Mamá psicóloga Infantil Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Sermonear a los niños no funciona ... o sí



Los padres, con más frecuencia de la debida y con la mejor de las intenciones, empezamos a sermonear los niños esperando que ese discurso lleno de buenos propósitos acabe calando en nuestros hijos. Sermoneamos tratando de corregir un mal comportamiento, sermoneamos para que nos obedezcan y se tornen más responsables. Sermoneamos cuando supuestamente se equivocan. Cuando hacen o dicen algo que no deben. Cuando no cumplen con nuestras expectativas o cuando su comportamiento es claramente inaceptable …



Sermonear a los niños no modifica su comportamiento

Con la pretensión de corregir los comportamientos anteriormente citados recurrimos a técnicas poco eficaces como los sermones, reprimendas o castigos. Sí, es cierto. Los padres de hoy aún seguimos sermoneando a nuestros hijos tal y como hacían nuestros padres y lo hacemos en más ocasiones de las que deberíamos. Si analizamos un poco nuestras técnicas o estrategias educativas veremos que una de ellas es el sermón, la amonestación o la reprimenda. Todas ellas son formas habituales que los padres utilizamos intentando que los niños nos obedezcan o tomen, en un futuro, decisiones más acertadas.

Pero sermonear a los niños con largos monólogos en los que incluimos frases del tipo “ya te lo dije”, “así no vas bien” o cualquiera que utilicemos para darnos la razón no funciona para conseguir el objetivo que pretendemos. Y claramente esto es un fracaso que nos frustra como padres y educadores. Los sermones, igual que los gritos, reprimendas o regañinas, no ofrecen a los niños las habilidades o estrategias para modificar su conducta y por este motivo no resultan efectivos.

Sermonear impide el diálogo y los niños dejan de escucharnos.

Sermonear a los niños bloquea la comunicación e implica desconfianza

Si te observas por un momento cuando sermoneas a alguno de tus hijos verás que al hacerlo estás bloqueando la comunicación y por tanto impidiendo una relación fluida con él. Aunque tu sermón, por más bien intencionado que sea, tenga un tono de voz adecuado, una actitud reposada y tranquila, el mensaje que estás transmitiendo con él es un mensaje negativo: el de la desconfianza.

Desconfianza en lo que tu hij@ ha hecho, en su capacidad de cambio, en su criterio, en sus posibilidades,… Esta desconfianza implícita en el sermón provoca que los niños se cierren en banda, dejen de escuchar, se pongan a la defensiva y se sientan resentidos.

No obstante, esto no significa que no debamos hablar con nuestros hijos o dejar de explicarles qué esperamos de ellos. Es evidente, que una de nuestras obligaciones como padres es proporcionar a nuestros hijos la oportunidad aprender tanto de lo que hacen bien como de aquello que han hecho mal. Pero debemos hacerlo explicándoselo con claridad y hacerlo brevemente y no a base de sermones que proporcionan más información de la necesaria y les ponen a la defensiva.

Pautas para evitar sermonear 

Estas sencillas pautas pueden ayudarnos a evitar sermonear a los niños y mejor la comunicación con ellos. Como padres tenemos la obligación de esforzarnos y aprender a escuchar a los niños debidamente y hablarles con el lenguaje adecuado.

Tener en cuenta la edad y madurez del niño usando un lenguaje adecuado a lo que puede entender.

Empatizar con él. Procurar entender qué le ha llevado a hacer o decir lo que ha dicho u hecho.

Hablar desde la calma. Ponernos a su nivel, mírale a los ojos al hablarle, no hacerlo por encima de él. Sin intimidar. Para ello debemos arrodillarnos, agacharnos o sentarnos.

Escuchar lo que tiene que contar.

Evitar el monólogo.

Respetar su turno de palabra, no interrumpir.

Confiar en sus posibilidades.

Permitir el error.

Entender los errores como oportunidades de cambio o mejora.

Preguntar sin interrogatorios intimidantes.

Realizar preguntas que les ayuden a llegar a una conclusión más adecuada.

No juzgar precipitadamente

Controlar nuestras emociones e impulsos.

Parar y pensar antes de reaccionar negativamente ante un conflicto.

Evitar amenazar, criticar o decir cosas hirientes.

Cambia los mensajes “tu” por los mensajes “yo”. Por ejemplo, intenta cambiar el “Tú has vuelto a mentirme” por “Me siento mal cuando me mientes”.

La educación y la crianza de nuestros hijos exigen grandes dosis amor y paciencia, pero también de límites y disciplina donde el diálogo nunca debe perderse ya que es clave para mantener una sana relación afectiva con ellos.


Este es un artículo escrito para Guía Infantil ligeramente modificado para los lectores de Mamá Psicóloga Infantil.


Designed by Freepik

Fuente: este post proviene de Mamá psicóloga Infantil, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Educación Escuela de padres Ser padres ...

