clase, molestan al compañero).

En la clase de mi hija en Chile la profesora se dedicaba a poner puntos rojos a los niños que no lo hacían bien. Cuando llegaban a un número determinado de puntos tenían que quedarse en la clase por la tarde después del cole a cumplir el castigo (que normalmente era estar sentados en silencio).

No os podéis imaginar el drama que era para los niños que les pusieran los puntos rojos. En el caso de mi hija llegó a ser causa de pesadillas por la noche. Súper educativo como véis.

Premios y castigos

Yo que me sabia de memoria los vídeos de la supernanny tenía mi tablón de premios con stikers de caritas felices que ponía a mis hijos cada vez que habían hecho “lo correcto”. E incluso les he mandado a su cuarto “a pensar” cuando me han sacado de mis casillas después de haberles pegado el grito correspondiente (eso era antes de hacer el reto del rinoceronte naranja, je je). El método de premios y castigos lo tenía más que dominado, pero me di cuenta que en mi casa no servía.

premios-y-castigos3


Premiar a los niños

Amigas mías les hacen regalazos a sus hijos al acabar el curso escolar por las buenas notas. Y con regalazos me refiero a bicis, patines, patinetes, … ; y no es que el niño no se lo merezca. Estoy segura que se ha esforzado todo el año, ha sacado sobresalientes y los padres están súper contentos. No lo critico, fenomenal por ellos. Pero en mi casa el método de premios y castigos no sirve.

No sirve primero porque no estoy dispuesta a gastarme un dineral (ya lo hago en Navidad y en sus cumpleaños) por algo que los niños tienen que hacer. Y segundo porque si empiezo a dar premios cada vez que hacen algo bien (como sus tareas, recoger, comerse la comida) o si hacen un favor a los demás, enseguida me piden el premio por cualquier cosa como si se los debiera.

Esto ya me ha pasado alguna vez, y me encuentro dando premios (aunque sea un dulce o un trozo de chocolate) a mis hijos cuando hacen algo bueno … igualito que cuando los entrenadores premian a las focas con el pescadito cada vez que saltan por el aro.

El castigo en los niños

Por otro lado están los castigos. Time out, silla de pensar, castigado sin recreo. Llámalo como quieras, pero al final es siempre lo mismo: dejar al niño apartado para que medite sobre su comportamiento. En teoría suena fenomenal pero en la práctica no tiene mucho sentido (sobre todo en niños pequeños).

¿Acaso cuando estás muy enfadado por algo y pierdes los papeles, justo en ese momento te retiras a un ricón a meditar 5 minutos y ¡zasca! se te ilumina el cielo y ves claramente tu metida de pata? A mi eso no me pasa ¿por qué le debe de pasar a un niño de 5 años? Es más ¿acaso es una buena opción dejar sin recreo a una niña porque habla en clase? ¿qué tendrá que ver una cosa con la otra?

(Aquí os dejo el enlace de un post muy interesante sobre la silla de pensar, por Mireia Long)

Lo cierto es que en nuestra casa colapsó en una época por tanto castigo. Los niños no se comportaban “bien” o mejor dicho como nosotros queríamos, y pasábamos de un castigo a otros en bucle.  << Esta noche sin peli, si no os dormís mañana no hay cuento, como sigas molestando te quedas sin helado, si no te lo comes no hay parque >>

Madre del amor hermoso ¡qué ansiedad! Esto no es vida ni para los niños ni para los padres. Algo estábamos haciendo mal y no todo era cumpla de los niños.

Por casualidad vi esta entrevista a Azucena Caballero (co-directora y fundadora de La Pedagogía Blanca) y en ese mismo momento Pablo y yo decidimos hacer un curso que ella impartía on-line sobre como educar sin castigar.  



Educar sin castigar

¡Ay amigas! Esto es más difícil si cabe que el reto del Rinoceronte Naranja, así que no es algo que se aprende de un día para otro. Yo empecé a leer experiencias de familias (os dejo una aquí) y artículos sobre por qué educar sin castigar y comencé a darme cuenta de que esta forma de educar tenía mucho más sentido.

