Padres

Cómo hablar a tus hijos Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cómo afrontar los miedos irracionales

Oscar Wilde solía decir que “existen tantos miedos como se puedan inventar”.

Y sí, el gran maestro de las letras tenía muchísima razón.

Como veremos a continuación, los miedos y los temores son un mecanismo universal desarrollado por el ser humano para protegernos de nuestro entorno.

Lo que ocurre es que, en algunas ocasiones, nuestra mente “inventa” miedos muy destructivos que nos parecen imposibles de afrontar.

Por eso hoy, me gustaría hablarte de esos irracionales.

Hoy me gustaría compartir las herramientas necesarias para afrontar cualquier tipo de miedo irracional que puede afectarte a ti o a  los de los niños y/o adolescentes en tu vida.

Así que, si tú o los tuyos vivís con algún tipo de fobia que os paralice e imposibilite vuestras actividades cotidianas, sigue leyendo.

 

¿Por qué tengo miedo?

Todos los seres humanos sentimos miedos y temores.

Con mayor o menor intensidad, pero los sentimos.

El miedo es universal porque la evolución lo ha incorporado en nuestro organismo como mecanismo de defensa.

¿Te imaginas que les hubiese pasado a nuestros antepasados de no haber tenido miedo?

¿Qué les hubiese sucedido a los cazadores prehistóricos si se hubiesen lanzado a la caza de sus alimentos sin ningún tipo de “protección”?

¡El resultado hubiese sido catastrófico!

Pero, nuestro cuerpo, que es muy sabio, desarrolló toda una serie de procesos que nos alertan ante predadores (¡u otro tipo de peligro más realista hoy!).

Esos procesos en nuestro organismo se traducen en “miedo”, y habrás notado sus manifestaciones físicas un sinfín de veces:

Tu ritmo cardíaco se acelera…

Agudizas los oídos…

Los músculos se tensionan…

Abres más los ojos…

Te sientes mucho más alerta…

Tu cuerpo te está avisando y preparando por si tienes que salir huyendo a toda prisa.

De acuerdo, seguramente no vas a tener que enfrentarte a osos de dos metros o a leones salvajes como nuestros antepasados, pero ¿verdad que hay algo que te hace dar un brinco cuando oyes el rugir de un camión demasiado cerca?

Es el miedo alertándote del posible peligro.

Entonces, ¿el miedo es siempre positivo?

No, como bien sabes, el miedo cuando es irracional puede llegar a ser muy destructivo.

¿Qué es el miedo irracional?

Imagina que eres una persona que siente miedo a los perros.

Sabes perfectamente que el 99% de los perros son animales encantadores.

Sabes que estás sintiendo un miedo excesivo, irracional.

Que ese bloqueo mental que te invade no tiene ni pies ni cabeza.

Puedo que incluso sientas vergüenza por tu forma de actuar.

Pero, ese pánico, esa angustia, esa obsesión inexplicable te superan.

Tu cerebro no puede emitir las señales adecuadas para que superes ese miedo obsesivo y te relajes.

En casos como este, hablamos de miedos irracionales o fobias.

Eres consciente de que tú mism@ magnificas ese miedo, pero no sabes cómo superarlo.

Esa angustia excesiva incluso puede llegar a afectar considerablemente tu vida cotidiana.

Si tienes miedo a estar en sitios cerrados, por ejemplo, te va a ser imposible hacer tus compras en un centro comercial porque vas a tener que aparcar en un subterráneo y coger ascensores.

Algunos de los miedos más comunes afectan aproximadamente al 28% de la población e incluyen:

El miedo a lugares públicos y espacios de los que es difícil salir,

El miedo a las alturas,

El miedo a lugares cerrados,

El miedo a situaciones cotidianas, o Fobia social,

El miedo a túneles,

El miedo al mar,

El miedo a la sangre,

El miedo a volar,

El miedo a conducir en carretera,

El miedo a ciertos animales como arañas y serpientes,
¡Incluso hay personas que pueden llegar a sufrir miedo al miedo!

Pero, ¿por qué?

¿Por qué ciertas personas desarrollamos este tipo de miedos irracionales?

Se cree que esta obsesión irracional surge:

A partir de factores en nuestro entorno sociocultural como nuestra educación, nuestras relaciones, los eventos estresantes en nuestras vidas, el estrés postraumático, etc.

Por predisposición genética.

¿En qué se diferencia el miedo irracional a otros tipos de temores?

Como hemos visto, el miedo es una emoción universal vivida por todos los seres humanos.

Ante la percepción de un peligro, se produce un sentimiento intenso de desagrado o de rechazo.

El miedo irracional, o fobia es un trastorno psicológico que se siente ante cosas concretas como las que he mencionado arriba.

