comunidades

La actitud del maestro sí es clave para motivar a los estudiantes

Hay quién dice que son los estudiantes los que al entrar en clase tienen que motivarse ellos solos. Hay quién dice que la actitud del docente no influye para nada en el proceso de aprendizaje de los los alumnos. Y hay quién dice que lo único que tiene que hacer un profesor en clase es ser un buen orador y transmitir los contenidos que marcan en las programaciones del centro. Obviamente, yo tengo una opinión totalmente distinta a esa: yo creo que la actitud del maestro es clave para motivar a los estudiantes.

Estudiantes que sí quieren aprender y descubrir

En España tenemos uno de los índices más elevados en lo que se refiere al fracaso y abandono escolar. Pero está claro que esos datos no son suficientes para intentar probar a enseñar de forma diferente. Ni para transformar un sistema educativo que nos ha dado más desgracias que alegrías. Una gran parte de los estudiantes de nuestro país confirman que están desmotivados, desilusionados y que han perdido el interés por aprender. Incluso escriben breves artículos en periódicos preguntándose si es tan complicado encontrar un maestro que les inspire.

La mayoría de niños que entrar a primero de educación primaria, lo hacen con unas ganas increíbles de conocer cosas nuevas. Llegan con ilusión y emoción por aprender y esperan con toda su esperanza que sus maestros les guíen en el camino. Es en ese momento cuando los docentes tienen que sacar lo mejor de sí mismos para motivar a los estudiantes. Es en ese momento cuando los profesores tienen que empatizar y comprender a los alumnos. Sin duda es el momento de fomentar el interés, la creatividad, la imaginación y la expresión de emociones.

No todos los maestros lo son por vocación

Pero por desgracia, no todos las personas que se dedican a la enseñanza son maestros de corazón y auténticos. Hay quién se dedica a estar en una silla impartiendo únicamente una materia y a corregir exámenes. Y ojo, no se le puede pedir más porque puede que se enfade y se ofenda. Todavía hay profesores que se creen que la educación tiene que ser tradicional, autoritaria y disciplinaria. Es decir, un espacio donde la ilusión, el sentido del humor, la sorpresa y la creatividad (podría citar más cosas, claro) no son bienvenidos. Un espacio rígido, excesivamente estricto, inflexible y que no puede cambiar.

Por mi parte, os voy a poner dos ejemplos que para mí son increíblemente importantes para entender por qué es tan relevante la actitud de los docentes en clase. Espero que vosotros también lo comprendáis bien y me digáis qué pensáis sobre ello.



Ejemplo 1

Un profesor entra en clase con una actitud negativa hacia los estudiantes, ni siquiera los mira ni se dirige a ellos. Va directamente a su mesa y empieza a sacar los libros de texto y los cuadernos. No interactúa con los alumnos, no les pregunta, no se involucra, siempre utiliza el mismo escenario para impartir la materia y no hay momentos de ilusión, de emoción ni de diversión. Un docente que tiene unos conocimientos espectaculares y es un genial orador. Pero no todo se queda en ser un experto en la materia. Para enseñar hace falta más. Mucho más. Hace falta corazón. 

Ejemplo 2

Un docente que entra con una sonrisa en la cara y una actitud positiva. Con mucho sentido del humor y que saca la mejor versión de los estudiantes.Que se esfuerza en preparar un diseño de clases distintas para así captar la atención de los estudiantes. Un profesor que se involucra, que intenta comprender, que escucha, que valora y que acompaña en todo el proceso educativo a los estudiantes. 

Analicemos ambas situaciones. ¿Cuáles creéis vosotros que serán los resultados en las aulas? Os voy a decir mi opinión. En el primer caso, tenemos a un profesor experto en una asignatura pero que no adapta el temario ni la metodología a los estudiantes. Tenemos a un profesor que no tiene en cuenta la creatividad, ni la imaginación y que tampoco cree que es importante el sentido del humor. No valora a los alumnos, no habla con ellos y no muestra ningún tipo de interés.

Por otro lado, tenemos a un docente totalmente distinto. Un profesor con empatía, divertido, positivo y que transmite mucho entusiasmo a los estudiantes. Además, se implica con ellos y tiene muy en cuenta el pensamiento crítico y la reflexión. Siempre trata de comprender a los estudiantes y escucha lo que tienen que decir. De esta forma, los alumnos también se sienten valorados y respetados. 



Resultado del ejemplo 1

Alumnos desmotivados y desilusionados con el aprendizaje y la enseñanza. Con profesores negativos, sin entusiasmo y sin emoción, los estudiantes no tendrán ningún reto ni desafío. No tendrán nada que descubrir ni experimentar. Y tampoco nada sobre lo que reflexionar, preguntar y cuestionar. De esta manera, los estudiantes irán a clase por pura rutina y obligación y no por placer. 