Muchos de nosotros que tenemos niños pequeños ejercemos nuestra autoridad de padres castigándolos sin hacer algo o mandándolos a su habitación. Pero ¿qué pasará cuando crezcan? Si ellos sólo te obedecián porque tu les imponías un castigo y se acabó, el día de mañana te plantarán cara porque nunca solucionaste el problema. Solo utilizaste “el poder” de ser un adulto más grande que ellos y con autoridad para hacer lo que tú querías (que se quedara sin postre, sin peli, sin parque, …) Recuerda que no siempre tendrás esa autoridad sobre ellos, y cuando sean adolescentes será muy difícil enseñarle a pensar a resolver los conflictos si sólo se han dedicado a obedecer sin más.

Si a tu hijo le da miedo que le castigues te mentirá

premios-y-castigos


Me parece tan importante la sinceridad en la familia, que no me quiero imaginar que mis hijos me mientan. Y menos aún porque les da miedo la consecuencia de decirme la verdad. Me parece muy triste.

Seguro que conocéis a algún niño que le ha ocultado las notas del colegio a sus padres por miedo a que le castiguen, yo misma lo hice de pequeña. O que rompiera algo importante y luego lo escondiera por miedo a las represalias.

El no castigar no quiere decir que vivan en una casa ¡ale, al libre albedrío! Evidentemente si rompen algo deberán ayudar a arreglarlo o ayudar (a lo mejor con su paga) a comprar otro, y si suspendieron las asignaturas deberán estudiar extra (a lo mejor saliendo menos horas al parque) para aprobar. Tendrán que hacer frente a la “consecuencias naturales” que tienen sus actos.

Los niños se equivocan muchas veces, recuerda que están aprendiendo. Aprenderán qué hacen los adultos cuando no hacen las cosas que esperan de ellos, y las consecuencias que tienen sus actos.

Yo me he cansado de tratar a mis peques como elefantes en el circo esperando su cacahuete si levantan las pata o el latigazo si no lo hacen. Sí alabo cuando hacen las cosas bien, y si es algo extraordinario lo celebramos sacando tiempo para hacer algo todos juntos (como jugar a un juego de mesa, o ir a una cafetería a merendar).

Por otro lado intento por todos los medios no castigar a los niños con cosas fuera de lugar ni “time out”. Intento hablar con ellos y estar presente para guiarles mientras aprenden. Es agotador pero a mí me vale la pena.

.

Fuente: este post proviene de MADRE MADE IN SPAIN, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Terremoto

Hace apenas unos días hubo, de nuevo, un terremoto en Chile, justo en Curicó, la ciudad donde yo he vivido 3 años. Afortunadamente no pasó a mayores. Los chilenos están ya acostumbrados a este tipo de ...

Bautizo en la huerta de Valencia

Como más de uno ya sabéis, nuestra pequeña Ximena nació en Chile, y aunque vinieron nuestros padres a vernos los primeros meses, vimos que no era el momento todavía para bautizarla. En Chile estábamos ...

El bautizo de Ximena

Como más de uno ya sabéis, nuestra pequeña Ximena nació en Chile, y aunque vinieron nuestros padres a vernos los primeros meses, vimos que no era el momento todavía para bautizarla. En Chile estábamos ...

Recomendamos

Relacionado

general premios diario ...

Diario educar sin castigar

Vía pixabay Como ya os he contado alguna vez, inicié el blog como reto personal para dejar de gritar a mis enanos e intentar ser mejor madre. Hace unos días os contaba como iban las cosas, si no lo habéis leído aquí os lo dejo y os sigo contando como van. Lo cuento especialmente para las mamis que me hacen preguntas sobre disciplina positiva, que no soy ninguna experta, ojalá lo fuera, solo voy a ...

Crianza con apego Entrevista crianza con apego ...

Educar sin castigos. Entrevista a Mireia Long

La crianza de los hijos/as es una de las cosas más bonitas que nos pasan en la vida, pero sin duda, nadie dijo que fuera fácil. A menudo, muchas madres y padres, nos encontramos con situaciones que nos desbordan y no siempre sabemos como afrontar. Una de las preocupaciones más comunes de las familias es adquirir herramientas para Educar a nuestros hijos/as sin castigos, amenazas ni gritos. Por ell ...

general abrazos talleres de disciplina positiva ...

