Olimpiadas de hijos

Nuestra sociedad es muy competitiva, de eso no hay duda: Sueldo, coche, patrimonio, trabajo, conocimientos… Forma parte de nuestra cultura; todo lo comparamos con lo de los demás para ver si ‘nosotros más’; si lo cumplimos nos hace sentir bien, hasta que vemos que alguien nos supera.

Con nuestros hijos, lamentablemente, también pasa: Cuando son bebés comparamos el peso, la altura, lo que duermen, si se dan la vuelta o no, si aguantan la cabeza… Cuando se hacen más mayores seguimos con otros aspectos: Cuándo ha dicho su primera palabra, cuántos dientes tiene, cuánto pesa (esto acostumbra a aparecer bastante a menudo), cuánto duerme… y así todo lo que se os ocurra.



Ya cuando llegamos a la época escolar hay gente que lo lleva a niveles superiores, y es en esta época cuando pueden empezar a aparecer determinados problemas hacia los ‘comparados’ porque (in)voluntariamente se les puede llegar a presionar cuando en realidad no hay nada de lo que preocuparse. Si algún compañero o compañera de clase ya sabe <poner aquí lo que queráis que pueda encajar (escribir, hacer los números, sumar, el pino puente…)> y el nuestro no, más de uno se echará las manos a la cabeza e, inmediatamente, se pondrá a ‘motivar’ su hijo o hija para que se ponga -como mínimo- ‘al nivel’ de ese ‘que ya lo hace’.

Mal, muy mal si hacemos esto, de verdad, sobretodo si lo hacemos con los más pequeños. Al final lo que importa es que lleguen donde tienen que llegar en el tiempo que los expertos estimen que ha de ser así. Dejemos que cada niño o niña siga su ritmo.

Recuerdo que estábamos preocupados con la HermanaMayor porque no le salían los dientes y muchos bebés de su alrededor ya los tenían. Cuando se lo comentamos al pediatra la cosa fue así:

- Es que nuestra hija tiene X meses y aún no tiene dientes

- Has visto algún niño sin dientes? Nos dijo el pediatra.

- No, contestamos nosotros.

- Pues entonces de qué os preocupáis?

Esto marcó un poco un antes y un después en la manera de ver -algunas- las cosas (y que hemos ido madurando con el tiempo), pero a veces es difícil no entrar en determinadas comparaciones; como siempre, la sociedad tiene tanta fuerza que nos absorbe y, cuando nos queremos dar cuenta, ya estamos metidos en el ajo.



Conclusión: Dejemos que nuestros hijos crezcan y aprendan a su ritmo. Dejemos de compararlos y hagamos lo posible para que sean felices siendo quienes son. Evitemos frustraciones y malos rollos. Si los expertos de las áreas que les afectan determinan que tienen un desarrollo normal, no hemos de darle más vueltas.
Fuente: este post proviene de Blog de yanopadrenovato, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

General

Las consecuencias de sobreestimular demasiado a los hijos 

En una sociedad muy competitiva queremos que nuestros hijos sean los mejores y les “sometemos” a intensas jornadas de colegio, actividades extraescolares, y uso indebido de pantallas (ordenadores, móviles, tablets), pero ¿nos damos cuenta de lo que realmente quieren nuestros hijos? ¿les “pasará factura esta estimulación intensiva? Nada más empezar a leer el libro “Niños Sob ...

costumbres día a día educación infantil ...

Ideas fijas

Nuestros hijos son muy pesados bastante exigentes con ciertas rutinas que hay que cumplir siempre de la misma manera. Pese a llevarse 3 años lo vivimos con los dos… en unas cosas con la HermanaMayor se puede gestionar de una forma y en otras el HermanoMenor lo lleva de otra, aunque en esencia es lo mismo: las manías costumbres de cada uno se mantienen. Cuando aún éramos unipadres nos pensábamos qu ...

general

Son nuestros hijos conejillos de indias?

