comunidades

Mi hij@ no me escucha ¿qué puedo hacer?



Hemos entrado hace poco en la crisis de los 4 años con la Mayor y la verdad es que, de nuevo, estoy descolocada. Además, teniendo que gestionar trabajo, casa, y otra peque de 20 meses que empieza a entrar en el Terrible Two, la verdad es que mi paciencia se acaba la mayoría de los días y acabo gritando.

Después, me odio a mi misma, pienso que no hacía falta gritar. Entonces, empecé a pensar cómo mejorar las cosas y encontré este fabuloso artículo en francés que me permito traducir aquí. Es una traducción libre, con mis propias aportaciones. Lo puedes leer aquí.

Desde que he leído este artículo, las cosas van mucho, mucho mejor. Estamos en paz y disfrutando más de nuestras hijas.

 

¿Por qué mi hijo no escucha las instrucciones?


Teniendo en cuenta la naturaleza del niño en desarrollo
En nuestra sociedad nos hemos acostumbrado a considerar que los niños no escuchan, es decir, que ignoran voluntariamente las órdenes o, al menos, no se esfuerzan por tener en cuenta nuestras peticiones. Ahora bien, esta idea común es sólo un pensamiento Siempre es mejor volver a los hechos.

En realidad, los niños cumplen las instrucciones cuando pueden. Sería más preciso considerar su incumplimiento como una torpeza debida a su inmadurez cerebral.

Los niños actúan de forma impulsiva o imitando a sus compañeros, porque sus circuitos neuronales para la toma de decisiones y el control inhibitorio aún no están desarrollados.

Sé que es difícil esperar esta maduración, sobre todo porque sufrimos el desconocimiento de esta maduración que en la práctica lleva años

Así que tendemos a esperar que los niños se comporten de una manera que es fisiológicamente inalcanzable para ellos. Un poco como esperar que los bebés empiecen a caminar a los 3 meses y luego preocuparse, mostrar impaciencia o fastidio porque no lo hacen.

En el caso de los niños neuroatípicos es aún más frustrante, porque a veces muestran cierta precocidad, lo que, en consecuencia, nos da la impresión de que lo hacen a propósito cuando no consiguen hacer cosas que, sin embargo, consideramos muy sencillas.

Tolerar sus discapacidades es encarnar el respeto y transmitir que todos tienen derecho a ser diferentes.

 

Observar el estado emocional y la capacidad de atención


Por supuesto, para poder seguir una instrucción, primero hay que ser capaz de oírla, escuchar atentamente y entender toda la petición. Y de nuevo, si nuestro hijo suele tener estas habilidades, tendemos a pensar que puede hacerlo en cualquier situación.

Sin embargo, los niños no son mini-adultos. De hecho, muchos adultos tampoco son capaces de prestar atención en todas las circunstancias

Un niño que experimenta una emoción fuerte no muestra necesariamente síntomas como gritos, llantos o agitación. Sin embargo, el estado de estrés está ahí y les impide concentrarse en las instrucciones (por muy sencillas que sean).

Otras veces, sin hablar de un estado de estrés, los niños pueden estar hiperconcentrados en una actividad, por muy trivial que nos parezca. No pueden entonces aislarse de la experimentación en curso y desviar su atención de su descubrimiento para escuchar y comprender plenamente una petición.

 

¿Qué hacer cuando mi hijo no sigue las instrucciones?


Dar plena oportunidad de asumir la responsabilidad (sin hipocresía)
Tratar de obtener un comportamiento preciso e inmediato de un niño es coercitivo. Las relaciones de dominación tan denostadas en el mundo de los adultos siguen siendo demasiado habituales en lo que respecta a la educación.

Por supuesto, los objetivos de los padres son la mayoría de las veces bienintencionados y está tan bien anclado en nuestra moral que un niño necesita un marco, unas normas y unos límites para crecer bien, que no nos parece violento intentar inculcarlos.

Sin embargo, repetir todo el tiempo los mandatos o las advertencias no contribuye a que los niños aprendan a escucharse a sí mismos, a aprehender los peligros, a respetar sus necesidades o las de los demás. Por el contrario, cuantas más instrucciones hay, menos espacio hay para desarrollar la independencia.