Responsabilidad, cómo inculcar este valor en los niños

Todos los padres deseamos que nuestros hijos sean niños felices. Niños que se desarrollen plenamente tanto a nivel físico como emocional. Todos deseamos que tengan amigos y jueguen. Que se diviertan y entretengan. Sí, todos deseamos esto y mucho más. También deseamos que lleguen a ser personas independientes, autónomas y responsables.  Niños que se conviertan en adultos que hayan aprendido a organ ...

general disciplina escuela de padres ...

Reprimendas verbales, cómo y cuando utilizarlas.

Las reprimendas verbales no son esas salidas de tono que tenemos de vez en cuando los padres, ni se deben hacer gritando o de un modo totalmente desproporcionado. Las reprimendas verbales, son un tipo de castigo, sí, una técnica que puede ser utilizada de vez en cuando como por ejemplo en situaciones que entrañen algún tipo de peligro para nuestros hijos o para los demás. Por mucho que de un tiem ...

Artículos sobre cuentoterapia Cuentoterapia Posts favoritos ...

Menos sermones y más historias: tus hijos agradecerán y crecerán

(Para ler o texto em português clica aqui)    Sé sincero, ¿a quién le gusta recibir sermones? A nadie. Esta es una verdad universal. En verdad solamente valoramos los sermones que hemos recibido de nuestros padres o maestros, cuando tenemos edad suficiente para dar sermones, o sea, cuando somos nosotros los que damos sermones. Es entonces cuando decimos aquella frase tan conocida: ¡Ah! Si hubiera ...

Escuela de padres

Campamentos de verano para nuestros hijos: ¿sí o no?

En otras ocasiones hemos habaldo sobre los campamentos de verano para nuestros hijos, sobre las distintas modalidades o sobre cómo elegirlos. Hoy la psicóloga infantil Silvia Álava, en su libro QUEREMOS QUE CREZCAN FELICES, opina CAMPAMENTO DE VERANO PARA NUESTROS HIJOS: ¿SÍ O NO? La autora del libro Queremos Que Crezcan Felices asegura que las experiencias que los niños viven en un campamento tr ...

crianza crianza educación ...

Redes sociales para niños ¿sí o no?

Cada cierto tiempo el colegio de mis hijos organiza charlas con expertos para tratar temas de interés de los padres. Una de las charlas más comentadas (a parte de la de “hablar de sexo con nuestros hijos”) fue la del uso de las redes sociales en los niños. Esta charla causó mucho interés y debate, sobre todo en los padres de niños a partir de los 9 años, pues es a esta edad en la que l ...

Psicología desarrollo educación ...

Límites en los niños ¿Sí o No?

Una de las cosas que me encuentro en consulta muchas veces son situaciones donde los padres no saben cómo, cuándo y por qué decir no a sus hijos cuando no hacen determinadas conductas o no conseguimos lo que nos proponemos con ellos. Y es que muchas veces como padres nos inunda el sentimiento de culpabilidad y no sabemos si nos estamos pasando con una cosa o con otra o si estaré cortándole la libe ...

adolescencia comunicación hijos ...

SIETE RESPUESTAS INÚTILES FRENTE A UN ADOLESCENTE

¿Cuantas veces has dado una respuesta que no ha servido para nada a tu hijo adolescente? ¿Muchas veces? Unas cuantas sospecho que es la respuesta que me estáis dando en este momento. ¿Verdad? Pero ¿qué es una respuesta inútil?. Aquella que no consigue establecer una comunicación con tu hijo o la establece mal. ¿Por qué? Porque el adolescente no se sienta comprendido ("déjalo mamá, no entiende ...

rabietas niños rebeldes bebés ...

Educar a los niños cuando se portan mal

El carácter de los niños es muy diverso, mientras que algunos son muy calmados, responsables y agradables, otros son un poco más rebeldes, respondones e incluso un poco maleducados. Sin embargo, independientemente de cómo sea el niño, la función de los padres es educarles, por lo que debemos evitar que nuestros hijos realicen determinados comportamientos. ¿Cómo podemos hacerlo? Alrededor de los do ...

psicología infantil ¿dónde hay? desarrollo ...

Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen

Padres e hijos, un tema muy interesante sobre cómo hablar para que los niños escuchen y como escuchar para que los niños hablen. Muchas veces se pueden observar que los padres al querer conseguir la cooperación del pequeño o querer hacerle caer al niños de ciertos errores que ha cometido a menudo entran en una constante pelea con sus hijos. Esto genera un ambiente familiar estresante entre padres ...

mellizos MI DIARIO... REFLEXIONES

¿Vestir igual a los gemelos o mellizos?

Me he fijado que con respecto a este tema en cuestión, existe mucha polémica (creo que cualquier tema gemelos/mellizos desata opiniones en cascada y todas diferentes) Esta el bando que defiende acérrimamente que sus hijos vayan vestidos iguales, duplicando así todas las prendas en su armario. Esta el otro bando (en el que me incluyo) de padres que defendemos sus identidades e individualidades ...