Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Rutinas, conductas y otros problemas

Nuestro primer verano en la ciudad esta siendo un infierno, y no solo por el calor.

Y es que será por el cambio, por la falta de rutinas, por que no tenemos piscina o porque aquí no hay playa, pero Pablo llora, grita, niega y reniega todo el rato.

Vamos a partir de la base de que Pablo es un es un niño absolutamente social y cariñoso, que sigue dando los besos más maravillosos del mundo, al que llegas a adorar por encima de todas las cosas y al que la gente que conoce y le trata, quiere mucho. Además, cognitivamente, vemos que, por supuesto no en todos, pero en algunos ámbitos de la vida sobresale con respecto a algunos niños de su edad, todo condicionado con las cosas que le gustan más como la música, las matemáticas o los idiomas.

Su memoria en esos aspectos es brillante, incluso observamos que cada día tiene más memoria en cosas que antes era imposible que recordara como dónde están sus muñecos, en qué armario se guarda una sartén, la comida o su ropa. Pero luego hay otras cosas de las que pasa y que se le olvidan totalmente.

No podemos decir con nombre y apellidos que Pablo padezca cualquier otro tipo de trastorno que afecte a su conducta que no sea Duchenne; no tiene TDAH, ni autismo, ni TOCpero sí es verdad que muestra algunos rasgos de varios trastornos definidos.

Cuando se obsesiona con algo, es difícil introducir variaciones; da igual que sea una camiseta, un tipo de pan, o un programa de TV; no hay mucho que se pueda hacer.
Repite frases, palabras o sonidos que le llaman la atención y emplea palabras que solo tienen sentido para él. Le cuesta iniciar y mantener el contacto visual
Le molestan y se asusta los ruidos muy altos y los gritos de los demás. Tiene estereotipias
Cambia de actividad sin acabar ninguna, le cuesta concentrarse, le falta constancia, se distrae, le cuesta seguir las normas.

Lo que sí destaca por encima de cualquier cosa son sus rabietas y enfados monumentales; tanto que la gente nos mira por la calle cuando grita, porque grita como cuando uno ya no puede más y suelta sapos por la boca, pero una media de 5 veces al día en un día bueno.

Grita cuando le llevamos la contraria, cuando cambiamos de actividad, cuando hay que salir a la calle, cuando hay que entrar en casa. cuando vamos en coche porque él quiere ir en metro, cuando vamos a la piscina, cuando nos vamos de la piscina (durante no, porque le encanta), cuando te levantas de su lado, cuando toca comer, cuando quiere jugar y estás haciendo la comida, cuando vamos a comprar, cuando no vamos a comprar, cuando quiere pan y no hay en el supermercado el pan que a él le gusta, cuando su hermano se va sin él, cuando se levanta y su padre está trabajandoen resumen: cuando algo no entiende o no comprende porqué pasa, cuando le cambias la rutina, cuando le cambias el escenario, cuando espera algo y no se cumpleClaro hay dos opciones, hacer siempre lo que el quiere, lo cual ni es posible, ni es sano, ni es recomendable para la educación de ningún niño, o intentas hacer una vida normal aguantando sus rabietas, sus gritos y su guantazos.

Así que, nosotros hacemos que la vida sea todo lo normal que podemos, con la ayuda inestimable de sus terapeutas y aplicando todas las técnicas a nuestro alcance para reducir esos momentos de irritación o de incertidumbre.

Acabamos de empezar con una agenda semanal completa de pictogramas para que siempre sepa lo que hay que hacer en cada momento, sin dejar nada a la improvisación, para que el comprenda que se mantiene una rutina constante y se sienta más seguro. Y hemos aprendido que pintando cada explicación hacemos que las entienda más deprisa y con menos tensión, así que no podemos salir a la calle sin nada para dibujar (menos mal que aplicaciones para el móvil hay mil). De este modo, él se hace una composición de lugar y de espacio en su cabeza y todo resulta un poco más sencillo.

Nos facilita de vida la música y el baile, así que buscamos como locos lugares en los que Pablo pueda bailar y cantar, pero claro, ni se puede siempre, ni se puede en cualquier lugar, ni se puede a cualquier hora y menos en verano que todo está cerrado esperando al próximo curso. Menos mal que Madrid está lleno de cines de verano, eventos infantiles económicamente accesibles y algunos conciertos gratuitos, como los que hay en la Vaguada los fines de semana de Julio y Agosto.

Luego están los vídeos educativos de Youtube y las pelis de dibujos, que le mantienen atento, tranquilo y contento. Lo único malo es que hay que apagarlos y no puede estar todo el día delante de la tele. Así que, tras un rato de calma, vuelve el enfado.que comenzamos a controlar con los pictos y los dibujos.

Y también está la bendita IKEA y su zona de juegos de la cafetería, que Pablo adora. Se siente libre y rodeado de niños siempre es feliz, lo malo es que tampoco tiene muchos amigos aquí, lo cual también le causa una gran frustración.

Y, entre todo este maremagnum de dramas, llantos y búsquedas de modos de mantener a Pablo a gusto y feliz, para nosotros no hay momentos de paz, salvo cuando duerme y cuando está en terapia, porque siempre quiere estar acompañado o haciendo algo o está enfadado.

