Padres

Mamá psicóloga Infantil Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Sermonear a los niños no funciona ... o sí



Los padres, con más frecuencia de la debida y con la mejor de las intenciones, empezamos a sermonear los niños esperando que ese discurso lleno de buenos propósitos acabe calando en nuestros hijos. Sermoneamos tratando de corregir un mal comportamiento, sermoneamos para que nos obedezcan y se tornen más responsables. Sermoneamos cuando supuestamente se equivocan. Cuando hacen o dicen algo que no deben. Cuando no cumplen con nuestras expectativas o cuando su comportamiento es claramente inaceptable …



Sermonear a los niños no modifica su comportamiento

Con la pretensión de corregir los comportamientos anteriormente citados recurrimos a técnicas poco eficaces como los sermones, reprimendas o castigos. Sí, es cierto. Los padres de hoy aún seguimos sermoneando a nuestros hijos tal y como hacían nuestros padres y lo hacemos en más ocasiones de las que deberíamos. Si analizamos un poco nuestras técnicas o estrategias educativas veremos que una de ellas es el sermón, la amonestación o la reprimenda. Todas ellas son formas habituales que los padres utilizamos intentando que los niños nos obedezcan o tomen, en un futuro, decisiones más acertadas.

Pero sermonear a los niños con largos monólogos en los que incluimos frases del tipo “ya te lo dije”, “así no vas bien” o cualquiera que utilicemos para darnos la razón no funciona para conseguir el objetivo que pretendemos. Y claramente esto es un fracaso que nos frustra como padres y educadores. Los sermones, igual que los gritos, reprimendas o regañinas, no ofrecen a los niños las habilidades o estrategias para modificar su conducta y por este motivo no resultan efectivos.

Sermonear impide el diálogo y los niños dejan de escucharnos.

Sermonear a los niños bloquea la comunicación e implica desconfianza

Si te observas por un momento cuando sermoneas a alguno de tus hijos verás que al hacerlo estás bloqueando la comunicación y por tanto impidiendo una relación fluida con él. Aunque tu sermón, por más bien intencionado que sea, tenga un tono de voz adecuado, una actitud reposada y tranquila, el mensaje que estás transmitiendo con él es un mensaje negativo: el de la desconfianza.

Desconfianza en lo que tu hij@ ha hecho, en su capacidad de cambio, en su criterio, en sus posibilidades,… Esta desconfianza implícita en el sermón provoca que los niños se cierren en banda, dejen de escuchar, se pongan a la defensiva y se sientan resentidos.

No obstante, esto no significa que no debamos hablar con nuestros hijos o dejar de explicarles qué esperamos de ellos. Es evidente, que una de nuestras obligaciones como padres es proporcionar a nuestros hijos la oportunidad aprender tanto de lo que hacen bien como de aquello que han hecho mal. Pero debemos hacerlo explicándoselo con claridad y hacerlo brevemente y no a base de sermones que proporcionan más información de la necesaria y les ponen a la defensiva.

Pautas para evitar sermonear 

Estas sencillas pautas pueden ayudarnos a evitar sermonear a los niños y mejor la comunicación con ellos. Como padres tenemos la obligación de esforzarnos y aprender a escuchar a los niños debidamente y hablarles con el lenguaje adecuado.

Tener en cuenta la edad y madurez del niño usando un lenguaje adecuado a lo que puede entender.

Empatizar con él. Procurar entender qué le ha llevado a hacer o decir lo que ha dicho u hecho.

Hablar desde la calma. Ponernos a su nivel, mírale a los ojos al hablarle, no hacerlo por encima de él. Sin intimidar. Para ello debemos arrodillarnos, agacharnos o sentarnos.

Escuchar lo que tiene que contar.

Evitar el monólogo.

Respetar su turno de palabra, no interrumpir.

Confiar en sus posibilidades.

Permitir el error.

Entender los errores como oportunidades de cambio o mejora.

Preguntar sin interrogatorios intimidantes.

Realizar preguntas que les ayuden a llegar a una conclusión más adecuada.

No juzgar precipitadamente

Controlar nuestras emociones e impulsos.

Parar y pensar antes de reaccionar negativamente ante un conflicto.

Evitar amenazar, criticar o decir cosas hirientes.

Cambia los mensajes “tu” por los mensajes “yo”. Por ejemplo, intenta cambiar el “Tú has vuelto a mentirme” por “Me siento mal cuando me mientes”.

La educación y la crianza de nuestros hijos exigen grandes dosis amor y paciencia, pero también de límites y disciplina donde el diálogo nunca debe perderse ya que es clave para mantener una sana relación afectiva con ellos.


Este es un artículo escrito para Guía Infantil ligeramente modificado para los lectores de Mamá Psicóloga Infantil.


