comunidades

No soy amiga de mis hijos

Nunca lo he sido, ni lo quiero ser. Tampoco soy amiga de mis padres, no gracias. Tengo mis propios amigos que son gente más o menos de mi generación con los que comparto muchas cosas en común además de aficiones y momentos felices. Tampoco aspiro a ser amiga de mis hijos en un futuro (como cuando sean más grandes) ni a que me cuenten toda su vida y milagros. No, no quiero eso.

No soy amiga de mis hijos


Quiero que mis hijos confíen en mí y compartan conmigo sus alegrías y sus penas, sus miedos y preocupaciones que me pidan consejos en los temas en los que creen que los puedo ayudar, claro que sí. Pero, también quiero que sepan que existe una autoridad a la que deben respetar y adherirse; hoy somos su papá y yo en casa y  sus profesores en el colegio, más adelante serán sus jefes en el trabajo, las leyes y normas del estado…

Y ¿por qué? ¿por qué no quiero ser amiga de mis hijos? Quizá pensarán que estoy (más) loca que lo acostumbrado, pero no. No lo estoy. Siempre he pensado así porque siempre he creído en esta frase que leí hace mucho tiempo atrás: “los niños cuyos padres son sus amigos, se quedan huérfanos”. Los niños (los adultos también) necesitamos amigos, claro que sí, pero por sobre todo necesitamos tener madres y padres. Madres y padres que brinden estructura y arraigo a nuestra vida, madres y padres que nos orienten y guíen.

La figura de los padres es (debe ser) una de orientación y autoridad (no autoritarismo). Somos los padres quienes, con límites positivos, orden y respeto otorgamos a los niños la estructura, solidez y continuidad que necesitan para desarrollarse con seguridad y confianza en el mundo. Somos nosotros quienes debemos orientarlos, corregirlos y educarlos. Pero, si nosotras – sus madres – le ofrecemos a nuestros hijos ser sus amigas (con la esperanza que nos confíen todo) ¿Dónde queda la tan necesaria figura de madre? ¿Y si lo mismo hace el padre?

Nuestros hijos pueden tener miles de amigos: en el colegio, el barrio, los deportes, la vida, etc. pero sólo tendrán una madre (y padre). Por supuesto, que la relación entre los padres y los hijos debe ser cercana, abierta, afectuosa, flexible, sincera y comunicativa (“soy tu mamá, puedes contar conmigo, yo te puedo ayudar…) Con un amigo, las cosas son diferentes pues un amigo es un igual. A un amigo puedes remplazarlo o incluso apartarlo. Si nos convertimos en amigos de nuestros hijos los estamos dejando sin el referente de autoridad que necesitan para crecer de forma sana.

Ahora, no vayan a creer que yo creo que las relaciones entre padres e hijos deben ser estrictas y autoritarias. Para nada. Creo firmemente que las relaciones entre padres e hijos deben ser cercanas, flexibles, comunicativas y afectuosas. Creo también que deben estar basadas en la confianza y el respeto mutuo.

No soy amiga de mis hijos


Pero esto no significa que debamos ser sus amigos a toda costa pues, al intentar serlo corremos el peligro de confundir los roles: un amigo es el “compinche”, el cómplice, el igual; mientras que el padre es el orientador, que establece límites, corrige, educa y por supuesto, alaba cuando es necesario. Si somos sus amigos ¿Cómo los vamos a corregir cuándo la circunstancia lo amerita? ¿Reconocerán la autoridad que los años y la experiencia nos dan cuando les hacemos recomendaciones o les damos consejos?

Es por eso, que creo firmemente que hago bien en no ser amiga de mis hijos. Mis hijos no necesitan más amigos de los que ya tienen o pueden conseguir… ellos necesitan una mamá y esa soy yo.

Fuente: este post proviene de Blog de NeuroMamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Por Mariela Arnst* El confinamiento llegó a su fin, no así la pandemia. Las palabras de Alejandro Magno cobran protagonismo y están más vigentes que nunca: “De la conducta de cada uno depende el desti ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

maternidad criando con amor Reflexiones ...