En estos momentos, nuestro estado de tensión y nervios está llegando a niveles nunca vistos. La mayoría de las veces no vemos solución, ni salida, ni hay recetas mágicas. Sentimos una cierta soledad y una gran impotencia, porque esta saturación tampoco nos permite pensar con claridad, ni dormir, ni nada de nada. Y seguramente veamos las cosas peor de lo que son, con lo cual todo es un círculo vicioso en el cual nos metemos cada vez más y nos cuesta salir.

Así que, para intentar salir de aquí con dignidad y sin rendirse, yo no he visto más que una soluciónpedir cita con el psiquiatra, porque, al fin y al cabo, cuando no se puede solo, siempre hay que pedir ayuda a los profesionales.

Y mientras, seguiremos bailando cuando toque y llorando cuando no se pueda más.

Fuente: este post proviene de El desafío de Pablo. Una vida con Duchenne, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

colaboraciones living mums and kids

Rutinas baño Bebés

La llegada a casa de un bebé, hace que tu vida vuelva a adquirir rutinas ya olvidadas. Con Lucas, nada más que llegamos a casa, después de su jornada en el cole, el comedor, la clase extra escolar y su rato de parque, le meto en la ducha y rápido a ponerle sus cremas y el pijama, “Ducha rápida” le llamamos a ese rato expres. En cambio con Olivia, la cosa cambia y con un bebé pequeño qu ...

babies

Rutinas de sueño

Hace ya muchos días que tenía pendiente de escribiros este post y por fin he encontrado el momento. Llevamos unos días de muchos cambios en casa, mucho trabajo y a veces cuesta encontrar el momento en el que estés suficientemente relajada y concentrada para ponerte a escribir delante de la pantalla de temas tan serios como el dormir.  Yo desconozco lo que debe de ser que tu hijo no coma, porque a ...

general desvaríos varios bebés ...

El valor del silencio en la paternidad / maternidad

El silencio. Un bien preciado que en nuestro día a día valoramos muy poco. Casi nada. Yo al menos lo valoraba muy poco. A veces me venía bien para pensar. Otras para estudiar. Y otras para leer. Recuerdo también que lo necesitaba para disfrutar del cine y que por eso me compré unos auriculares muy molones, ya que en el piso de mis padres los coches y las motos parecían meterse en el salón al pasar ...

Maternity crianza maternidad ...

Las rutinas en los niños: beneficios

Muy buenas a todos. Me hace mucha ilusión que me leáis y también que me esperéis con tanta paciencia ante pausas como la que me acabo de tomar con el blog. A veces hay que desconectar para poder continuar. O mejor dicho en este caso, tomar perspectiva para poder ver el camino. Muy pronto tendremos un ¨nuevo look ¨ y podré ir desvelando todo lo que me traigo entre manos estos últimos meses. Pero pa ...

Actualidad Crianza Ser madre en España ...

¿Producen autismo las vacunas?

Leyendo unos artículos que han salido en la prensa española, me pregunto hasta qué punto podemos los comunicadores y medios alarmar a la población con un simple comentario. Los que estamos metidos en esta profesión y que además somos madres o padres sabemos que las noticias relacionadas con los bebés o niños nos alarman si son, como en este caso, negativas. Esta no es la primera vez que se habla d ...

Comunicacion respetuosa

Malas conductas de niños en educación infantil

¿Agotado/a? ¿Frustrado/a? ¿No entiendes por qué un niño/a de su edad se comporta de una manera tan “tiránica” con sus compañeros… Con sus profesores… ¿Contigo? ¿Eres docente y no encuentras la manera de gestionar conductas disruptivas en niños de preescolar? ¿Sientes que todo lo que aprendiste en la universidad no te preparó adecuadamente para la realidad del día a día? ¿Es ...

embarazo fertilidad salud

Problemas de fertilidad: Definición y consejos

Pincha aquí para leer el artículo general A veces, el deseado embarazo no llega. Puede que tu pareja y tú llevéis meses intentando tener un hijo y estéis empezando a sentiros impacientes. La idea de sufrir problemas de fertilidad es una que no suele atormentar a la gente hasta que se ven inmersas en una situación en la que sufrirlos es una posibilidad muy real. Por lo tanto, si hace casi un año qu ...

Maternidad Ultimas Entradas horas de sueño con 18 meses ...

Rutinas de alimentacion y sueño con 18 meses

Me preguntabais por las rutinas y alimentación de #BabyA. No me había planteado escribir sobre este tema por qué seguimos a pies juntillas las indicaciones del pediatra, pero como parece que cada pediatra es un mundo (como los niños ) aquí os cuento en que consiste nuestro dia a dia: En la revisión de los 18 meses nos dijeron que podía empezar con la leche entera. Hasta ahora tomaba leche de conti ...

asumir consecuencias rutinas

CAMBIANDO RUTINAS: LA HORA DE DORMIR

La rutina que más nos ha costado en casa, desde siempre, ha sido la de la noche. Y ya se estaba convirtiendo en un problema. La hora de acostarse se hacia interminable. "No me quiero lavar los dientes, quiero ver esto acabar, no tengo sueño..." y un largo etcétera protagonizado por mi peque. He de ser sincera y decir que a mi mayor no le costaba tanto. Así que pensamos, vimos dónde est ...