Padres y Madres de Hoy Idea guardada 0 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Inmigrantes: un viaje de emociones y carta de una madre

Salí de mi país hace aproximadamente dos años, junto con mi marido y nuestra hija de 2 años.

Iniciamos el camino de la inmigración cuando apenas empezábamos a enfrentar la experiencia más retadora y maravillosa de nuestras vidas, ser padres.

Cuando nos convertimos en inmigrantes, dejamos atrás toda nuestra vida. Todo lo que conocemos empieza a ser parte de nuestro pasado, se convierte en historia. Perdemos nuestros referentes. El nuevo mapa que se abre ante nosotros es absolutamente desconocido.

Inmigrantes


Nuestro norte cambia y también los paisajes, los olores, colores y sabores. Todo es diferente, desconocido, atractivo y novedoso; también aterrador e incierto, incomprensible a veces.  La experiencia entera viene marcada por un inmenso vacío. Así empieza el viaje.

Salimos de Venezuela, un país hermoso sumido en un caos indescriptible, partimos rumbo a España. Nunca habíamos estado en Europa, así que el destino era una completa novedad.

Lo desconocido nos aguardaba, pero estábamos seguros de que era la decisión correcta y nos sentíamos confiados, porque mientras permaneciéramos juntos, todo saldría bien.

Fue una decisión que tomamos por el bienestar de nuestra hija pequeña, para que tenga la vida que merece, perspectivas de futuro, una vida tranquila y segura.

Ella es nuestro más grande estímulo y ahí no hay lugar para las dudas.

Fue doloroso partir, sacar a nuestra niña de su entorno seguro, alejarla de sus afectos, de sus abuelos, tíos, primos, de su casa. Sentimos mucho miedo, angustia por el futuro incierto, temor por su adaptación y la de todos.

Sabíamos que esto impactaría en su conducta, pero no sabíamos cómo, sin embargo, iniciamos este camino también con mucha ilusión por la nueva vida que empezaba.

El cambio

Llegamos a Madrid, tres días antes del segundo cumpleaños de nuestra pequeña. Yo provengo de una familia numerosa y aquí nos esperaban familiares, nunca nos habíamos visto, sin embargo nos recibieron con puertas y brazos abiertos.

Nos cobijaron en sus casas, nos apoyaron mucho los primeros días y nos acompañaron a celebrar el cumpleaños de nuestra hija. Éramos desconocidos, pero de inmediato nos convertimos en un núcleo cargado de afecto y protección.

Estábamos entre deslumbrados y asustados, combinación de alegría y expectativa, con incertidumbre y miedo,  esta mezcla poderosa trajo un gran descubrimiento: los niños absorben lo que sentimos los padres, y actúan en consecuencia.

Ellos no saben gestionar sus emociones, y ante esta avalancha de eventos y cambios, las emociones se volvieron incontrolables.

Casi todo lo que ella conoce y ama desapareció de su vida, o al menos así lo interpretaba. Empezaron las preguntas, quería saber dónde estaban sus abuelos, y los primitos con los que jugaba casi todas las tardes. Dónde estaba el parque con el caballito al que iba todos los fines de semana y por qué en el desayuno ya no había el queso que le gustaba comer.

Todo empezó a resultarle molesto, estaba constantemente irritable y enfadada, resentía que la hubiéramos sometido a todo esto sin tener ella ningún control.

Hizo falta mucha paciencia durante las primeras semanas. La relación con nuestra preciosa y tranquila bebé de dos años, se había transformado en gritos y peleas constantes, mucha frustración, de ella y de nosotros y a veces nos encontrábamos sin herramientas para enfrentarlo.

Tratábamos de comprender qué le estaba pasando y nos dimos cuenta de que no podíamos perder de vista que esto era muy difícil para ella también.

Inmigrantes


Habíamos tomado la decisión para protegerla y la habíamos implementado, sabíamos a qué nos enfrentábamos y estábamos dispuestos a hacer el sacrificio que fuera necesario por su bienestar.

Pero los niños no tienen ningún poder, ningún control sobre lo que les está pasando; no deciden nada y se ven inmersos en una vorágine de cambios que no comprenden y esto les puede producir miedo e insatisfacción; y adicionalmente no tienen herramientas para comunicar lo que sienten.

¿Imaginas esa frustración? ¿Sentir miedo, angustia, rabia o dolor y no saber cómo expresarlo, no lograr transmitirlo a quienes te pueden ayudar?

