Educar para el futuro Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mi punto flaco como mamá.

Todos tenemos un punto flaco, nuestras debilidades, cosas que no se nos dan bien o rasgos de nuestro carácter que no nos gustan nada.

Hoy quiero explicarte cual es mi punto débil desde que soy mamá. Un punto débil que apareció de la nada, que no conocía que tenía, que, literalmente, en la vida había aparecido en mi, por eso me ha costado tanto aceptarlo. Ese punto débil es la pérdida de control sobre mi misma, y sobretodo sobre mi voz. Vamos, lo que se dice "gritar como una loca".

Creo que en toda mi vida me había enfadado con alguien hasta el punto de perder los nervios y gritar así. La ira, una emoción secundaria y completamente natural, pero que crea un rechazo considerable, la había enterrado en alguna parte de mi subconsciente. Mi creencia hasta que fui mamá era: "enfadarse es malo y es mejor evitarlo". Así que andaba por la vida adaptándome a todo y encontrando solución para todo (una cualidad muy buena que tengo pero con doble filo). Todo lo relativizaba y muy pocos motivos de enfado encontraba ante los problemas de convivencia. 



Parece algo bueno, pero el problema llegó cuando mi yo cómo mamá se olvidó de mi yo como persona. Mi sistema de relativizar las cosas para no enfadarme no me iba a servir durante mucho más tiempo, porque cada vez que yo me amoldaba, eso suponía que yo salía perdiendo. Ya no estaba sola, así que no podía compensar todo lo que yo me adaptaba con momentos para mi, para cuidarme y para relajarme. Así que tanto olvidarme de mis misma y tan poco de exigir responsabilidades o de pedir ayuda (según lo miremos), empezó a pasar factura cuando mi niño mayor tenía 26 meses y mi chiquitín sólo 6. De eso hace ya más de 3 años, y fue mi primer grito con cachete detrás. 

Pero no una llamada de atención, un alzar la voz controlado, no, un grito en toda regla, con ira y con un cachete que desde que tengo uso de razón estaba convencida que no iba a dar en la vida a ningún niño. Y a continuación un: ya no puedo más y un torrente de lágrimas, una sensación de ahogo, de remordimiento, de miedo, de culpa, de no querer ni mirarme en el espejo....sé que le dolió más a él que a mi, no voy a poner ninguna excusa, pero mi autoestima de rompió en cachitos. La imagen que tenía de mi misma, termino de caerse al suelo. 

Los gritos empezaron a ser la manera en que escupía mi ira, y eso no podía continuar así. Cada vez me sentía peor por estar educando a mis hijos justo de la manera contraria a la que yo había querido siempre. Para colmo para mi "auto castigo" acababa de empezar a estudiar educación infantil y me decía a mi misma que cómo podía ser tan falsa, cómo yo quería educar a niños si no sabía ni controlarme con los míos.

Una persona, mayor, madre, y con la etapa de criar y educar ya pasada, me dijo que ser madre era así. Que las madres lo que nos tocaba era sufrir, gritar, estar en tensión todo el día. Pero yo me negué a resignarme y pensé que algo podía hacer para mejorar la situación.

Entonces apareció el coaching en mi vida, de la mano de una ciber-amiga que estaba estudiándolo y que se ofreció para hacerme algunas sesiones de prácticas. Empecé a aceptar mis emociones, a expresarlas, a perdonarme por mis errores y a respetar mis necesidades y exigir respeto por ellas a los demás. 

Pero el punto definitivo de inflexión fué justo hace un año, cuando realice 3 talleres de inteligencia emocional en familia y conocí a Marian Gil, mi coach actual, y con la que comencé un proceso de coaching que duró 6 meses. 14 sesiones, más de 15 horas de trabajo interior, de empoderarme, de ganar confianza en mi misma, de recuperar mi autoestima y de quererme más. Fue lo mejor que pude hacer y el dinero mejor gastado en toda mi vida. De ahí nació este blog (que ya llevaba muchos años en mi cabeza pero que no me atrevía a escribir) y mi proyecto de vida y laboral. 