Si en tu camino como padre o madre (o como alguien que acompaña a los niños) tienes la idea de ayudar a los más pequeños a crecer con confianza en sí mismos e independencia, te invito a evitar estas prácticas que les acostumbran a basarse en criterios externos para actuar.

Algunas consecuencias se pueden observar fácilmente sobre todo en los adolescentes que sólo han conocido lo prohibido, el marco, las órdenes, etc. La reacción suele ser elástica y explosiva cuando el adulto tiene menos poder sobre el niño debido a la edad, la fuerza o la capacidad de razonamiento.

En una orientación respetuosa, la idea es considerar la libertad como la regla y la prohibición como la excepción. El principio es ayudar a los niños a reconocer sus necesidades para desarrollar la autonomía y mantener la confianza.

Paralelamente a esta maduración ecológica de todos, es responsabilidad del adulto anticiparse a todo lo que el niño aún no puede prever como peligro y obstáculo para las necesidades de los demás.

El niño necesita experimentar por sí mismo. Al protegerle de los accidentes y darle tu confianza incondicional, le permites aprender a través de las mejores lecciones que existen: los errores.

Soy muy consciente de que esto no es tan fácil de aplicar como de entender, pero te invito a que mires bien tus miedos y resistencias para deshacerte de ellos. Porque la mayor dificultad no es reducir el número de instrucciones y mandatos que damos a nuestros hijos, sino darles libertad allí donde nosotros mismos no la hemos conocido.

Del mismo modo, la mayoría de nosotros nunca hemos tenido derecho a equivocarnos, aunque éste es el mayor regalo que podemos transmitir a la siguiente generación.

Sin ella, los niños no cometen excesos, no se rompen, no se lesionan, pero tampoco aprenden sus umbrales de tolerancia, a escuchar sus emociones, sus necesidades y las de los demás.

 

Atreverse a cuestionar lo que hay debajo de la instrucción


Detrás de la idea de instrucciones, también hay conceptos de deberes, obediencia y respeto, en el sentido de sumisión a la autoridad. Sin embargo, a menos que elijas perpetuar la educación coercitiva que probablemente tú mismo recibiste, estas relaciones de dominación no tienen cabida entre adultos y niños.

 

Los niños necesitan ser acompañados de manera benévola y justa.

Si las instrucciones sólo están ahí para satisfacer sus propias necesidades (de orden, limpieza, calma, etc.) o con la idea de imponer normas de forma arbitraria (No hacemos eso porque es así), entonces no tienen cabida y son violentas para la persona que las recibe.

Acompañar a los niños con respeto
Cuando elegimos dirigir nuestros esfuerzos hacia un mayor apaciguamiento y respeto mutuo en el día a día, las únicas instrucciones que tienen sentido son las relacionadas con prevención del peligro (sin trasladar la responsabilidad al niño: el adulto sigue siendo siempre el único garante de la seguridad), el respeto a los demás (del mismo modo, siempre corresponde al adulto vigilar y reaccionar si el niño no es capaz de seguir las instrucciones)
También les invito a evitar las derivas que a menudo leemos en las recomendaciones que se hacen a los padres.

Por ejemplo, distraer al niño de lo que está haciendo (o no está haciendo) tratando de distraerlo es manipulación.

Aunque estas prácticas son a veces tentadoras, porque son muy efectivas y fáciles, causan mucho daño cuando se abusa de ellas:

el niño perderá la confianza en sí mismo y en el adulto al sentirse engañado,

la necesidad y la emoción expresadas inicialmente se habrán ignorado, pero no se habrán borrado (por lo que resurgirán en algún momento, probablemente con más intensidad),

y simplemente por una cuestión de principios, poniéndonos en el lugar del niño que está siendo manipulado/mentido; ¿aceptaríamos que alguien nos tratara así?
Por supuesto, no es tan evidente en la realidad, ya que nosotros mismos no hemos sido acompañados en nuestras necesidades y emociones.