Entendimos que a veces para ella esto era una imposición que le resultaba dolorosa e injusta y que le iba a tomar tiempo asumir el cambio y adaptarse a él. Y mientras ese momento llegaba, ella nos hacía saber que no estaba contenta con lo que ocurría a su alrededor.

Así que aquí estábamos, asumiendo una nueva vida, llena de retos y sacrificios y en medio de esta exigencia, la tarea de comprender la frustración y el duelo que atravesaba nuestra pequeña, porque extrañaba. Echaba en falta su casa, su comida, sus mascotas, pero sobre todas las cosas, extrañaba a sus afectos.

Su inteligencia emocional está en pleno proceso de construcción y de cómo manejemos situaciones que la afectan, de cómo la apoyamos en el proceso de comprensión y gestión de sus emociones, depende su sano desarrollo emocional.

Entendimos que era necesario hacerle saber que estábamos incondicionalmente, brindándole apoyo, compañía y contención. Creímos que era lo único que le daría seguridad y confianza y ese fue el camino que decidimos tomar; hablarle y escucharle.

Explicar y poner límites claros, brindar espacios y momentos de disfrute, pero también de calma y descanso.

Suena fácil, créanme, no lo es, pero sí efectivo, no sólo para atender y contener situaciones de cambio de conducta como éste que vivimos con nuestra hija, sino como enseñanza para la vida.

Aprendimos y enseñamos a entender y aceptar nuestras emociones, sin complejos ni prejuicios, a manejarlas y gestionarlas desde la comprensión y el respeto, eso siempre impacta positivamente en nuestras vidas, en nuestro desarrollo y en nuestras relaciones.

Inmigrantes
Mirarlos, mirarnos


Sacar a nuestra niña de su entorno, alejarla de todos sus afectos, imponerle nuevos referentes y cambios casi constantes, fue duro y doloroso, nos puso a prueba, obligándonos a tomar decisiones asertivas, trabajar en la cercanía y hacerle saber que siempre y sin importar lo que pasara, estaríamos para ella.

Lo dicho, no es fácil, pero nada que valga la pena en la vida lo es. El proceso migratorio es largo, va mucho más allá que montarte en un avión para salir de tu país, caer en otro y volver a empezar. Toma tiempo y mucha conciencia, y cuando lo hacemos con niños pequeños las exigencias se multiplican.

Esto ha requerido mucha energía, dedicación y compromiso. No ha sido perfecto, ni lo será. Fallamos, cometemos errores, pero tratamos de compensar, corregimos y seguimos, porque siempre nuestra guía es el amor que nos tenemos y tenemos por nuestra hija.

Así, vino otro descubrimiento muy importante, que he tratado de transformar en ejercicio constante (aún no lo logro del todo): debemos mirarnos con compasión.

Muchas veces, las madres nos exigimos todo y más. Sacamos un látigo mental y emocional que usamos en nuestra contra, cargándonos de culpas y negaciones, de juicios y exigencias que pueden llegar a niveles absurdos.

Muchas veces, nos tratamos sin piedad, nos exigimos sin límites, y sentimos que nunca damos suficiente.

Hemos recibido un regalo tan perfecto que no lo podemos creer, esos pequeñitos maravillosos y exigentes por los que daríamos la vida sin pensarlo.

Los cuidamos y protegemos como leonas y a cambio, muchas veces, nos descuidamos a nosotras.

Debemos mirarnos con compasión, de verdad, darnos tiempo, escuchar nuestra voz interior, respetarnos y buscar un espacio propio tratando de encontrar algo de equilibrio entre tanto cambio (o caos).

Cuando tenemos niños pequeños, creo que esto es aún más importante, porque al respetar, comprender y gestionar lo que sentimos, haremos una enorme contribución al desarrollo de la inteligencia emocional de nuestros hijos, y crearemos ese ambiente que soñamos, donde nos sentimos seguros, acompañados, apoyados y amados.

Para mi, y sé que para muchas madres, construir ese ambiente significa construir mi hogar, que ya no es un lugar.

Mi hogar somos nosotros tres, no importa que estemos a miles de kilómetros de distancia del lugar que fue siempre nuestro hogar, el único que hasta ahora habíamos conocido.

Redacción: Carla Marcano

Si te ha gustado, también te puede interesar:

Mi hija tiene diabetes

Papás y mamás primerizos

Cómo poner límites a nuestros hijos
Fuente: este post proviene de Padres y Madres de Hoy, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Colaboraciones Alimentación Diabetes ...