Hace varios días, que pienso en este título...con el segundo embarazo y la mudanza, cambié de pediatra y realmente estoy peor que si fuese primeriza...Madre mía, donde me dijeron una cosa, ahora me dicen otra, y la gracia de todo es que la pediatra nueva no cae en que mis conocimientos, o por lo menos la gran mayoría o la propiedad con la que hablo...me la dió mi anterior pediatra! no quiero ir a ...

general opinión

La importancia de vacunar a nuestros hijos.

Las vacunas han supuesto un gran avance para la infancia. La mortalidad infantil ha decaído en todos los países en los que afortunadamente tenemos los medios para hacerlo. Las vacunas nos protegen y nos ofrecen la posibilidad de hacer frente a posibles infecciones que en el pasado nos mataban. Soy así de clara porque así lo pienso sinceramente. Porque creo en la comunidad médica, porque confío en ...

aprendizaje bebés cuidados infantiles ...

¿Por qué lloran los bebés?

Normalmente un llanto es una señal de que algo malo pasa, pero, en lo que incumbe a los bebés todo es un mundo. Desde el momento en el que llegan a nuestros brazos los conocemos entre lágrimas, y no solo por parte del pequeño, pero ¿a qué eso no quiere decir que le pase algo? Cuando un recién nacido llora está activando su aparato respiratorio en su primer contacto con el aire. Sin embargo si que ...

bebés cuidados infantiles planes en familia ...

¿A tus hijos les gusta ir descalzos?

¿Tus hijos van siempre descalzos por casa? ¿No hay manera de que se pongan las zapatillas? Los míos tampoco así que no tengo la solución. No....¿O si? Yo dejé de preocuparme por que mis hijos se quitaran los zapatos en cualquier parte y no quisieran las zapatillas ni locos ya hace mucho tiempo, cuando empezaron a andar, en una revisión con su pediatra y me dijo: "Que anden descalzos el máximo ...

general colegio educación infantil ...

¿Por qué mis hijos irán a colegios diferentes?

La vuelta al cole está a la orden del día y es el tema presente en la gran mayoría de conversaciones entre padres, ¿de qué vamos a hablar si no en septiembre?. Antes como alumn@s, ahora como padres de ellos. Como hubiera dicho mi abuela -que en paz descanse- ¡cómo cambiou o conto!. El caso es que al hablar de ello, tanto en la entrada anterior como en las conversaciones a través de las rrss o en a ...

experiencia prohibiciones seguridad

Dejando explorar a nuestros hijos

A los padres nos preocupa mucho, muchísimo, que nuestros hijos se muevan en entornos seguros y que no tengan posibilidad de hacerse daño. Es muy doloroso para él, pero para nosotros como padres también vivir una situación así. Es una actitud totalmente normal y comprensible, va incluido en el hecho de ser padres. De todas formas, creo que a veces nos pasamos y no dejamos que los pequeños experimen ...

general probando probando ...

La salud bucodental de nuestros hijos

¿Desde cuándo laváis los dientes de vuestros peques? ¿Cuándo fue la primera vez que fueron al dentista? Muchas veces tenemos dudas sobre cuando tenemos que empezar a lavar los dientes a los niños o pensamos que acudir al dentista debe ser algo para cuando sean más mayores, y lo dejamos estar. Pues bien, gracias a Unidental, el otro día pude aclarar varias de las dudas que tenía a este respecto y c ...

otros temas embarazo miedo ...

Mujer, ¿por qué no tienes hijos?

Si eres mujer y superas los veinti muchos probablemente te hayan hecho esta pregunta alguna vez. ¿Y tú, por qué no tienes hijos? ¿Qué te pasa? ¿Estás mal hecha? ¿Tu pareja no te quiere? ¿Qué está mal en ti? Parece que no hayas visto el telediario, nos estamos convirtiendo en un país de viejos. Qué narices, lo somos. Quién se supone que pagará nuestras pensiones, quién será la generación del futuro ...