Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 1 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

aDOSlescencia: El bucle de las rabietas

rabietas


Maramoto fue precoz con las rabietas. Con un año recién cumplido tuvo la primera. La primera grande, quiero decir. En los últimos meses, sobrepasados los dos años, atravesamos una racha de aquí te espero, con rabietas que se multiplican a cada minuto y por cualquier motivo. Todo ello aderezado, además, con la intensidad y la urgencia que sólo tienen las emociones puras de los niños. Sabemos que las rabietas son normales, que hay que acompañaras, que nuestra pequeña saltamontes está afianzando su personalidad y que, como diría la psicóloga Laura Perales, a la que tenemos el gusto de escuchar una vez al mes en un grupo de crianza, las rabietas son “indicativas de un niño sano” que no reprime sus sentimientos. Todo eso lo sabemos.

También sabemos que somos nosotros los que tenemos que aprender a gestionar esas rabietas, a no acabar también enrabietados, a aceptar esa explosición emocional. La teoría nos la sabemos toda. El problema llega cuando entramos en lo que yo he bautizado como el bucle, que viene a ser una rabieta que sucede a otra, que luego es sucedida por otra posterior y luego por otra que más tarde da el testigo a una nueva rabieta. Y así sucesivamente, sin solución de continuidad, en un bucle que parece no tener fin y que acaba con todo rastro de paciencia que nos pueda quedar a estas alturas de la vida, tras dos años durmiendo mal (o muy mal, según el día).  Que también por las noches tenemos rabietas, no os vayáis a creer. Abierto 24 horas, que titularía David Trueba. Llevamos cuatro noches seguidas con rabietas de madrugada. Entre 20 y 30 minutos de gritos y lloros. Sin motivo aparente para nosotros, que no para Maramoto, que sufre sin saber explicarnos qué le pasa. Veinte minutos en el sofá y dos vasos de leche de avena más tarde, cae rendida. También sin motivo aparente.

No sé si es que me ha pillado con el pie cambiado la aDOSlescencia de la que habla Bei de Tigriteando. O quizás es que llevamos ya demasiado agotamiento a cuestas. No lo sé, pero la verdad es que se me está haciendo cuesta arriba este mes en el que, además, se me acumula el trabajo por todos los frentes. Una combinación explosiva que me tiene con dolor de cabeza permanente y un cansancio que me hace ir arrastrado por las esquinas. En eso, como en tantas otras cosas, me gustaría ser como la mamá jefa, que es mucho más resistente a la falta de sueño. Yo siempre he necesitado mis horas para ser persona. 6 o 7 cuando todavía éramos reyes. Hoy me conformaría con 5 de calidad. No alcanzarlas me va minando el ánimo y el humor. Supongo que es inevitable.

A veces, superado por el cansancio y las rabietas incesantes, tengo la sensación de que se me está escapando entre las manos el tiempo y no estoy disfrutando como se merece esta etapa maravillosa en la que Maramoto ha empezado a hablar por los codos; estos meses en los que ha crecido repentinamente, en todos los sentidos, y está intentando asentar una personalidad tan grande que está poniendo a prueba las costuras de su todavía pequeño cuerpo; estos días en los que en cuestión de segundos pasa de desprender la calidez y la dulzura de un osito de peluche a convertirse en un monstruito consumido por la ira más irracional; días en los que me gustaría estar más entero para entenderla y acompañarla porque sé que para ella debe estar siendo un tsunami tanto cambio (el nuevo piso, el inicio de la escuela infantil…); para decirle que estoy a su lado, para no decepcionarla con reacciones que se me van de las manos, para no verme absorbido por una vorágine que sólo me pide salir corriendo de casa y no mirar hacia atrás, para demostrarle que aún atrapados en el bucle, su mamá y su papá ya no se imaginan ni conciben una vida sin ella, sin esa sonrisa y esa boca de trapo que entre rabieta y rabieta nos hacen reencontrarnos con nosotros mismos.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

A Debate adoslescencia rabietas

10 consejos para afrontar las rabietas (y hacerlo mejor que yo)

Como he contado muchas veces, Mara tuvo su primera gran rabieta con un año recién cumplido. Desde entonces la frecuencia y la intensidad de las rabietas han ido in crescendo progresivamente hasta llegar al punto en el que nos encontramos en la actualidad, en el que hay días que son una rabieta en sí solos.  Llegados a este extremo podemos decir que tenemos un posgrado en afrontamiento de rabietas ...

general andanzas bebés de alta demanda ...