Gracias a las sesiones de coaching me atreví a irme a Zaragoza un día a realizar un taller de Disciplina Positiva (en el que conocí a mi primera Coach, Ana Isabel Fraga) que me enseño una forma de educar que ya conocía sin saberlo, la forma en la que quería educar a mis hijos desde que era muy joven: para mi, la forma de educar con respeto y sentido común. Y gracias a ellas me propuse también, hacer todo lo posible por convertirme en entrenadora de padres en disciplina positiva, y a eso iré el próximo día 20 de este mes.

Como quiero seguir trabajando con mis "tonos de voz", me he unido al reto de Mamadverdad : "En casa ya no se grita" para  "atacar"  así a los gritos desde este otro punto, aunque eso si, mi clave para evitar los gritos es escuchar a mis emociones y respetarme al máximo a mi misma. Cuando me olvido de ésto, los gritos acaban llegando, tarde o temprano. 

La ira es una emoción secundaria, detrás de ella existe una emoción primaria no atendida, una emoción a la que hemos hecho oídos sordos y ha ido creciendo y acumulándose con otras pequeñas emociones que nos avisan de nuestros estados interiores: nos avisan que necesitamos descansar, que tenemos que respetarnos más y cuidarnos, nos avisan que estamos haciendo cosas que no están en línea con nuestros valores.....Y cuando todo esto se acumula, aparece la ira, ante la situación más inesperada o "más sencilla en la que salir", para rescatarnos. Por eso, para mi, la clave está en atender todas esas pequeñas emociones y no echar tantas cosas a la espalda. 

Sigo pensando en que los gritos son mi punto débil, porque a mi me gustaría no alzar nunca la voz  y no es así,  pero ya no me castigo cada vez que me equivoco y grito. Lo recibo como una nueva oportunidad para aprender y como una señal de humanidad. 

Además, mirando la parte positiva de las cosas (o como consuelo tal vez), y cómo te estoy diciendo a menudo en la serie "Por qué los niños se portan mal?" , perder los nervios, tener emociones que explotan, solo demuestra que soy humana y que no soy perfecta, y eso es lo más maravilloso que hay. Yo no quiero ser perfecta. ¡Quiero ser feliz! 

Necesitaba escribir este post, por mi, para desahogarme y para mostrarme tal cual soy, con mis defectos y mis virtudes. Y por ti, para que si te pasa como a mi, veas que no estás sola, que no eres la única y que se pueden hacer cosas para cambiar las situaciones. Ser madre no significa estar en tensión continua hasta perder los nervios, ser madre puede ser la mejor aventura de tu vida, puede ser justo como tú lo habías imaginado, así que no te resignes y busca tu camino hacia la maternidad que tú quieres. 

¿Te has sentido alguna vez como yo?¿Cual es tu clave para no perder la paciencia? ¡Te espero en los comentarios!

Si te gustan las cosas que escribo, estaré muy agradecida de que lo compartas con tus amigos. Puedes hacerlo en los botones de aquí abajo. ¿Me regalas un +1?

¡Muchas gracias!





Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te presento: El Pack Maternity

Si me sigues en el blog, habrás visto que desde hace mucho tiempo puedo escribir personalmente. Debo confesar que tengo mucho trabajo últimamente y que priorizo el tiempo con la familia y el trabajo a ...

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

Recomendamos

Relacionado

Maternidad

¿Tenemos hijos favoritos los padres?

¿Es mentira que los padres queremos por igual a todos nuestros hijos? Si habláramos con total honestidad, ¿los padres declararían abiertamente tener favoritismo o predilección por algún hijo? Estos últimos días está circulando por la web un artículo titulado: “Quiero a mis hijos por igual… mentira” del diario español el mundo (clic acá paraleer artículo original). En el cual se señala que, si bien ...

general conversaciones con el piojo cosas de niños ...

Conversaciones con el Piojo: Miles y miles de veces...

Cuando hablo con mi piojo me doy cuenta que el bebé se ha quedado atrás, casi he de repasar los primeros posts de este blog para traerlo a mi mente. Me sorprende su rico vocabulario. Sé que es culpa de su padre y mía. Nunca hemos usado las típicas palabras que usan muchos padres con sus hijos. Siempre hemos hablado con él como lo haríamos con un adulto. Nada de diminutivos y palabras ridículas. No ...

