comunidades

Huelga Feminista, por qué es necesaria

Provengo de una familia profundamente matriarcal. Los hombres han sido mayoría, pero las mujeres hemos pisado fuerte. Mi abuela era ciega. Ser mujer y discapacitada no fueron óbice para que no fuera una mujer luchadora, fuerte e independiente. Tuvo 5 hijos pero jamás se casó, ni siquiera convivió con un hombre. Trabajaba fuera de casa y su trabajo le permitió no solo sacar a sus hijos adelante sino incluso ayudar a otras familias. Ser mujer, trabajar fuera de casa y sacar adelante una familia no es fácil. ¿Cómo lo hizo mi abuela, si tenía hijos pequeños, no tenía marido ni pareja y trabajaba una larga jornada laboral fuera de casa?. Lo hizo gracias a su hija. Mi madre tuvo la desgracia de ser la única hija entre 5 hermanos. Así que siendo una niña, le correspondió hacerse cargo de su casa y sus hermanos para que su madre pudiera trabajar fuera, renunciando así a algo tan básico como sus estudios. No pudo ni acabar la EGB. Mi abuela, una mujer liberada, totalmente adelantada a su tiempo, fuerte, luchadora e independiente, aplicó en sus hijos el machismo más profundo. Mi madre no era la hermana mayor, pero era la única mujer, y como tal, le correspondía asumir los cuidados de la familia y las tareas domésticas. Mi madre se quedó embarazada joven. Mi padre biológico se desentendió de mi cuando yo era poco más que un cigoto. Siempre diré que no me hizo falta un padre, porque tuve una madre cojonuda y una abuela cojonuda también. Dos mujeres hicieron conmigo un trabajo estupendo, me dieron una infancia plena y feliz y no cambio el modelo de familia en el que crecí por ninguno. Mi madre me crió como la criaron a ella. Siendo mujeres fuertes, seguíamos siendo minoría. Mi madre fue siempre la mujer de la casa, al servicio de sus hermanos incluso cuando se fueron casando y saliendo de casa, pasando a hacerse cargo según iban llegando de sus correspondientes hijos, porque era la que estaba en casa. Ama de casa y casi sirviente. Mucho trabajo, una familia numerosa, para una sola persona. Era una sirvienta, tal cual. Así que en cuanto pudo, echó mano de mi para ayudarla con las tareas caseras. Y así me recuerdo toda la vida limpiando mi casa con ella mientras los hombres de la casa se dedicaban a las cosas de hombres, todo menos recoger un plato o pasar una escoba. He visto a mi madre criar a dos hombres menores que yo. Mientras a mi me exigía lo que me correspondía por ser mujer, hacerme cargo de tareas caseras así tuviera que estudiar o quisiera salir con mis amigas, a ellos se ha limitado a servirlos y convertirlos en vagos e inútiles. No la culpo, es lo que la enseñaron, la obligaron a ser. Llegué a odiar tantísimo las labores del hogar y el hecho de tener que absorber parte de ellas cuando en mi casa había 3 personas más que no movían una pestaña por colaborar, que no veía el día de irme de casa. Y tenía claro que el día que fuera independiente, mi menor problema sería tener la casa limpia y recogida. Curiosamente, yo fui la más responsable de la familia y la que estudió una carrera universitaria. A pesar de tener el doble de trabajo. Me parecía admirable que mis amigas pudieran sentarse a estudiar todo el día y que sus madres les pusieran todo por delante para ello, mientras yo tenía que organizarme para acabar mis tareas lo antes posible y ponerme a estudiar. Tuve un novio que no quería que estudiara en la universidad. Eso era de señoritas, de cómodas, a dónde iba yo, hombre ya. En realidad, no quería muchas cosas. No quería que saliera a la calle sin él, no quería que tuviera amigos, no quería que me vistiera y me arreglara.  El mismo día que me dijo que no quería que fuera a la universidad, yo cogía un tren para matricularme en la Universidad de Santiago de Compostela. Menos mal que supe mandarlo a la mierda a tiempo, y que si bien me anuló en más aspectos de los que hubiera imaginado, en otros no lo logró. De ello aprendí el tipo de persona que no quería a mi lado. Hubiera preferido no haber vivido esa experiencia, pero esa experiencia desde luego me abrió muchísimo los ojos. Me independicé a los 23 años con el novio que hoy es mi marido. A él no le permití lo que al anterior. Tampoco me hizo falta, tuve buen ojo y di con un hombre que me respetó como persona, en todos los aspectos. Tengo 39 años y la Seguridad Social dice que he cotizado 15 años y no se cuántos días. Eso significa que, desde los 23 años, he trabajado y cotizado como tal hasta hace apenas 2 años. A mis 23 años me independicé, trabajaba por cuenta ajena y tuve mi primera experiencia como mujer emprendedora, montando un negocio. En 15 años he trabajado en diferentes empresas y puestos, he desarrollado muchas facetas profesionales y además he impulsado dos negocios propios. También he sido madre. Si no me fallan las cuentas, de 15 años cotizados a la Seguridad Social, casi 8 han sido como madre, o sea, como mínimo, la mitad del tiempo cotizado. Lo que significa que, al menos en lo que a mi corresponde, ser madre no ha sido un impedimento para trabajar fuera de casa. Con 23 años viví la experiencia laboral más machista y humillante de mi vida. Era dependienta en unos grandes almacenes que todo el mundo conoce, esa empresa donde es más difícil ver a una mujer en puestos directivos y responsabilidad que agua en el desierto. Un día, a punto de finalizar mi turno, el jefe del departamento me comunicó que al día siguiente debía venir a trabajar media hora antes y subir a la sala de juntas, puesto que el director del centro se trasladaba a otro […]

Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

embarazo baja de maternidad despido ...