Por lo tanto, es aún más difícil aceptar y acoger todo lo que se expresa en nuestros niños (o en los que acompañamos a diario en nuestras actividades profesionales).

Para compensar nuestras carencias de empatía (y/o paciencia) es imprescindible observar nuestros propios pensamientos desde la distancia. Observa si son beneficiosas, útiles, o si por el contrario te empujan a actuar con saña contra los niños.

Cuando piensas Pero lo está haciendo a propósito. /No es posible, se está burlando de mí, etc., automáticamente atribuyes malas intenciones al niño.

Nos deslizaremos hacia el acoso, juzgando y distanciándonos del niño para mostrar nuestra desaprobación. Sin embargo, aunque lo hiciera realmente a propósito, estas reacciones no le ayudan a comprender sus errores ni a saber qué hacer en su lugar la próxima vez.

Cuando el niño no escucha una instrucción, es decir, si no se comporta como se espera y no somos capaces de ayudarle con empatía, de tratar de entender qué es lo que está cumpliendo como necesidad o por qué está pasando por una determinada emoción; es crucial reconducir nuestras propias oleadas de emociones, pasar el testigo, o incluso aislarnos rápidamente si es necesario, para preservar la calidad de la relación con el niño y su autoestima.

 

¿Cómo evitar la permisividad?


En tu camino como padre, puede que te encuentres en una fase en la que estás asimilando mucha información que te permitirá revisar tus prácticas, pero hay muchas resistencias que te impiden avanzar hacia una mayor equidad con tus hijos.

Un temor que surge la mayoría de las veces entre los padres que quieren dar más libertad, levantar las prohibiciones, dejar de lado las reglas y otras lecciones morales, es el miedo a ser demasiado permisivos. Eso mismo me pasa en casa, cuando intento aplicar una crianza más respetuosa, una voz interior me dice ¿Pero le dejas hacer todo? ¡Esta niña es maleducada, se le permite todo!

Si este es tu caso, quiero quitarte esta espina de inmediato: la laxitud es una noción completamente infundada.

Es un viejo espantapájaros sacudido por los mismos que te dirán que están muy contentos de haber recibido unos cuantos tirones de orejas porque eso es lo que les habría permitido aprender a respetar. Excepto que la definición de respeto no es someterse por miedo a las consecuencias. Los adultos deben dejar de abusar de sus privilegios de adultos para dominar a los niños más pequeños.

  Así que os invito a que os hagáis la pregunta con sinceridad: cuando tenemos miedo de ser permisivos dejando que nuestros hijos crezcan a su antojo, ¿de qué tenemos miedo realmente?

  ¿Realmente podemos ser demasiado tolerantes? ¿Haríamos esta observación a un directivo que quisiera dar más autonomía a estos equipos?

Es evidente que acompañar a los niños con respeto requiere un gran esfuerzo de desprendimiento y de superación de prejuicios y miedos. Requiere un buen conocimiento del desarrollo humano, especialmente de la maduración del cerebro, y todos estos esfuerzos exigen muchos recursos de los padres, que a menudo ya carecen de ellos.

  Sin embargo, es un verdadero círculo virtuoso liberarse de todas estas cargas de reglas, prohibiciones e instrucciones para volver a lo esencial: el amor y la confianza.

 
Fuente: este post proviene de Ekobebia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Introducir la alimentación complementaria mediante Baby Led Weaning tiene muchas ventajas, pero hay que reconocer que tiene un inconveniente de peso: ¡lo que pueden manchar nuestros peques comiendo el ...

Hemos entrado hace poco en la crisis de los 4 años con la Mayor y la verdad es que, de nuevo, estoy descolocada. Además, teniendo que gestionar trabajo, casa, y otra peque de 20 meses que empieza a en ...

Recomendamos

Relacionado

comer bien alimentación infantil trucos para comer ...

