Soy la responsable de mis errores. No hay excusas.


He vuelto a meter la pata, si. He vuelto a permitir que mi vaso se llenara y este fin de semana una gota que pusieron mis niños lo colmó (o más bien la gota la puse yo). Y la gota cayó con efecto "tsunami": grité y luego lloré de lo mal que me sentía.
He estado haciendo auto-reflexión o auto-evaluación, y he pensado en qué le diría a una mamá que le hubiese pasado lo mismo, y que no quiere educar con gritos, y que como yo, quiere educar con disciplina positiva a sus hijos ¿Qué consejo podría darle? Y en mi mente aparecieron muchísimas ideas y la principal fue la frase:"Eres humana, puedes equivocarte. Solo cuando cometemos errores tenemos la oportunidad de aprender algo nuevo. Reflexiona, piensa en tu parte de responsabilidad, aprende y sigue adelante".

educacion niños disciplina positiva


Así que eso me dije a mi misma y repase los pasos que podemos hacer cuando cometemos errores y te los voy a explicar de uno en uno, pero antes, voy a hacerte un resumen muy rápido de lo que pasó:

Estaba sola con los niños, día de limpieza "obligado" por la acumulación de las últimas semanas,  los niños empiezan a jugar en su habitación y sacan todos los playmoviles, de repente el mayor me dice que quiere ayudarme, le digo que si, que saque el polvo de su habitación, el me dice que quiere limpiar los cristales, de nuevo le digo que vale y le reparo un poco de agua y un trapo. Él se esmera y le pone empeño. Llega el pequeño y también quiere. Vale, tu también. Ponen el suelo del balcón mojado pero no mucho porque tuve la precaución de dejarles poca agua. Acabamos de limpiar los cristales y vuelven a su habitación. Al poco descubro que habían retirado la cama para limpiar por detrás, el suelo estaba lleno de juguetes y ya no había quien pasara para dentro. Les pido que coloquen su cama, por favor pero con poca paciencia ya, me rebaten, la pongo yo y me la vuelven a retirar delante de mis narices y .... ¡explosión! ¡¡Es que nadie en esta casa me escucha!! 







¿Alguna vez te ha pasado algo parecido?

Cómo te decía, en mi formación en disciplina positiva he aprendido los pasos para solucionar los errores y seguir adelante:



Lo primero, volver a la calma. 

Es el primer paso, el más importante y el que muchas veces nos saltamos. Esperar a que se pase el enfado, a sacar la emoción a fuera y, si nos hemos "caído", reponernos y ponernos en pie. A veces puede pasar un tiempo para ello, incluso un día, pero es necesario que pase para afrontar los pasos siguientes. 

Hay veces que no solo necesitamos esperar a calmarnos por un enfado... a veces necesitamos esperar para sacar la tristeza y la angustia que nos ha provocado el haber metido la pata. Necesitamos gestionar esa tristeza y reponernos. Así que, sea cual sea la emoción que estemos sintiendo después de un error, primero: Gestionarla para volver a estar en nuestro centro. 

Yo primero me sentí enfadada pero después pasé a la tristeza porque ellos en realidad querían ayudar, solo que no sabían cómo hacerlo y yo, no había sabido enseñarles y guiarles. 

Reconocer el error y aceptar tu parte de responsabilidad es el siguiente paso para afrontar un error.   

Esto puede parecer complicado, pero si primero hemos gestionado nuestras emociones y estamos en calma, será mucho más sencillo. 

Por un lado pedir perdón a la persona con la que nos hemos equivocado es muy importante. No pasa nada por reconocer delante de ella que hemos metido la pata. ¡Y con los niños tampoco! Aprenderán qué pueden hacer cuando ellos se equivoquen,  aprenderán que son dignos de que les pidan perdón cuando alguien se equivoque con ellos, aprenderán que equivocarse es de humanos y a no temer al error y también, aprenderán a perdonar. 

Pero por otra parte tenemos que asumir nuestra parte de responsabilidad en la situación. Esto puede ser un poco más complicado si no estamos acostumbrados, y además necesita que analicemos la situación mirando un poquito más atrás. El domingo grité, vale. Me equivoqué y lo asumo. Pero grité por una situación que se creó en casa y que yo ayudé a crear, tuve mi parte de responsabilidad. 

¿Qué hice yo para contribuir a crear esa situación?  

1. No cuidarme. Sí. La criptonita de las mamás es la falta de auto-cuidado. Llevaba más de un mes trabajando "un ratito más", preparando comida "más rápida", cenando "cualquier cosa", acostándome tarde, incumpliendo un reto que me propuse al empezar el año que implicaba un compromiso conmigo misma, eliminando muchos días mi rato de desconexión, no prestando atención a las señales de mi cuerpo y dándole solo un poco de atención en lugar de toda la que necesitaba, olvidando que el "No" también existe y queriendo complacer a los demás a costa de mis necesidades, no priorizando en temas de trabajo y queriendo llegar a todo, etc.

