comunidades

El niño que se me hizo grande

Hay un motivo por el que la maternidad no se me ha hecho cuesta arriba: ya sabía lo que era criar un bebé.
Es lo que tiene sacarle nada menos que 15 años de edad a tu único hermano. Es lo que tiene que durante 15 años lo que más desearas en la vida fuera un hermano pequeño. Es lo que tiene participar activamente del embarazo de tu madre y casi arrebatarle la crianza de su bebé.
Sí, la llegada de mi hermano al mundo fue un revulsivo en mi adolescencia y un punto de inflexión en mi vida. Recuerdo comprarle el test de embarazo a mi madre, esperar ambas el resultado con impaciencia, alegrarnos al ver el positivo y vivir esa etapa con una ilusión sin parangón.
Ilusión... Y miedo. Ese positivo vino tras un embarazo frustrado que culminó por entonces a los 6 meses de gestación, en el que mi madre tuvo que guardar reposo absoluto desde el comienzo y en el que, finalmente, tuvo que parir a su bebé muerto en el útero. Muy duro. Viví la peor de las realidades junto a mi madre y de alguna manera eso me preparó para mi maternidad.
El miedo duró poco, el tiempo de decirle a mi madre que dejara de pensar que este embarazo podía acabar igual y que ella tenía que ser la primera en convecerse de que todo iba a salir bien. Y así disfrutamos del embarazo, de cada ecografía, viendo su barriga crecer semana a semana.
Estuve a punto de asistir al parto. Mi madre cumplía el 10 de noviembre y esa noche, antes de acostarme, dejé la ropa preparada por si tocaba salir corriendo esa noche. Y así fue. A las 4 de la mañana mi madre vino a despertarme, era el momento. Un taxi nos esperaba en la puerta para ir a la clínica y parecía que iba a parir allí mismo. Fue todo muy rápido, nada más llegar la llevaron a la habitación, vino la matrona, le hizo un tacto y al momento rompió aguas. Me impresioné bastante y en ese momento dudé y mis dudas hicieron al equipo médico declinar mi deseo de entrar a paritorio.
Se llevaron a mi madre y en poco menos de 45 minutos me trajeron a un precioso bebé de casi 4 kg que pusieron sobre mis brazos. Sí, en una época de deshumanización del parto, donde hacían episiotomías sin preguntar y donde lo último era el contacto prematuro de la madre con el bebé, la primera en coger en brazos a esa criatura fui yo. Era lo mejor que me había pasado en la vida.
Ahora me doy cuenta que, sin querer, ahí empecé a criar con apego. Sin querer, sin pensarlo, solo porque me salía y lo sentía así, crié a mi hermano con apego. No había límites ni miedos, cogía a mi hermano en brazos a placer y sin impedimentos. Aún recuerdo cuando yo llegaba del instituto, me sentaba a comer corriendo para que me diera tiempo a darle el biberón, y al acabar me acostaba en el sofá, lo ponía sobre mi y los dos nos dormíamos.
Yo tenía 15 años y era una hermana orgullosa de un bebé preciosa al que daba biberones, cambiaba pañales, bañaba, y sacaba a pasear. A nadie le extrañaba verme en el parque con mi pandilla de amigos y mi hermano en el cochecito. Era feliz haciéndome cargo de él en todo lo que podía.
Quien me ha conocido a lo largo de estos años sabe cuán importante ha sido mi hermano. Mis primeros meses en Huelva fueron muy duros, de mucha soledad -no por falta de amistades, sino por mi culpa, pero eso es harina de otro costal-, y salir con mi hermano me ayudó a no encerrarme en casa.
Siempre lo llevaba conmigo, si quedaba a tomar café con las amigas, si íbamos a dar un paseo, a la playa, si me iba  a hacer la compra, donde fuera. Siempre con el enano de la mano. Íbamos al circo, al cine, a cualquier actividad infantil que surgiera. Era la que lo llevaba al pediatra y hasta tomaba decisiones sobre él, era la que escogió el colegio al que debía asistir.
Sin duda, los momentos que más recuerdo con él es, precisamente, la Semana Santa. Desde que era un peque de poco más de dos años le apasionó, los tambores, las imágenes, todo. Lo que fue salir a conocer la cultura y tradiciones de una nueva cuidad se convirtió en una afición que aumentaba cada año que pasaba.
Así que todos los años era yo la que salía de casa por la tarde temprano, con la mochila cargada de botellitas de agua, bocadillos y snacks para pasar toda la jornada viendo procesiones. Tenía que llevarlo a ver salidas y recogidas, así que salíamos a las 4 de la tarde y no volvíamos hasta mínimo las 2 de la madrugada. Esto con un crío de 4 años, y así hasta los 8. Nos obligaba a ponerle un conjunto de pantalones cortos, chaleco y corbata porque tenía que ir elegante, recuerdo tener que lavarle el conjunto a diario porque no admitía otra cosa.
Pero lo que más recuerdo son las largas horas con el niño en brazos. En brazos o en los hombros, lo más alto posible para poder ver entre tanta muchedumbre. No miento si os digo que, cuando descubrí los portabebés ergonómicos, lo primero que pensé fue "¡joder, qué bien me hubiera venido esto para llevar a mi hermano en Semana Santa!". No exagero.
A partir de los 8 años más o menos ya no era tan intenso porque yo ya me había independizado y mi entonces novio, ahora señormarido, trabajaba en la televisión local y le tocaba echar la jornada completa grabando las procesiones, así que yo lo acompañaba. Era mi madre la que le acompañaba, aunque ella no tuvo tanta paciencia y aguante como yo. Y a medida que fue creciendo y echándose amigos, pues ya se sabe, fue yendo a su bola.
En todos estos años ha dado mucho la tabarra con la Semana Santa. Le encantaban los tambores -no las cornetas- y quería salir de penitente en una cofradía. Yo no tenía muchas ganas de tener que andar tras él horas y horas, así que le dije que si quería ser penitente tenía que hacerlo con todas las consecuencias, es decir, no salirse de la procesión cuando estuviera cansado e irse, sino aguantar de principio a fin. Era una responsabilidad y, con 12 años, ya tenía edad para tomar esa decisión y asumir sus consecuencias. Lo dejó ahí pero año tras años ha dado la chapa con lo mismo.
Hasta este año. Hace unos meses consiguió lo que llevaba años anhelando: entrar en una banda de cornetas y tambores. Y no en cualquiera, sino en una de las mejores. Lleva meses aprendiendo a tocar el bombo y participando en las actuaciones de la banda, lucendo uniforme de gala con orgullo.
Pero ayer era un día grande. Después de tantos años tocando un tambor de juguete tras la banda, por fin se estrenaba tocando con su banda en Semana Santa. Y yo, que me hago la dura, tengo que reconocerlo: me sentí muy orgullosa. No podía ser menos.
 photo adrian-banda_zps7843e4d8.jpg


