Un minuto en nuestras Vidas Idea guardada 90 veces
La valoración media de 175 personas es: Excelente

No existe familia perfecta

"No existe familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos a los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en un escenario de conflictos y un bastión de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz del alma ni comunión con Dios. El dolor es un veneno que intoxica y mata. Guardar una herida del corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Es por eso que la família tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; etapa de perdón y no de culpa. El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde el dolor ha causado enfermedad.

  No es una reflexión mía, ni mucho menos, si no del Papa Francisco y que comparto al cien por cien. Hoy en día en que algunos se dedican a despreciar la familia, en el que existen muchas familias desestructuradas, en el que existe una tendencia al individualismo, en el que las familias cada día son más pequeñas y están más alejadas, no sólo físicamente sino emocionalmente. Hoy, que existe esa tendencia a creernos perfectos y despreciar lo demás. Hoy, que nos vanagloriamos y alardeamos de nuestro universo perfecto.

Hoy, más que nunca, quiero decir que mi familia no es perfecta, en casa ninguno somos perfectos, todos tenemos nuestros más y nuestros menos, y hay discusiones y cabreos y gritos y disgustos, pero al final siempre llega el perdón. Y con él la alegría donde antes había tristeza y amargura.

Mis padres no son perfectos, mis hijos no son perfectos (aunque como madre es lo más cercano a la perfección que existe jejejejee), el padre de las criaturas tampoco es la perfección y yo ni muchísimo menos. Soy consciente que como hija alguna que otra vez he decepcionado a mis padres, sí, sé que he hecho cosas que no les hubiera gustado que hiciera, que les ha disgustado, pero no me lo han reprochado siempre, alguna vez sí, cuando me pasaba un poquito de la raya, pero siempre me han perdonado y siempre siempre han estado ahí, y ahí sé que les tengo y les tendré siempre. Claro que ha habido disgustos, broncas y gritos, y lloros... pero siempre ha llegado el perdón. Y por eso siempre han estado, están y estarán ahí.

Mi familia es grande, no sólo en número, sino lo más importante, en calidad. Y no me refiero sólo a los cinco de casa, sino a la gran familia que somos todos. Nos sabemos unidos. No sólo nos vemos el día de Navidad en una comida en la que se puede fingir el buenrollismo, como ocurre en tantas y tantas familias, no. Un día me dijo mi suegra "que gusto veros a todos siempre tan unidos", tanto a mis hijos como sobrinos les encanta juntarse. La verdad es que necesitamos muy poco y casi ninguna disculpa para juntarnos todos en alguna casa y disfrutarlo.

Recuerdo con nostalgia, aquellas Navidades en las que nos reuníamos toda la familia en torno a los abuelos, por parte de mi madre eran ocho hermanos todos con sus respectivos, aquello era una locura de gente, grandes y pequeños por todos los lados, niños, adultos, y el recuerdo que tengo es el de las risas, el de algún que otro "gruñido" de mi abuelo porque los niños nos dedicábamos a brincar por encima de él, pero sobre todo risas y armonía alrededor de aquella mesa gigante que salía de unir un montón de mesa. También los días cuando venía mi tío que vivía en el sur y era como si volviese a ser Navidad, las excursiones que siempre terminaban alrededor de una mesa en algún merendero con los niños haciendo el cabra.

Y desde luego no es una familia perfecta, seguro que aunque a mí como niña me pareciese que sí lo era, también tendrían sus más y sus menos, pero estaban ahí.
Cada día vemos a nuestro alrededor, gente que alardea de ser familia perfecta que vive en un mundo perfecto, siempre pienso que viven en una realidad paralela y eso no existe. Suelen ser microfamilias, no tienen relación con sus padres ni hermanos, tan sólo alguna llamada o whatsapp de vez en cuando y en Navidad un día una comida, en la que estar el mínimo tiempo posible y así ya "cumplir" hasta el próximo año. Generalmente es porque hay rencores entre hermanos, cuñados, incluso con los propios padres porque "siempre se ponen de la otra parte" y no se hablan los problemas y estos se empozoñan y como el veneno poco a poco va debilitando la relación hasta que queda reducida a la mínima expresión.
Y ahora que he terminado de escribir esta entrada un poco coñazo, voy a llamar a mi madre, que a estas horas ya estará pensando si me he olvidado de ella, ainsss lo que tiene ser hija única....

   

   

Fuente: este post proviene de Un minuto en nuestras Vidas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

365 páginas en blanco

Pues sí, un nuevo año ha dado comienzo y ante nosotros se abren 365 páginas en blanco para que escribamos en ellas nuestro día a día. Un nuevo año en el que nosotros decidimos qué queremos que sea. C ...