En algunos casos, la fobia puede provocar sentimientos de odio hacia ese algo temido, y generar problemas emocionales o sociales.

El miedo es inherente a los seres humanos: estamos cableados para sentir miedo.

El miedo irracional es persistente e injustificado.

Y, sobre todo, el miedo puede ser gestionado por la propia persona de manera más o menos fácil.

Mientras que, para superar el miedo irracional se suele requerir ayuda externa.

¿Te identificas con la descripción hecha hasta ahora del miedo irracional?

¿Tus hijos sufren miedos infantiles que no parecen racionales?

Sigue leyendo.

Comparto a continuación, algunas herramientas prácticas para afrontar los miedos irracionales.

Te servirán para gestionar tus propios miedos como los de los niños y/o adolescentes en tu vida.

¿Cómo afrontar tus miedos irracionales?

Afrontar tus miedos es un proceso.

El destino final es trascender ese miedo.

Aprender de él.

Superarlo.

Acompáñate y acompaña a los más jóvenes en ese proceso, dándote el tiempo necesario para vivir los siguientes pasos:

Acepta tus miedos y sentimientos

Le temes a las arañas.

Es así.

No lo niegues.

Reconócelo.

Admite que tienes un miedo irracional.

No hace falta que te hagas el/la valiente.

O que te autoengañes.

Acéptalo.

Deja de luchar.

No lo visualices como un enemigo al que tienes que derrotar como sea.

Piensa que, luchar contra tus miedos, es luchar contra ti mism@.

Si tu hij@ teme a los exámenes, por ejemplo, sigue el mismo proceso.

Acompáñale en esa aceptación.

“Entiendo cómo te sientes. Tienes miedo. Sé que los exámenes son atemorizantes, ¡tienes que retener tantas cosas en la memoria!”

Cuando reconoces los sentimientos de un niño, le prestas un gran servicio.

Le pones en contacto con su realidad interior.

Y una vez que comprende esa realidad, el pequeño puede hacer acopio de la fortaleza necesaria para empezar a enfrentarse a ella.

Este un ejemplo que Adele Faber y Elaine Mazlish comparten en su libro “Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños  hablen”:

Imagina que tienes que llevar a tu hijo al doctor para que le ponga una inyección antialérgica cada semana.

Tu hijo está aterrorizado.

Tú tienes dos opciones: negar sus sentimientos o aceptarlos y validarlos.

La primera opción sería algo como:

¡Venga, que tampoco duele tanto!

¡Estás montando un número para nada!

¡Tu hermano nunca se queja!

¡Pareces un bebé!

¡Pues ya puedes ir acostumbrándote!

En la segunda opción, aceptas el temor irracional de tu hijo:

Lo sé, sé que estas inyecciones duelen.

            No es fácil ponerse esas inyecciones cada semana…

            Seguro que te alegrarás cuando hayan terminado…

Recuerda, los niños no necesitan que estemos de acuerdo con sus sentimientos, lo que necesitan es que los reconozcamos.

En este artículo previo te recuerdo ¿Qué sucede cuando negamos nuestros sentimientos?



 

Conoce tus miedos

“Dejamos de temer aquello que empezamos a conocer”

Madame Curie

Como hemos visto, el miedo se presenta en forma de reacciones físicas: temblores, sudores, palpitaciones…

Pregúntate:

¿Qué estoy sintiendo?

¿Cómo se manifiesta este miedo irracional que siento?

¿Me sudan las manos?

¿Me tiembla la voz?

¿Se me acelera el corazón?

Identifica la reacción física de tu organismo.

Intenta conocerla.

Reflexionar sobre ella.

¿Verdad que no es más que una o varias sensaciones corporales?

¿Verdad que no es más que una emoción desagradable?

Al normalizarla como un proceso químico en tu cuerpo, podrás hacerle frente al miedo mucho más fácilmente.

Puedes seguir la misma estrategia con el niño o adolescente que se siente atemorizado.

Ayúdale a conocer más a fondo la cara de su miedo.

Hablad de cómo se manifiesta en su cuerpo.

¡Ponedles nombre a esas manifestaciones!

¡Deja que haga dibujos representando esas sensaciones!

Hazle comprender que puedes comprender.

En el artículo Celos Infantiles, ese monstruo de ojos verdes de mi blog comparto el caso de Javier, un pequeño de tres años aterrorizado por la llegada de su nueva hermanita.

Te recomiendo que lo leas y descubras las estrategias de comunicación empleadas por sus padres para controlar los miedos y celos de Javier.

Acepta tus miedos como una oportunidad para crecer

Aunque nos cueste asimilarlo, el miedo (nuestros miedos) es uno de nuestros mejores maestros.

Un maestro que nos desafía a ir más allá de nosotros mismos.

Un maestro que nos ayuda a superar algunos de los obstáculos que aparecen en nuestra propia mente.