Mi hija tiene diabetes – Carta de una Madre

Mi hija tiene diabetes, debutó el 16 de noviembre de 2011 con sólo 4 años de edad, ahora tiene 11 años lo que significa que llevamos 7 años conviviendo con la diabetes, mi hija ya no recuerda su vida sin ella.  Si, mi hija tiene diabetes, todo empezó después del verano de 2011 y más en concreto cuando comenzamos el cole en septiembre. La cambiamos de colegio a uno nuevo que nos pillaba muy cerquit ...

libros y curiosidades

Carta de una hija a su madre muerta

Hola a todos. Aquí os dejo mi nueva historia. La pena de una hija por la que considera la mayor de las ausencias, la de una madre. No permitamos que los monstruos formen parte de nuestras vidas. Un fuerte abrazo. El bibliotecario. Carta de una hija a su madre muerta Hola, mamá: Hoy he vuelto a casa del trabajo y no estás, sigues sin estar, igual que ayer y que antes de ayer, igual que la semana p ...

maternidad educación emocional gestionar emociones ...

¿Qué pasa con las emociones que una madre no expresa?

Este verano realicé algunas sesiones de reflexología podal con Alicia C. Sánchez y, entre otras cosas, tocó un punto en mi pie muy doloroso que es el que está conectado directamente con la esfera emocional. ¡Cuántas cosas ahí encapsuladas! Emociones no expresadas, cargas y angustias no digeridas, miedos reprimidos, pensamientos molestos, culpas, negaciones… Hablamos sobre ello, me desahogué ...

Andanzas

El día en que deje de quererte

Con Diana, la mamá jefa, me pasa un cosa. Leo historias, escucho canciones, oigo recitar poemas… e inevitablemente todas esas historias, todas esas letras, me recuerdan a ella. Me refiero a las bonitas, a aquellas que contadas con sensibilidad o crudeza (eso es lo de menos), son capaces de meterse dentro de ti y de navegar por tu interior hasta rozarte el alma con la yema de los dedos. Me pa ...

Reflexiones Carta Dia de la Madre ...

Carta para las mujeres cuyo corazón anhela ser madre en este Día de las Madres

Si me hubiesen dicho hace algunos años que pronto me encontraría en casa con tres hijos no les hubiese creído. Aunque no me lo crean, en un momento de mi vida fui diagnosticada con Infertilidad. Infertilidad secundaria, para ser exactos. Siempre mi médico me había advertido que tenía problemas que podrían causarme infertilidad cuando decida tener hijos. Me decía que más vale aproveche y lo haga pr ...

niños pensamientos una mama en el mundo ...

CARTA PARA MI ABUELO.

Hoy hace 9 años que te fuiste de mi lado. Aunque cada día te recuerdo, tu presencia me falta y eso duele mucho. Me criaste como una hija e incluso me trataste igual o mejor que a uno de tus hijos. Sé que criar a un hijo no es igual que a un nieto, pero aun así te siento como mi padre, un segundo padre. Tú me enseñaste muchas cosas, contigo pase ratos inolvidables y días especiales. Aún recuerdo cu ...

Maternidad Reflexiones Personales carta a mi bebé ...

Carta a mi bebé de tres años

Mi bebé, ya has cumplido tres años y se que suena ridículo que te siga llamando bebé. Hace tiempo que dejaste de serlo y te convertiste en un niño, un niño pequeño. Pero debes saber que para mi serás siempre mi bebé, aunque los años sigan pasando por ti, porque no puedo mirarte ni entenderte de otra manera. Llegaste en un momento tan difícil, que solo podías traer luz a mi vida, a nuestra vida. Nu ...

niños mi embarazo ...

Carta a mi hija Irene

Querida hija: El día que mamá supo que vendrías a su vida, sintió que era la mujer más feliz del mundo, y desde ese día todo empezó a girar en torno a tí. Aún no sabíamos si serías una niña, ni podíamos imaginar lo buena y lo guapa que serías, pero ya desde ese momento te queríamos con todo el corazón y soñabamos con el día en que te besaríamos por primera vez! Los meses que pasaste dentro d ...

Andanzas

Dos años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy cumples dos años y tengo una sensación tan extraña como difícil de explicar. Me parece que estos dos años han pasado volando, pero a la vez se me han hecho terriblemente largos. Qúe contrasentido, ¿verdad? Imagino que a lo primero contribuye lo rápido que creces y la velocidad con la que ha empezado a brotar tu vocabulario. Lo segundo será cuestión de ese cansancio crónico qu ...