No, no me gustan estas frases que he leído mucho por la red y que son el lema de muchos padres de familia desde hace muchas generaciones: -Yo no soy amiga de mis hijos. -A mi no me interesa ser la amiga de mis hijos, soy su madre. Siempre con la creencia, bien fundamentada, de que nuestro deber como padres es el de ser guías, ser educadores, criar y hacer personas de bien. Hasta aquí, concuerdo ...

Hijos autoridad Crianza ...

Cada vez que veo las noticias, que son muy pocas veces, o leo alguna que se me cruza en internet, o cuando por accidente escucho que alguien comenta alguna, tiene que ser una mala noticia. Y preciso de algo que afecta a los niños, a nuestros niños, a tus hijos y a mis hijas. Por eso hoy vengo a pedirte «Defiende a tus hijos». En Colombia hace pocos días celebramos el día del niño, y con ...

Psicologa Padres y Madres

  Es normal, ¿estar harto de mis hijos e hijas? Sí. Entre los padres se habla pero quizás no con toda la sinceridad que deberíamos. Está mal visto, reconocer que hay muchos días que ¡Estoy harto de mis hijas o hijos! Nos hacemos varias preguntas, ¿es normal que esté harto de mis hijos?, ¿sería bueno que compartiera esta sensación?, ¿me tengo que sentir culpable?. Estas son las respuestas ante nues ...

general crianza educacion ...

Si algo te descubre la maternidad es que los hijos son capaces de llevarte al límite y hacerte perder la paciencia con una facilidad sorprendente. Y ambas situaciones pueden hacerte reaccionar de maneras que luego te arrepientes porque, en caliente, somos menos racionales de lo que nos gustaría. No hay una fórmula mágica, ¡ojalá!. Pero en estos años de crianza, tanto la experiencia personal, como ...

cuando olía a vainilla deberes elva martínez ...

¿Qué nos está pasando a los padres? No sé a ustedes pero, a mí a veces me da por pensar que me falta algún gen maternal o, tal vez sea un chip atrofiado que me impide convertirme en una madre como la mayoría que me rodea. Sin embargo, acto seguido esa idea me desaparece del cerebro y vuelvo a estar segura de ir en el camino correcto. ¿De qué hablo? De la sobreprotección que veo en muchos padres, e ...

Esposa experiencia OPINIÓN ...

Twittear cuando te conviertes en mama tus prioridades e intereses dan un giro de 180 , toda tu vida en general no vuelve a ser la misma. Mas sin embargo ser mama NO es sinónimo de perder tu vida, ni tampoco de perderte como mujer . Hablar solo de una faceta de nosotras como mujeres es ignorar o restarle importancia a otras partes importantes que nos hacen ser mujer. Internet esta lleno de blogs d ...

General amor chloe ...

Yo soy una madre normal. Con mis virtudes y mis defectos pero de lo más normal. No pretendo ser una madre heroína que muestre a todo el mundo lo mucho que se sacrifica por sus hijos y lo buena que es. Tampoco pretendo ser esa mujer protectora y supermadre que es capaz de defender a capa y espada todas las acciones que hacen sus hijos, estén bien o estén mal, sean justas o injustas y que es capaz d ...

general adolescencia. adolescentes ...

La adolescencia es un periodo vital maravilloso pero no exento de problemas, es más, para muchos padres e hijos esta etapa resulta especialmente complicada por distintos motivos, disputas por los horarios, las notas, la forma de vestir o de peinar, … En definitiva, todo se resume en una mala relación entre padres e hijos que debemos intentar mejorar. En este artículo te propongo 4 claves par ...

general mamás papás

Hola a todos!! Es increíble como podemos pasarnos días y días sin escribir, sin sacar ni 5 minutos para ello y de repente te surge el gusanillo en un ratito... Eso es lo que ha pasado en ésta ocasión.. y el motivo no es otro que el ver la "despreocupación" de algunos padres por sus hijos, el querer "quitárselos" de encima apuntándolos a infinitas extraescolares, recurriendo a a ...

familia

Nuestros hijos como ya he mencionado varias veces en otros artículos son el mayor tesoro que tenemos en la vida. Para nosotras las madres es muy fácil amarlos desde que se están formando en nuestro vientre y después de nacer tratamos de darles siempre lo mejor y siempre pensamos que no han crecido, aún después de ser adultos. Pero sinceramente educarlos y guiarlos por el buen camino es una de las ...