Yo, que me confieso atea pero que irremediablemente no puedo evitar que me guste la Semana Santa que vivimos aquí -no con fervor, pero sí con interés y cierta emoción-, que tantas procesiones he cargado a mi hermano a mis espaldas, me sentí muy orgullosa no solo de ver a mi hermano parte de ella, sino de ver que por fin estaba disfrutando como quería algo que sentía desde muy, muy pequeño.
Y no pude evitar que se me vinieran de golpe todos esos recuerdos de aquel pequeñín que me hacía patearme calles, que aguantaba como un campeón horas y horas en la calle, que casi no sabía hablar pero se conocía todos los pasos, palios, cofradías y bandas. Aquel pequeñín que, de alguna manera, me preparó para ser la madre que soy hoy. Aquel pequeñín que, estando embarazada de mi primer hijo, me hizo dudar si querría a mi hijo tanto como lo quería a él.
El tiempo ha pasado volando, ahora tiene 20 años y vuela solo. Y verlo ayer me hizo darme cuenta de que, antes de lo que creo, me veré en una situación similar, solo que en lugar de ser mi hermano el que se ha convertido un hombre que cumple sus ilusiones, será alguno de mis hijos.
Ojalá sea así, pero por favor. que no pase tan rápido.
PD: prometo buscar alguna foto antigua e ilustrar el post como se merece.
Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general alimentación humor ...

Mi niño no me come

A veces tengo la sensación de que esos niños "que comen de todo divinamente" son como esos adultos (adultas en su mayoría) que pueden comer lo que quieran y no engordar nada, o sea, seres mitológicos salidos de la imaginación de vaya usted a saber quien. Vamos, que no me creo que existan enanos mayores de tres años que coman todo lo que se les pone en el plato, sin rechistar y con una so ...

general infancia mi niño ...