Taller educar sin gritar ejercicio 1

by pixabay Estoy encantada de participar en el taller educar sin gritar cambiando gritos por besos, que encima de ser bueno, es un taller gratis. Cuando Nuria me lo comentó, la verdad que sin saber de qué iba le dije que sí, sin ninguna duda porque sabía que iba a ser bueno, como todo lo que hace. Es mi mentora en esto y gracias a ella he aprendido todo lo que sé sobre disciplina positiva. Así qu ...

Recomendaciones amor cariño ...

Atrévete a educar sin castigar

Ya conocéis a Nuria Ortega porque os hablé de ella aquí. Ella es la escritora del libro “Atrévete a educar sin castigar” y es la persona que hay detrás de Educar para el futuro. Hos noy hace una pequeña introducción de su libro y ¡nos regala un ejemplar en formato e-book para sortearlo! ¡¡Suerte a todos!! Cierra los ojos e imagina que tus hijos tienen 25….30 años…. ¿qué te gustaría ver ...

Escuela de padres Ser padres Educar

¡Qué difícil es educar!

¡Qué difícil es educar! ¿Verdad? Sí ¡Qué difícil es educar si lo queremos hacer bien! y, sí, ¡Qué fácil seria si …! Sí, qué fácil seria si no no nos dejáramos arrastrar por las emociones negativas, o por las expectativas frustradas. Si estuviéramos menos cansados o cansadas. Si entendiéramos mejor a nuestros hijos e hijas, o lo que es más importante, si nos entendiéramos mejor a nosotros mis ...

Educar en empatía

Descubre cómo vivir y educar en empatía para que tus hijos se conviertan en personas completas y felices, que saben cómo hacer felices a los demás. Para empezar, ¿qué es la empatía? La rae lo define como el sentimiento de identificación con algo o alguien; o como la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. Es decir, empatía es ponerse en el lugar del otro. El caso es qu ...

libros para padres Libros y manuales Editorial Kairós ...

Educar para La Paz

“Educar para La Paz. La neurociencia de la felicidad responsable” es el último libro de Nora Rodríguez publicado por Kairós que ha llegado a mis manos. Un libro desde el que se plantean varias cuestiones que deberían hacernos reflexionar, y mucho, tanto a padres y educadores como a políticos o gobernantes (si es que alguno de estos últimos tiene interés real en estos temas). Un libro ...

Libros infantiles Libros y manuales Educación emocional ...

Libros para educar emociones

Los libros para educar emociones son aquellos libros que vamos a poder utilizar para explicar a nuestros hijos, alumnos o pacientes, las diferentes sensaciones o sentimientos que todos en algún momento u otro experimentamos. Libros para educar emociones, una herramienta imprescindible y de valor incalculable Cuando hablo de libros para educar emociones me refiero a aquellos libros que nos van a ...

Living abroad Maternity bilingüismo ...

Educar niños bilingües

Muchxs de nosotrxs nos encontramos ante el mismo reto: educar niños bilingües. Pero, ¿cómo se hace eso? Enseñar algo que tú mismx no has aprendido puede resultar abrumador en un principio. Es por eso que hoy tenemos el placer de tener en el blog a Marcela Fritzler y a Claudia Demkura. Dos expertas en esta materia que vienen dispuestas a resolvernos muchas dudas.  Marcela Fritzler es madre de tres ...

Cursos cursos Escuela BItácoras

Educar sin gritos en la Escuela Bitácoras

Empezamos nuevo año y porqué no… es un buen  momento para hacernos algunos propósitos ¿no creeis?. Casi siempre nos planteamos propósitos relacionados con nuestro cuerpo, nuestro tiempo, pero hoy os planteo un reto que nos viene bien a todas las familias. Me refiero a Educar sin gritos. Hace tiempo que empecé a formarme en este tema porque de una manera u otra pensaba que el cansancio diario ...