Un Papá en Prácticas Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Los caminos del deseo: Carta para el futuro

caminosdeldeseo


Querida Maramoto:

Hace algunos meses, mientras leía (uno de esos placeres para los que cada vez tengo menos tiempo), me topé con una frase que inmediatamente quise guardar marcando la página del libro. Esa frase hablaba de los caminos del deseo. Cuando leas esto quizás aún no hayas oído hablar de ellos, pero te puedo asegurar que desde muy pequeña, antes incluso de empezar a andar, cada día eras capaz de abrir un nuevo camino del deseo con tu energía, tu vitalidad y esa perseverancia que, pese al agotamiento que nos provoca a papá y mamá, es una de tus señas de identidad que más nos enorgullecen. Ese carácter indomable e irreductible que ojalá no pierdas nunca. Esas ganas de llegar cada día más lejos, más alto. De descubrir cosas nuevas. De nadar a contracorriente.

Decía Carlos del Amor en “El año sin verano” (libro que por cierto te dedicó y te firmó a ti, que naciste en el año sin verano, durante la Feria del Libro de 2015), que “los caminos del deseo son un acto de rebeldía, una especie de desobediencia a lo que nos imponen, la prueba inequívoca de que muchas veces no hay que ir de A a B por el lugar que nos dicen”. Añadía el autor, en lo que a mi me pareció un ejemplo precioso, que los caminos del deseo “suelen ser muy habituales en los parques, donde la gente atraviesa el césped en vez de seguir la ruta marcada por quien ha diseñado el jardín”, generando de esa forma nuevos caminos. Es más, según contaba en el libro, que me encantaría que te leyeses, en Japón es habitual que algunos parques se hagan sin caminos para que de esa forma sea la gente la que elija sus propios recorridos, creando así infinidad de cruces, de caminos que son puntos de encuentros entre vidas aparentemente ajenas.

Reciéntemente, viéndote corretear por el Parque de El Retiro, viéndote abrir infinidad de nuevos caminos por el césped, no pude evitar pensar de nuevo en esa página marcada del libro. Pensé que tu vida, todavía corta, estaba repleta ya, sin embargo, de caminos del deseo, de actos de rebeldía y desobediencia, de retos a lo supuestamente establecido. Tu vida es puro deseo. Deseo de aprender, deseo de conocer, deseo de investigar, deseo de ser libre. Un deseo que está bañado por esa intensidad con la que haces e iluminas todo a tu paso. Deseo e intensidad. No me extraña que desde que leí esa frase (porque antes papá tampoco conocía qué era eso de los caminos del deseo) vea en cada rincón que pisamos un sinfín de caminos abiertos por ti, de nuevas rutas cuyo rastro queda grabado en el cemento de las calles y en el césped y en la arena de los parques. Todos van de A a B, como los nuestros, pero tú has sabido buscarles otros itinerarios igual de válidos y posibles, demostrándonos cada día que, pese a que a simple vista pueda parecer que sí, no todo está escrito ni es inamovible. Que hay vida en los márgenes. Que otro camino, en todas las facetas de la vida, es posible. Siempre.

La mamá y yo hemos aprendido mucho de ti en estos casi veinte meses compartidos contigo. Nos has hecho conocernos mucho mejor e indagar en nuestros límites y en nuestros rincones más oscuros, esos que todos tenemos pero que sólo aparecen cuando la vida nos pone realmente a prueba. Te diré que no me han gustado esos lugares inhóspitos que he descubierto dentro de mí, pero te diré también que me han parecido muy relevadores, portadores de lecciones vitales necesarias para seguir creciendo y aprendiendo. Tú nos has hecho entender también qué era lo verdaderamente importante y, sobre todo, nos has animado a buscar otros caminos. Pese al cansancio y pese al agotamiento que también han llegado de tu mano, ahora nuestras cabezas se han sincronizado con la tuya y piensan también cómo llegar cada día más lejos, más alto, sin necesidad de seguir el camino establecido. Gracias por insuflarnos energía para rebelarnos, para desobedecer, para caminar a contracorriente. Las cosas saldrán mejor o peor, pero al menos tendremos la certeza de haber triunfado o errado siguiendo nuestros propios caminos del deseo.

Espero que cuando leas estas líneas sigas siendo la niña rebelde y libre que nos encandiló con apenas unos meses de vida y espero que nadie quite brillo a la intensidad con la que deseas las cosas que quieres. Nosotros estaremos a tu lado para apoyarte en tus decisiones. En todas tus decisiones. Escojas el trayecto que escojas para ir de A a B. Contigo hemos aprendido que hay muchas formas de unir ambos puntos, así que siempre nos tendrás cerca para acompañarte en todos esos caminos del deseo que eres capaz de abrir cada día. Con tantas rutas abiertas, seguro que tarde o temprano alcanzas tu destino.