El niño que un día fue mi lentejita

Este blog comenzó con el embarazo de mi hijo, que fue mi prioridad y mi mi monotema hasta que nació mi chiquitina, y el pobre ha perdido todo el protagonismo. Será que se hace mayor y sus logros y avances ya no destacan o no hacen tanta gracia como cuando era un bebé, o que parece que ya no interesa tanto lo que progrese. Como si ya no fuera tan merecedor de ser contado. Pues para mi lo sigue sie ...

Reflexiones experiencia familia ...

Se me escapa el tiempo

Tengo la sensación de que se me escapa el tiempo. Me levanto, lucho durante todo el día para que salga lo que tengo pendiente y de repente, estoy acostando al niño y yo bostezando porque no puedo más. Es una sensación que llevo ya tiempo sintiéndola y que me hace sentir un poco perdida. ¿Dónde está mi tiempo? ¿Dónde están los minutos para mi?  SE ME ESCAPA EL TIEMPO Pues sí, desde que soy madre no ...

bebés experiencias

Me ha salido melómano el niño

Frikito tiene dos años y nueve meses, y habla poco. Bueno, voy a decir la verdad: no se calla ni debajo del agua, así lo amordaces, pero digamos que no tiene un repertorio demasiado amplio aún. Lo va incrementando día a día, últimamente a un ritmo vertiginoso, pero lo que es una conversación fluida entre él y yo de intercambiar más de tres frases… pues como que de momento no ha habido. A ve ...

general niños pou una causa ...

El niño que estudia a la luz de un McDonald´s

Cuando surgen este tipo de noticias, desde Sofico & Mum, nos gusta darle repercusión en la Red para poner nuestro granito de arena que aunque sea pequeño, también suma. En este caso se trata de un niño de 9 años filipino llamado Daniel Cabrera. Daniel estudia primaria, como muchos de nuestros hijos, su problema es que su casa quedó destruida después de un incendio, su padre murió en la carcel y él ...

6-9 años Escuela de padres estudiando ...

Hoy voy a dejar que suspenda

Como madre de dos niños aún pequeños (5 y 8 años) me encuentro diariamente con las mismas dificultades que tú. Día tras días me enfrento a los diferentes retos que la maternidad me plantea: un niño de 5 años que come mal, esas rabietas variadas  que aparecen sin previo aviso o las negativas a ponerse a estudiar de un niño de 8 años. Precisamente de este último punto es el que quiero tratar en este ...

general alimentación malcomedor ...

¿Y ahora qué hago? (Mi niño no me come. Parte II)

Hace unas semanas escribí un post - con gran éxito de crítica y público - en el que os contaba las técnicas de negociación directamente aprendidas de la KGB con las que mis padres trataban de hacerme comer verdura, más concretamente espinacas. Como hoy en día, el chantaje emocional a los hijos y la persuasión bajo amenaza de hundir la reputación escolar de los mismos están muy mal vistos, en mi ex ...

amistades niños

Me hizo pensar

Hoy estuve hablando con unas amigas. Una de ellas tiene la misma edad que yo, 32 años, nos conocemos desde párvulos y hemos estudiado juntas hasta los 22 años, incluso tenemos la misma carrera. Ella trabaja en un instituto como profesora de Economía, no tiene hijos y está casada desde hace 10 años. Le pregunté si quería tener hijos, si creía que ahora sí era el momento. Me contestó que ya tiene ti ...

embarazo crianza mamá ...

Niño, eso no se toca

Mi bombón de melocotón tiene 14 meses, y creo que desde que cumplió 10 meses y comenzó a dar pasitos cogido de la mano, ya alguna visita, alguien en la calle, amigos y hasta la abuela por Skype, no he parado de escuchar: "niño, eso no se toca!..." Es evidente que a los niños se les debe enseñar normas sociales de comportamiento, enseñarles a respetar las cosas de los demás, a no apropia ...

Crianza Hijos Padres

Lo que mamá y papá nunca me dijeron

Mis papás se separaron cuando yo tenía 3 años. No tengo ningún recuerdo de ellos juntos, algo obvio tomando en cuenta la edad que tenía. Mi mamá nunca me comentó nada de su separación, mi papá nunca hizo comentarios sarcásticos, ni en doble sentido. Jamás se sentaron a hablar conmigo a explicarme las razones que tuvieron. Sí, yo me enteré de todo cuando estaba bastante grande para poder procesar c ...