Recomendamos

Relacionado

Caos y familia

Como es arriba es abajo. Como es adentro es afuera. Tabla de Esmeralda Muchos padres se quejan en consulta del "mal comportamiento" de sus hijos. De que son desordenados, desobedientes, no respetan, tienden a hacer siempre lo que les da la gana... Pero, con sólo unas pocas preguntas, en la mayoría de casos descubro que en estas familias hay muy pocas costumbres, apenas hay hábitos ni ho ...

Opinión Padres en la Red

Diez ideas para educar en familia

Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica, en su libro No te rindas afirma que en nuestra sociedad hemos pasado del patriarcado al filiarcado. Antes mandaban los padres, ahora mandan los hijos. Se ha democratizado la familia y los hijos hacen a veces de padres. Se ha producido una rotación de papeles. La comunicación en la familia es esencial. En la actualidad los padres prefi ...

mi maternidad bronca capacidad de perdonar ...

Capacidad de perdonar: cuánto tenemos que aprender de nuestros hijos

Foto: pexels.com Si algo tenemos en común todos los padres es que nos agobiamos, nos enfadamos y muchas veces ese cansancio hace que la paguemos con nuestros peques. Cuando eso pasa, nos sentimos mal y nos sentimos los peores padres del mundo. Es un sentimiento muy generalizado y que no podemos evitar. Pensamos que nuestros hijos nos odiarán porque les echamos broncas, muchas veces hasta les gr ...

aprendizaje crianza errores ...

No somos padres perfectos

No somos padres perfectos. Yo el primero. Por mucho que prediquemos que practicamos la crianza con apego, hacemos BLW, practicamos colecho e intentamos razonarlo todo con nuestros hijos hasta la saciedad, llega un momento en el que no lo cumplimos… A veces no damos una... De vez en cuando aparece un pequeño ogro que hace que todos nuestros principios se desmoronen por momentos. Ese ogro, animado ...

crianza natural educacion gritos

¿Por qué no hay que gritar a nuestros hijos?

A nadie le gusta una persona que grita. Desde pequeños los padres intentamos enseñar, una y otra vez, a hablar con respeto, a no levantar la voz y evitar gritar a cualquiera que esté conversando con nosotros. Pero, ¿qué ocurre cuando los padres somos los que tomamos esta costumbre tan fea y educamos a los hijos a base de gritos? Hay situaciones en las que hasta para el padre más paciente es inevit ...

embarazo educacion a los hijos bebé ...

Somos padres, ¿y ahora?

Ser padres no es tarea fácil, y aún menos, para padres primerizos, donde el mayor aliado para el cuidado de sus bebes son los consejos de las personas que ya han pasado por esta experiencia, ya sean familiares o amigos. Desde el baño, hasta cambiar los pañales, suele ser una experiencia dura de superar, sobre todo, cuando no está nadie contigo para que te ayude. La principal incógnita es: ¿Cuándo ...

General conciliación emprendimiento ...

Emprendimiento y familia II

La tecnología y yo seguimos en guerra, pero haré lo que pueda. Después de lo que os conté en la entrada anterior, nos habló Íñigo Pirfano, director de orquesta y speaker, de la gestión del talento. Algunas de las ideas que dijo fueron: Tengo que enamorar a mi gente para conseguir una respuesta de adhesión gozosa. No existe la soledad, existen personas que se sienten solas. No existe la motivación ...

general la casita de liam navidad

QUE HACER CUANDO TU HIJO DESCUBRE QUE PAPÁ NOEL NO EXISTE?

A vísperas de Navidad muchos niños con gran ilusión escriben su carta a Papá Noel, para poder recibir sus regalos ¿pero que sucede cuando ellos descubren que aquel hombre gordito y barbudo de rojo no existe? y que eres tú la que compra los regalos navideños. El año pasado Liam aun era pequeño y no participo tanto de esta fecha, ahora ya siente un poco más porque tantas luces, regalos, panetón ^^ p ...

psicoterapia

¿Existe alguna forma fácil hablar de emociones con un niño?

Cómo padres nos encantaría que nuestro hijo nos contase cómo se siente para poder ayudarle, pero a veces no saben expresar sus emociones. Incluso nosotros muchas veces no somos capaces de ello y traducimos todas nuestras emociones en síntomas fisiológicos como jaquecas,vértigos… Además, tenemos que luchar contra las imposiciones culturales que nos dicen que: 1. Los niños no lloran o llorar e ...

general escuela de padres

Poner límites a los niños no les traumatiza

Poner límites a los niños no les traumatiza.

Somos muchos los padres que aún pensamos y creemos que poner límites a los niños es necesario para una buena educación, que tener y establecer unos límites claros en la familia y fuera de ella no les traumatiza ni les desequilibra. Es más, somos muchos los que creemos que los límites les ayudan a encontrar el equilibrio emocional que precisan para crecer. Sí, yo soy de la opinión y creo firmemente ...