La hora de la comida puede llegar a ser un verdadero suplicio para muchas familias. Se convierte en un momento de lucha entre padres, que quieren que su hijo coma, y este, que se niega a hacerlo. En poco tiempo llega la desesperación, los enfados y los llantos. ¿A quién no le ha pasado esto? ¿Qué podemos hacer si el niño no come bien? Antes de nada, debemos plantearnos si nuestro hijo tiene una ve ...

Cuando uno niño se incorpora a la familia, conlleva un sin fin de cambios en la dinámica familiar. No existe un manual de instrucciones de cómo educar a los hijos, se aprende a ser padres con errores y aciertos. La consulta más común es: "mi hijo no me escucha, no hace caso, ya no sé qué hacer". Lo cual se traduce en un pedido ayuda y la necesidad de depositar al “niño problema&rdq ...

psicología infantil general

El sexo no conoce de edades ni de condición social. Los niños vienen al mundo sin unos prejuicios que los adultos ocupamos de inculcarles. Publicidad, costumbres, educación y valores son los principales factores a la hora de que sean los propios niños los que “no quieran jugar a cosas de chicas” o que algunos deportes o tareas les sean adjudicados a uno u otro sexo únicamente por el ...

0-3 años Comportamiento Desarrollo Cognitivo ...

Una de las cuestiones más frecuentes que llegan a Mamá psicóloga Infantil es precisamente por qué no me hace caso mi hijo. Ciertamente, esta es una de las preguntas que más oigo, leo y también me formulan. Al igual que tú que ahora me lees, son muchos los padres y madres que en algún momento nos formulamos esta pregunta. Y, al igual que tú, desesperados buscamos información de por qué, llegados a ...

maternidad vida crianza ...

Como os he comentado en algún post anterior, Olivia lleva unos meses con la mano un poco larga. El primer día que me pegó un manotazo me pilló totalmente por sorpresa. Esa no era mi Olivia. Mi Olivia es simpática sonriente, cariñosa, mimosa y no pega. ¿Qué ha pasado de ayer a hoy para que pase esto?, ¿qué hemos hecho? o mejor pensado, ¿qué hemos hecho mal?. Si te encuentras en mi misma situación l ...

infancia (0-6) niños (6-12) mi hijo no lee ...

Según una encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) en el año 2015, el 35% de las personas adultas en España dice “no leer nunca o casi nunca”. Esto supone ¡un tercio de la población! Una cifra elevadísima, máxime cuando la comparamos con la de otros países como Finlandia, donde las estadísticas revelan que cada ciudadano lee, de media, 47 libros anuales. No es de extra ...

La violencia de los hijos hacia los padres no empieza de un día para otro. Normalmente, la agresividad se gesta en la infancia con las típicas pataletas del niño que quiere conseguir que sus padres le compren alguna cosa. Si el niño se sale con la suya y los padres ceden a su capricho, éste aprende que las rabietas son una manera de control de sus padres. El niño piensa: "Basta con que me pon ...

General

Hoy escribo este post porque me siento mal. Me siento defraudada con una sociedad que todavía sigue siendo sexista aunque no lo parezca, en la que siguen primando los juguetes “para niños”, los coches, camiones y muñecos de acción y los juguetes para niñas como muñecas, carritos y accesorios. Es verdad que en muchos aspectos la igualdad entre hombres y mujeres se acerca cada vez a una ...

efectivo programa educativo para niños down

Este post, tiene como propósito brindar un efectivo programa educativo para niños down. Observando la preocupación y el deseo de muchos padres y maestros en querer ayudar a los niños y jóvenes en su proceso de enseñanza y aprendizaje, han buscado las mejores estrategias. De hecho, no sólo para desarrollar sus destrezas y habilidades sino además para contribuir en su desenvolvimiento social. Po ...

Hoy reflexionamos adultos niño pegando a otro niño ...

Este quizá sea uno de los post que voy a escribir más complicados de sintetizar porque no todos los niños (ni los adultos) somos iguales y afrontar un hecho de violencia en nuestros hijos, nos cuesta. Se dice que los niños hacen lo que ven en las casa, en sus padres y en las personas que se encargan de su crianza y, siento decir que, bajo mi humilde opinión, no siempre es así. Los niños pequeños s ...