Escuela de padres

Educar es difícil, que nadie te engañe

Educar es difícil, sí, sobre todo si quieres educar bien. Es fácil equivocarse, perder la paciencia o tener un día malo. No es fácil estar siempre llena de energía positiva y esas fotos tan bonitas que vemos en las revistas de maternidad no tienen nada que ver con lo que ocurre en nuestra casa ¿verdad? Educar es difícil, sí, que nadie te engañe con esas fotos maravillosas de familias blancas vivie ...

psicología infantil educación infantil crianza natural ...

10 consejos para mamis primerizas

¡Buenos días a todos! Aprovechando que se acerca el Día de la Madre (y pasando por alto que hoy es el Día del Trabajador), he querido  crear este post. Durante mis años como educadora infantil, siempre he recibido numerosas consultas de padres (sobre todo mamis, aunque también algún papá), preocupados por la forma en la que estaban criando a sus hijos. Hábitos como la alimentación, el sueño, el or ...

family

Cartas a Valentina

Muchas de las que me leéis sois madres (con vuestros bebés en brazos o todavía no), pero seguro que lo que os cuento hoy os despierta sentimientos vividos. Desde que te conviertes en madre todo nuestro mundo cambia, eso está claro a simple vista, pero algo en nuestro interior también lo hace.  Cambian nuestras prioridades, nuestros valores, cambia nuestro modo de ver la vida, nuestra manera de com ...

educar sin gritar gritos lenguaje positivo ...

Educar sin gritar no sólo es posible, sino que es más fácil de lo que piensas

Hoy quiero hablar de un tema que, aunque no se exteriorice entre muchos papás, resulta más que urgente abordar: los gritos. Y algo que supone un paso más: educar con gritos. Suena fuerte así dicho, ¿verdad? Pero lamentablemente es el 'pan de cada día' de muchos hogares. Momentos de conflicto, tensiones no resueltas a tiempo o de la forma correcta, conversaciones entre padres que no se tie ...

Sin categoría

Te presento: Educar para el futuro

¿Qué es educar para el futuro? Cuando hablo de “Educar para el Futuro” no me refiero a educar para que los niños en el futuro dominen las nuevas tecnologías que podremos usar de aquí a 15 años o a que aprendan el idioma que será puntero dentro de 20. Cuando hablo de futuro pienso en nuestros niños, en todos, y en qué van a necesitar para ser felices el día de mañana. Pienso en el futur ...

experiencia maternidad crianza ...

¿Cuál es tu experiencia como madre?

En este post voy a hablar desde mi experiencia personal como madre de 4 niños, la mayor de 7 años y la pequeña de casi 2 años. Cuando voy por la calle con los cuatro, la gente me hace comentarios de todo tipo. Es cierto que hoy en día ver una familia con tres, cuatro, cinco hijos no es muy normal, y somos objeto tanto de críticas como de halagos. Comentarios como '¿no tenéis tele en tu casa?&# ...

Maternidad

Es mi mamá

Todos los años, en todas las celebraciones del día de la madre de cada uno de mis hijos, siempre nos cantanla misma canción: “Es mi mamá” de Miss Rosi. Para mí, que vengo escuchándola sin parar desde hace 6 años, es un clásico y parte infaltable de mis celebraciones por el día de la madre. No hay celebración de día de la madre que valga si alguno de mis hijos no me canta esta canción. Y este año, ...

inteligencia emocional psicología infantil trucos ...

Ya no quiero gritar más. Mi momento del cambio

Hace ya 3 años que me dije a mi misma que no quería gritar más, que no quería perder los nervios de nuevo, que estaba harta de no disfrutar de mis hijos. ¿Qué estaba pasando? Lo mejor de mi vida era lo que más me irritaba. ¿Cómo era posible?. Antes de tener niños estaba convencida de que dar gritos, pegar cachetes o castigar hasta la saciedad no eran métodos útiles para educar a los niños. En aque ...