Resultado del ejemplo 2

Alumnos motivados, tranquilos, relajados, cómodos, felices y encantados de aprender cosas nuevas. Libres de poder desarrollar su creatividad y su imaginación. Libres de poder expresar sus emociones y sentimientos. Y libres de poder debatir y opinar. Estudiantes que se sorprenden, que se sienten valorados y escuchados. Estudiantes con corazón, comprometidos y con pensamiento crítico.

Una actitud positiva y abierta es clave para conseguir que un docente motive y despierte en ellos el interés por aprender y conocer cosas nuevas. En las aulas, son los docentes los que tienen la oportunidad de formar estudiantes activos y sensibles. Son los profesores los que pueden fomentar el pensamiento crítico, la educación emocional y reforzar los valores que los alumnos han aprendido en casa. La sociedad debería dejar de ver a los docentes como meros transmisores de conocimiento y profesionales que corrigen exámenes. Porque sin duda alguna, son mucho más.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Educación Para maestros maestros

No puedo evitar emocionarme al escuchar “mi profesor es genial. Me está ayudando muchísimo con todo”. Está claro que los docentes de corazón, apasionados con su trabajo, implicados en la enseñanza y con ganas de comprender a los estudiantes pueden llegar a cambiar la vida de muchos alumnos solo con su actitud positiva y motivación. Hace unos días un vecino que va a primero de bachiller ...

aprendizaje guardería y colegio inteligencia emocional ...

Hace unos días me encontré con mi profesora de lengua y literatura (además de tutora) de primero y segundo de bachillerato. Algunas veces os he hablado de ella como una docente auténtica y apasionada de su trabajo. Nos vimos en un centro comercial y me comentó que ya se había jubilado y que echaba mucho de menos enseñar. Yo le pregunté que cómo conseguía motivarnos a todos e inspirarnos tanto y me ...

Educación Pedagogía valorar a los estudiantes

Empiezo mi reflexión diciendo que yo nunca he faltado el respeto a un profesor (ni lo pienso hacer). Jamás he tenido una mala actitud con ellos y ni en mi infancia ni adolescencias el centro educativo tuvo que llamar a mis padres por un mal comportamiento con los docentes. Ahora la cosa es diferente. Ahora hay estudiantes que faltan el respeto a los profesores y que no les dejan hacer su trabajo. ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Anoche, leyendo foros educativos por internet acabé en un hilo de conversación sobre la actitud docente. Un comentario de un “Anónimo” me llamó la atención por encima del resto: “ser mal profesor no tiene consecuencia para los chavales”. La persona seguía hablando sobre que los profesionales de la educación habían perdido autoridad y debían ser […] La entrada Sí, ser ...

Educación Pedagogía acoso a profesores ...

En el blog he escrito entradas relacionadas con el acoso escolar entre compañeros y sobre el abuso de poder de algunos docentes. Hoy me gustaría hablar del rechazo que sienten los profesores por culpa de malas conductas y comportamientos que tienen los alumnos. Debe ser muy duro querer hacer bien tu trabajo, por el cual sientes una gran vocación (al menos quiero pensar que la gran mayoría de profe ...

Últimamente, hay un debate muy abierto en las redes sociales y foros educativos: ¿deben formarse los docentes en inteligencia emocional? Por lo que he podido leer hay diversidad de opiniones: hay maestros, profesores y familias que no lo ven necesario y que la gestión de las emociones no debería ocupar ningún lugar en las aulas. De igual manera, hay maestros, profesores y familias que creen que es ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Desgraciadamente, más estudiantes de los que me gustaría han llegado a pensar durante el curso escolar que no han tenido maestros que les inspirase, un maestro que se involucrara con ellos, que les motivara y que les guiara en el proceso de aprendizaje. Como respuesta a estos comentarios de una gran parte de los alumnos, podríamos decir que para conseguir lo que ellos piden y necesitan, hace falta ...

Educación centros educativos maestros

Hace unos días entre en algunos foros educativos para ver cómo estaba el panorama. Navegando por los diferentes temas de discusión llegué a un hilo en el que un profesor de secundaria había afirmado que la culpa de que no se diera un adecuado proceso de aprendizaje era únicamente de los estudiantes. Expresaba que ellos solitos tenían que tener la capacidad de adquirir los conocimientos y de memori ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Seguramente muchos de vosotros visteis en su momento un vídeo de un joven que expresa a su profesora el descontento con la metodología que aplica en clase. El chico habla de emoción, de motivación, de ponerle ganas y corazón a lo que se hace, de inspirar a los alumnos y de disfrutar con la enseñanza. La docente le responde únicamente con un: “vale ya. Sal de clase”. Podéis pinchar aquí ...

Educación Para padres profesores ...

Hace unos días, una amiga me confesó que no iba a seguir trabajando en el mismo centro educativo porque la situación se había hecho insostenible. Anteriormente, ya me había contado de las faltas de respeto, burlas y la mala educación de la mayoría de los estudiantes. Tras pensarlo detenidamente había decidido dejarlo. Ya no lo aguantaba más. Me lo contaba con la voz temblorosa y casi a punto de ll ...