Designed by Freepik

Fuente: este post proviene de Mamá psicóloga Infantil, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Psicología desarrollo educación ...

Límites en los niños ¿Sí o No?

Una de las cosas que me encuentro en consulta muchas veces son situaciones donde los padres no saben cómo, cuándo y por qué decir no a sus hijos cuando no hacen determinadas conductas o no conseguimos lo que nos proponemos con ellos. Y es que muchas veces como padres nos inunda el sentimiento de culpabilidad y no sabemos si nos estamos pasando con una cosa o con otra o si estaré cortándole la libe ...

mellizos MI DIARIO... REFLEXIONES

¿Vestir igual a los gemelos o mellizos?

Me he fijado que con respecto a este tema en cuestión, existe mucha polémica (creo que cualquier tema gemelos/mellizos desata opiniones en cascada y todas diferentes) Esta el bando que defiende acérrimamente que sus hijos vayan vestidos iguales, duplicando así todas las prendas en su armario. Esta el otro bando (en el que me incluyo) de padres que defendemos sus identidades e individualidades ...

general actividades con niños cuentos ...

Princesas sí o princesas no

He leído en varias ocasiones que nuestras hijas no deberían creer en cuentos de princesas, porque las engañamos y crecen pensando que las mujeres conocerán a su príncipe azul y vivirán en un palacio de ensueño, felices para siempre. Que las guapas tienen todo lo que desean y las feas se quedan en casa fregando el suelo. Es cierto que la todas las películas de princesas realzan una parte de la muje ...

Crianza con apego maternidad Sin categoría ...

Ratoncito Pérez ¿sí o no?

¡Hola! para comenzar con este martes quería hablar de un tema, que como tantos otros, son motivo de debate. Hace tiempo que Vera muestra un gran interés por perder alguno de sus dientes y es que, espera al Ratoncito Pérez como agua de mayo. Y es precisamente de esto de lo que quería hablaros. Hace tiempo, cuando “la mayor” era mucho  más pequeña me planteaba este tema conmigo misma, qu ...

#stopniñofobia modales niños educación

Niños, ¿si o no?

Ya está bien, hombre. Ya está bien. No aguanto un día más sin opinar sobre este tema. Mucho se ha escrito sobre ello y si bien hace unos meses pensaba que no estaba mal que en algunos lugares se impidiera (no me gusta la palabra prohibir) la entrada de menores, hoy tengo otro concepto. Hoy sigo pensando lo mismo (afortunadamente frente a los hoteles/terrazas/bares niñofóbicos hay muchos más que n ...

salud andador tacatacá ...

Andador ¿sí o no?

El otro día, viendo cómo da sus primeros y torpes pasitos, el bebé de unos amigos, recordé un aparato con el que la mayoría de mis primos pequeños empezaron a caminar, el andador. Pues esta mañana, leyendo un poco lo que se comenta de esta supuesta ayuda al aprendizaje del bebé, me he topado con un montón de post en la Red en contra de los andadores. Argumentos abalados por la Asociación Americana ...

adolescentes escuela niños ...

Uniforme escolar ¿sí o no?

Al nombrar la palabra "uniforme" las reacciones que se dan al respecto son de muy diversa índole, por un lado, están los que consideran la medida en contra de las libertades individuales, que los niños no pueden desarrollar su personalidad, etc y por el otro, los que ven aspectos positivos de esta medida. Guste o no guste, lo idóneo para que haya un buen clima sin desigualdades entre ...

babies

Pendientes ¿sí o no?

¡Hola a todas!  Sí, habéis leído bien el título del post. Ya sé que suena un poco raro, pero hace tiempo que tenía este tema en borradores y hace relativamente poco recibí el mail de una lectora del blog en el que me pedía mi opinión sobre poner pendientes a las niñas. Resumiendo, ella me planteaba la duda de hasta qué punto podíamos los padres imponer algo como los pendientes a nuestras hijas; al ...

general actividades con niños cuentos ...

Princesas sí o princesas no

He leído en varias ocasiones que nuestras hijas no deberían creer en cuentos de princesas, porque las engañamos y crecen pensando que las mujeres conocerán a su príncipe azul y vivirán en un palacio de ensueño, felices para siempre. Que las guapas tienen todo lo que desean y las feas se quedan en casa fregando el suelo. Es cierto que la todas las películas de princesas realzan una parte de la muje ...

rabietas niños rebeldes bebés ...

Educar a los niños cuando se portan mal

El carácter de los niños es muy diverso, mientras que algunos son muy calmados, responsables y agradables, otros son un poco más rebeldes, respondones e incluso un poco maleducados. Sin embargo, independientemente de cómo sea el niño, la función de los padres es educarles, por lo que debemos evitar que nuestros hijos realicen determinados comportamientos. ¿Cómo podemos hacerlo? Alrededor de los do ...