Como muchas y no digo todas las mujeres en España, porque lamentablemente hay algunas que piensan de tal forma, me encuentro indignada ante los despreciables comentarios de Mónica de Oriol que para mi sorpresa es madre de seis hijos, lo que me lleva a preguntar, ¿por qué tu odio mujer? . © pathdoc - Fotolia.com En tu discurso hablabas de sacrificio, ese que hay que hacer según tu para merecer un ...

mamá opinión

Definición de madre según la RAEDel lat. mater, -tris. 1. f. Mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie. 2. f. Mujer o animal hembra que ha concebido. Cuidan la salud del feto y de la madre. 3. f. Mujer que ejerce las funciones de madre. Esta son, entre otras acepciones, las definiciones de madre que da la Real Academia Española (RAE). Ya se ha llevado a cabo una campaña pa ...

general conciliación hogar ...

Hace unos días leía en Facebook que un hombre, para valorar el trabajo que hacía su mujer al quedarse al cargo de su hijo, decidió hacer una estimación para saber cuánto sería el sueldo de su mujer. La verdad es que la noticia no me dejó indiferente y decidí compartirla entre los seguidores de la FanPagese, incluso, advertí de que igual me animaba para hacer una estimación actualizada de cuál serí ...

Reflexiones Crianza Mamá en casa

Una vez alguien me preguntó: “¿Cuándo vuelves a trabajar? Ya sabes que una mujer inteligente en casa es una mujer desperdiciada”. La pregunta resonó hasta lo más profundo de mi ser y despertó en mí una gran inquisición propia. ¿Soy una mujer desperdiciada? La verdad es que quedarme en casa con mis tres hijos no fue una decisión que tomé, fue algo que simplemente sucedió. Cuando nació m ...

otros temas embarazo miedo ...

Si eres mujer y superas los veinti muchos probablemente te hayan hecho esta pregunta alguna vez. ¿Y tú, por qué no tienes hijos? ¿Qué te pasa? ¿Estás mal hecha? ¿Tu pareja no te quiere? ¿Qué está mal en ti? Parece que no hayas visto el telediario, nos estamos convirtiendo en un país de viejos. Qué narices, lo somos. Quién se supone que pagará nuestras pensiones, quién será la generación del futuro ...

crianza embarazo lactancia ...

Y eso que todavía hay personas que creen que trabajadora es, sencillamente, aquella mujer que cumple con una jornada laboral fuera de su hogar. Pero como quiero creer que son una minoría y hoy es día de celebración, celebremos pues la feliz circunstancia de poder ser mujer, madre y trabajadora, al mismo tiempo. Hoy hay que recordar a todas las heroínas anónimas que no lo tuvieron tan fácil. Las qu ...

Me consta que la tri-maternidad, y en general tener más de dos hijos, es digna de admiración por la mayoría de la gente, sobre todo de otras madres. Y es que "si yo con uno que tengo no me da la vida", parece que llevar tres o más hijos adelante es un mérito digno de pedestal. Cuando tienes más hijos de lo razonable -no nos engañemos, esta sociedad considera razonable tener dos hijos y ...

crecimiento personal y conciencia psicología y coaching relaciones y familia ...

¿Cómo disfrutar de tus hijos si tienes que trabajar 8 horas fuera de casa? ¿Puedes cuidar de ellos igualmente? Okey. He visto a muchísimas mujeres que lo hacen estupendamente, pero… ¿Pretendes cuidarte a ti, a tu pareja, amistades y tu familia a la vez? La importancia de la mujer emprendedora Es estupendo que las mujeres estemos trabajando. Y que podamos emprender, escogiendo a qué nos quer ...

dia internacional de la mujer mujer tabajadora reivindicación

Otra vez estamos a 8 de marzo y con él en el día dedicado a la mujer. Hasta hace no mucho se usaba el apellido de "trabajadora" para designar tan magna celebración, pero hoy por hoy el protagonismo es la mujer, tal cual. A mi es que casi me da risa lo de "mujer trabajadora" porque vale, habrá mujeres vagas como hombres vagos hay en el mundo, no lo voy a decir. Pero para mi de ...

Embarazo fecundación invitro

Lina Álvarez, una mujer gallega de 62 años de edad y que ya hace 20 años que pasó la menopausia, será madre de nuevo. La madre, con dos hijos uno concebido también por fecundación in vitro, está embarazada de ocho meses, y se ha mostrado “muy feliz” y “mucho mejor físicamente” que antes de quedarse embarazada. La mujer, que no tiene pareja, ha conseguido quedarse en estado ...