Entre gritos y rabietas de una bebé

Como escribí en la carta de cumpleaños que le dediqué a nuestra pequeña saltamontes, “no ha sido un año fácil”. El primer año de vida de un bebé siempre es complicado para unos padres (sean estos primerizos o no), pero la cosa se dificulta un poco más cuando ese bebé cumple todas y cada una de las características que definen a un BAD (Bebé de Alta Demanda). Esas características inicial ...

general educación y crianza gestionar rabietas ...

Las rabietas: ¿Cómo gestionarlas?

Las rabietas son protestas, escenas explosivas de rabia, ira o disgusto, son una manifestación del pensamiento, una forma de expresar la frustración y el enfado. A partir de los dos años el niño empieza a diferenciarse del adulto, ya no lo necesita la mayor parte del tiempo, pero aún no es lo suficientemente autónomo para poder gestionar solo sus sentimientos y emociones. Este proceso de separació ...

crianza maternidad rabietas

El papel de las rabietas en el desarrollo

Cuando nuestr@s peques llegan a la edad de entre 18 y 24 meses aproximadamente, empiezan lo que llamamos las rabietas, un momento complicado para los padres, pues es difícil saber cómo actuar en momentos así. A mí me ha ayudado mucho un libro de la Psicóloga infantil Rosa Jové, "Ni rabietas ni conflictos", libro maravilloso que hace que comprendas mejor su comportamiento, y que no te pre ...

crianza respetuosa

Rabietas infantiles

Tendemos, por lo general, a menospreciar o minusvalorar las rabietas de los niños o incluso (aún peor) llegamos a negarlas o rechazarlas: un niño bueno no tiene rabieta, no es para tanto, deja de llorar... son frases típicas que se escuchan por ahí. Muchas veces culpabilizamos o juzgamos a los padres del comportamiento del niño, pocas veces nos ponemos en su lugar, es difícil saber reaccionar ante ...

general educación salud-enfermedad ...

Cómo gestionar las Rabietas

Las rabietas de los niños parece que tocan al adulto más allá de un simple fastidio. Todos hemos sido pequeños y hemos tenido nuestras rabietas.  ¿A qué se debían? Pues parece que nuestro pasado se actualiza cuando estamos ante ese niño o niña que grita, llora, pierde el control. “Los niños son auténticos y espontáneos por tanto sienten sus emociones intensamente. Cuando las expresan es para ...

general cuidado del bebé

RABIETAS: EL ENEMIGO DE LOS 3 AÑOS

Es muy fácil dar consejos a los demás cuando las cosas te pillan de oídas, pero hasta que no lo vives en primera persona, no puedes llegar a saber hasta qué punto puede llegar a desquiciar a un adulto el que su hijo esté pasando por una época de rabietas. Esto es lo que ha pasado con mi hija mediana que hace poco cumplió 3 años. Primero, he de decir que mi hija mayor nunca había tenido una rabieta ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

crianza respetuosa niños felices rabietas infantiles

Las rabietas infantiles y el control de las emociones

Mucho se ha dicho sobre las rabietas infantiles, de lo normal que son y cómo deberíamos actuar los padres. Yo solo quiero compartir una de mis experiencias y mi propio punto de vista. Cada familia es diferente y cada persona (mamá o papá) tiene una manera distinta de abordar este tipo de situaciones. No quiero imponer mi forma de pensar, ni mucho menos juzgar a otras madres, porque estoy 100% se ...

cómo actuar frente a las rabietas infantiles rabietas infantiles pataletas ...

Cómo gestionar las rabietas infantiles

Consejos para tener una actitud de autoridad ante las rabietas de tus hijos evitando perder la calma y gestionando la situación con inteligencia emocional. Cómo actuar ante las rabietas Las rabietas de los niños, a veces, desbordan a los padres. Sin duda, la paciencia también se agota ya que además, el cansancio de la conciliación es un factor que influye en el propio ánimo. Para gestionar las rab ...