PD: Papá llevaba dos semanas sin dar señales de vida por este rincón de internet. A veces, acompañarte en la construcción de tantos caminos, puede resultar física y mentalmente agotador. Hasta el punto de obligarte a sacar la bandera blanca. Hasta el extremo de llegar a tocar fondo y decir basta. Hazme un favor, nunca permitas que me rinda.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Andanzas paternidad

‘Playa y montaña': Carta para el futuro

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa? A veces tengo la sensación de que la vida me va dejando mensajes cuando más los necesito. Quiero pensar que es porque puntualmente, demasiado a menudo quizás, se da cuenta de que me equivoco y me quiere hacer reaccionar. Por eso me pone esos mensajes en el camino. A veces en forma de frase pintada en una pared o escrita en las páginas de un libro; otras en forma ...

Andanzas

Vivir para comprender: mi absoluta admiración por la mamá jefa

Uno, por más que intente empatizar, nunca puede llegar a saber lo que vive o siente cada día otra persona hasta que no se mete en su pellejo, hasta que la vida no lo pone en una situación similar, frente a los mismos retos, incertidumbres y miedos. Es algo que sabemos todos, queramos o no reconocerlo. Lo vemos cada día con la situación de los refugiados, de los padres con hijos aquejados por enfer ...

general andanzas

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

general coaching infantil niño interior ...

Día 21: Mi Carta a Papá Noel

Hoy es un día muy especial. Ayer aprendimos a superar la insatisfacción. La insatisfacción que tiene mil caras: baja autoestima, orgullo, desagradecimiento, desprecio, soberbia, celos, envidia, competitividad, sentimiento de inferioridad ? en definitiva, Miedo. Y ya vimos también, hace ya unos cuantos días, la importancia de saber gestionar adecuadamente las emociones. Como os decía, hoy es un día ...

general andanzas

El día del padre imperfecto: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Ahora todavía no eres consciente, pero pronto empezarás a saber que nuestro calendario está plagado de Días Internacionales de, de Días Europeos de y de Días sin más en los que, nadie sabe muy bien el porqué, se celebra algo. Por regla general, comprobarás que los Días Internacionales y Europeos sirven para reivindicar y recordar cosas (enfermedades, acontecimientos, movimientos ...

general colaboraciones #papiconcilia ...

#papiconcilia: ¡Un papá en prácticas en la radio!

Ayer por la tarde tuve la ocasión, después de casi ocho años, de pisar un estudio de radio. Y no sabéis qué recuerdos me trajo de mis años mozos como estudiante universitario, cuando junto a algunos compañeros de clase participaba en un programa deportivo que nos tenía toda la tarde del domingo entre el estudio y la redacción de la radio de la Universidad Politécnica de Valencia. ¡Qué tiempos! Os ...

general eventos alboraya ...

El Papá en Prácticas en el XII Congreso Fedalma: La crónica

Cómo ya os anuncié, el 17 de abril tuve el honor de participar en la XII edición del Congreso Nacional de Lactancia Materna FEDALMA, que en esta ocasión organizaba en Alboraya la asociación valenciana Mammalia. El evento tenía un cartel espectacular (no precisamente por mi presencia) y la organización estuvo a la altura de las circunstancias. Todo fluyó en las dos jornadas de duración del Congreso ...

cesárea cesárea programada cómo es una cesárea ...

La cesárea I: Casos y toma de decisiones

La cesárea, ¿en qué casos? La cesárea es una intervención que los ginecólogos dominan perfectamente, con unas técnicas actualmente muy simplificadas. Es una operación tan corriente que a veces olvidamos cuántas vidas ayuda a salvar. Gracias a ella, situaciones que antes seconsideraban graves se solucionan ahora sin mayor dificultad. Las cesáreas programadas: En ciertas situaciones, el ginecólogo p ...

general colaboraciones

¡El Papá en Prácticas en Radio Caracol de Colombia!

Desde que hace ya casi dos años pusiese en marcha este blog me están pasando cosas asombrosas. Este espacio no sólo me está permitiendo conocer a gente encantadora (que sin duda es la parte más gratificante del “duro” trabajo de blogger), sino que además me está brindando numerosas experiencias que jamás pensé que podría llevar a cabo (o no al menos en tan breve espacio de tiempo ni ta ...

general eventos blogueras ...

El Papá en Prácticas en el I Edenred Bloggers Summit

Para mantener mi anonimato, no diré quién soy yo en la foto. Ruego que entendáis y respetéis mi decisión. El pasado miércoles (22 de enero de 2014, por si lees este artículo dentro de unos años) tuve la oportunidad de asistir como invitado, en el Karting de Carlos Saínz en Madrid, a la primera edición del Edenred Bloggers Summit, un evento organizado por Edenred, empresa que conoceréis, aunque ah ...