Al no cuidarme, enseguida dí paso sin darme cuenta al punto número 2. 

2. Olvidarme de ser firme y cumplir los límites con los niños. Al estar cansada, no me daba cuenta pero estaba siendo menos firme y las rutinas, destartaladas por las navidades, no habían logrado volver a sus horas. Para mi los horarios son límites muy importantes a seguir, ya que si no todo lo demás va cayendo como fichas de dominó.

Al permitir que los niños vieran "5 minutos más de tele" eso se convertía muchos días en terminar acostando a los niños casi una hora más tarde, lo que me quitaba a mi tiempo para cenar y trabajar tranquilamente, lo que implicaba que me acostara más tarde, que por las mañanas todos tuviésemos más sueño, que dejara dormir más a los niños por pena de que se habían acostado más tarde, que tardarán más en vestirse, que llegásemos tarde al colegio, que escucháramos todo el camino el "estoy cansado", y claro, caer en el desgaste del "venga vamos", "que es tarde", "vístete", etc, etc, etc.  ¿Te suena? Y por las tardes más de lo mismo, poca organización, permisividad para no ir a la ducha a la hora que tocaba, y... ¡vuelta a empezar! Esto enseguida llevó al punto 3. 

3. Dejar de ser amable, no pararme a enseñar a los niños cómo hacer algunas cosas y no recordar muchos puntos para conseguir la colaboración de los niños, y provocando así, luchas de poder, demanda excesiva de atención y oposición a muchas de las cosas que les pedía. Muchos momentos de conflicto que se iban acumulando y vaciando mi paciencia. 

Y analizando la situación del domingo de una manera más concreta, contribuí a esa situación (por estar cansada y no pensar con claridad):

Al no dedicar tiempo a enseñarles.
Al no ser firme y recordarles que si dejaban de jugar tenían que recoger los juguetes.
Al no ofrecer opciones en cuanto a qué querían limpiar y luego al ceder cuando dijeron los cristales y no me parecía del todo una buena idea. 
Al no validar sus sentimientos cuando querían ayudar a limpiar todo lo que había detrás de la cama.
Al no centrarme en buscar una solución ante el desastre montado en la habitación.

El tercer paso es reconciliarse.

Pedir perdón, decir "lo siento". Si los dos primeros pasos nos los saltamos no sonará un perdón sincero, y los niños reconocen muy bien la sinceridad. Así que es mejor no tener prisas para pedir perdón. Si estamos tristes por haber metido la pata, ese perdón será más una necesidad nuestra para sentirnos aliviados que un reconocimiento real de habernos equivocado. Si seguimos enfadados, será un perdón forzado. Sea como sea, el niño se dará cuenta. 

Encontrar una solución, es el último paso. 

Depende de lo que haya pasado la solución será una u otra. Si hemos roto algo la solución puede ser arreglarlo. Con según que sosas la solución será comprometerse a no volverlo a hacer. 

¿Cual puede ser la solución cuando explotamos y gritamos? 

Para mi la mejor solución es comprometerme a prevenirlo no olvidando todos los aspectos que me han llevado a explotar así (acostarme tarde, no dedicarme tiempo, no decir que no, no priorizar, querer llegar a todo, etc) y después, trabajar en no volver a contribuir en la creación de situaciones parecidas en momentos concretos como el del domingo (enseñarles, ser firme y amable a la vez, ofrecer opciones limitadas, validar emociones...)

Pero la prevención es lo más importante, porque si estamos bien, aunque se cree un poco de caos en casa, lo sabremos reconducir rápidamente. Personalmente, a mi es lo que más me funciona, porque si no estoy bien, las situaciones de caos se multiplican (por la mañana, a la hora de dormir, cuando jugamos, ¡a todas horas!) y no podré afrontarlas con disciplina positiva. 

Ahora que he asumido mi parte de responsabilidad ya no estoy en la posición de víctima.  

Si , porque después del mal momento, cuando me sentía triste, vinieron a mi cabeza todas las cosas que "conspiraban" contra mi (modo ironía): 

Que si aplicar disciplina positiva una sola es más difícil porque los niños reciben dos mensajes distintos, que si paso mucho tiempo sola con los niños, que si llevo muchas responsabilidades, y bla, bla, bla.... Que sí, que son cosas reales, que están ahí, que complican las cosas, pues sí, y me fastidian también; pero no son excusa para no responsabilizarme de mi parte. En todo hay dos partes y una es la mía.

Y en tu caso, tú también tendrás tu parte. No podrás hacer que las demás personas hagan las cosas como tú quieres, pero tú si puedes hacer tus cosas como tú quieres. Trabaja con tu parte y lo demás vendrá solo. 

No te quedes lamentándote por las piedras que te encuentres en el camino, quédate con lo tu capacidad para saltarlas. 

¿Quieres recibir todas las entradas en tu email? Todas las semanas mando una newsletter por correo para que puedas leer los artículos cuando quieras y guardarlos para repasarlos tantas veces cómo quieras.  





Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te presento: El Pack Maternity

Si me sigues en el blog, habrás visto que desde hace mucho tiempo puedo escribir personalmente. Debo confesar que tengo mucho trabajo últimamente y que priorizo el tiempo con la familia y el trabajo a ...

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

Recomendamos

Relacionado

#alma #amor #eleccion #elecciones ...

Soy responsable

Hoy soy responsable: Antes que nada de mis decisiones, las tome o no, al final del día son decisiones, formas de reaccionar a mi entorno, lo asumo, yo escogí, yo decido vivir con las consecuencias buenas o malas. De educar a mis hijos, darles valores, alimentarlos, vestirlos, darles un techo, no soy responsable de lo que lo hagan o decidan, todos tenemos la libertad de Ser, así que esa se las dejo ...

No soy amiga de mis hijos

Nunca lo he sido, ni lo quiero ser. Tampoco soy amiga de mis padres, no gracias. Tengo mis propios amigos que son gente más o menos de mi generación con los que comparto muchas cosas en común además de aficiones y momentos felices. Tampoco aspiro a ser amiga de mis hijos en un futuro (como cuando sean más grandes) ni a que me cuenten toda su vida y milagros. No, no quiero eso. Quiero que mis hijos ...

Cosas de mamá Reflexiones guerra de siria ...

No hay oportunismo en el dolor

Mientras la noche del jueves mi mente se retorcía de dolor, incapaz de borrar la dolorosa imagen del pequeño en la playa, sólo deseaba venir a soltaros, así, de golpe, todos mis pensamientos… Por suerte, ninguno de mis dos peques me permitió escapar de su lado. Cuando el sufrimiento ajeno se nos incrusta tan adentro, como ha pasado estos días, es preferible dejar que se asiente en nuestra ca ...

general

Yo Soy Fan de Peppa Pig

Los que tenemos hijos entre los 2 y 5 años ya soñamos a la dichosa Peppa Pig. He escuchado y leído muchas opiniones encontradas acerca de la caricatura. Que si es grosera con sus padres, que si trata a su hermano mal, etc. La verdad es que ya de tanto verla con mi hija me he hecho fan. Reconozco que yo soy la que se emociona cada que encuentra un juguete nuevo de Peppa por lo que mi marido dice qu ...

bebés bebé educación ...

No hay niños malos

Esta entrada se la quiero dedicar a aquellas madres y padres que luchan a diario, para que sus hijos, los llamados problemáticos, no les falte cariño y atención.Yo era de esas personas que, cuando veía al típico niño movido e impaciente, pensaba que era debido a falta de atención de los padres hacia el niño, mala educación, u otros motivos asociados básicamente a las malas prácticas de los padres. ...

Baby : Cosas de niños Cosas de mamá Reflexiones ...

Por qué mis peques van a la “guarde”

La próxima semana, el pequeño de la casa se estrena “en el cole”, y estoy segura de que ese día, cuando los dos lloremos como magdalenas (estoy segura de que así será), me arrepentiré de lo que a continuación escribo, aunque enseguida volveré a estar de acuerdo conmigo misma. Vale, corrijo: escuela infantil. Oficialmente se llama así y, además, guardería tiene muchas connotaciones neg ...

general crianza embarazo ...

No soy una mamá perfecta

Tengo que confesarlo: no soy una madre perfecta. Es más, no pretendo serlo. Soy una mamá que intenta hacerlo bien. A mi manera. Ni mejor ni peor que el resto de las madres del mundo mundial. Mi segundo hijo me ha hecho recapacitar mucho sobre este tema. Cuando tuve al primero parecía que quería demostrar que podía hacerlo todo sola, que lo hacía todo fenomenal; odiaba los consejos con los que tod ...

Diferencias y semejanzas

Soy de las que opina que no hay una verdad absoluta, y que en el tema de la maternidad hay tantas formas de criar y educar como madres e hijos hay. Yo me he leído varios libros con formas de ver la crianza de los hijos muy diferentes, de Carlos González me he leído: Bésame mucho Un regalo para toda la vida Mi niño no me comeReconozco que los tres libros los he leído en distintos momentos en los q ...

educación estimulación infantil crianza ...

Hacia una mejor crianza

Fuente: www.etapainfantil.com La crianza de un niño tiene una enorme repercusión en su desarrollo emocional, social y físico. Por lo general se tiende a criar como uno ha sido criado o justo todo lo contrario, al menos que seamos conscientes de qué estamos haciendo y por qué lo hacemos. Diana Baumrind, psicóloga clínica y evolutiva estadounidense, estudió los efectos de diferentes tipos de crianza ...

Libros Libros infantiles Boolino ...

No me gusta como soy

“No me gusta como soy“, éste es el título del libro que hoy destacamos. Un libro perfecto para abordar no sólo los complejos infantiles, de los que hablamos en un post dedicado a ellos en este mismo blog, sino también para hablar de lo que nos hace únicos, diferentes y especiales. Sobre “No me gusta como soy” “No me gusta como soy” escrito por Alma Brami, ilustr ...