¡Deja que este gran didacta te enseñe!

¡Acompaña a los niños y adolescentes en tu vida en su viaje con el maestro miedo!

¿Te resulta difícil?

¿No sabes cómo gestionar tu lenguaje ante este tipo de situaciones?

¿Cómo comportarte?

Si es así, estoy segura de que nuestra Certificación de Facilitadores puede ayudarte.

Basada en el trabajo de las expertas en comunicación entre adultos y niños, Adele Faber y Elaine Mazlish, esta certificación está diseñada para Educadores, Psicólogos, Coachs y todas aquellas personas que trabajen con familias y niños y adolescentes.

De tres días de duración y formato presencial en Barcelona o Madrid, la certificación te ayudará a descubrir un nuevo paradigma para entender las relaciones y la interacción entre adultos, niños y adolescentes y gestionar sus respuestas emocionales, incluidos sus miedos, y comunicarte de manera empática, respetuosa, afectiva y efectiva.

Reserva tu plaza aquí.

 

¡Hasta pronto!

Fuente: este post proviene de Cómo hablar a tus hijos, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Sin categoría

Recomendamos

Relacionado

bebés buscando embarazo

Miedos

Aunque la ilusión forma parte de este nuevo tratamiento tengo que reconocer que hay más miedos que en la primera FIV. Miedo a pasar por lo mismo, a no tener embriones de calidad, a no responder como se debe a la medicación, a volver a los pinchazos, a los cambios de humor y como no, mucho miedo al negativo. Aunque quiero ser positiva y decirme a mí misma que ésta es la buena no lo puedo evitar. Ha ...

general actividades educativas educación ...

Cómo superar los temores infantiles: La cajita come-miedos

Hoy os traigo un post repletito de cosas. Por un lado, un juego estupendo para ayudar a los pequeños a conocer y superar sus miedos, y por otro, os adelanto que esta es una de las actividades que encontraréis en el que será mi primer libro  . Por el momento no puedo adelantar mucho más, pero os pido disculpas por mi tardanza en publicar el artículo de esta semana, y un poquito de comprensión por ...

psicología infantil miedos según la edad miedos infantiles ...

Los miedos infantiles según la edad

¿Tus hijos tienen miedos? No te preocupes, sentir temor es una cualidad natural del ser humano y todos lo sufriremos alguna vez. Tiene una función adaptativa, es decir, que nos ayuda a desarrollar nuestro instinto de supervivencia y a prevenir peligros, como por ejemplo el miedo a las alturas. En cambio, los niños también suelen sufrir miedo sin una causa real, este se conoce como miedo desadaptat ...

aborto miedos psicólogo

Miedos

Esta última experiencia creo que me ha hecho madurar como pocas cosas lo han hecho. Suena muy bien decirlo, pero hasta ahora todo me iba genial, y puedo decir que era una persona que conseguía lo que quería. He tenido una infancia feliz y mis padres, a pesar de enseñarme que hay que trabajar para ganarse las cosas, han procurado que no me faltara nada. He sentido su protección siempre detrás, y po ...

niños articulos imagenes ...

LA TEMIDA ETAPA DE LOS MIEDOS.

Cuando oigo a las mamas hablar de los miedos de sus pequeños me quedo pensando ?Jolín, que suerte, mi princesa no tiene miedo a nada?. Alguna me dice que si no tiene miedo a la oscuridad o a algún muñeco, pero la verdad es que no, o eso pensaba yo. Resulta que desde hace unas semanas estoy observando que mi pequeña me dice que tiene miedo a algo y luego no, pero esta vez empieza a ser más en serio ...

Escuela de padres miedos Miedos y temores infantiles ...

Decálogo para evitar los miedos infantiles. Consejos prácticos.

Tal y como me comentaba una seguidora del blog recientemente tras leer el artículo sobre las 10 características del niño miedoso, lo padres necesitan saber qué hacer ante el miedo de sus hijos ya que en muchas ocasiones no saben cómo actuar o reaccionar ante ellos. Con este objetivo en mente primero vamos a ver cómo evitar estos miedos infantiles porque evitando cierto tipo de cosas como ver pelíc ...

Actividades Educativas Educación Educación Infantil ...

Superar miedos en niños

¿Cómo superar los miedos en la infancia? Casi todos los padres antes o después pasan por una etapa en la que se sienten preocupados por los temores de sus hijos. Antes de nada, quiero decirte que la aparición de los miedos durante la primera infancia es completamente normal, incluso saludable. A medida que el niño … Continuar leyendo "Superar miedos en niños" La entrada Superar mie ...

General

TÉCNICAS PARA AFRONTAR EXÁMENES Y OPOSICIONES.

Estos días son muchos los alumnos que se enfrentan a exámenes finales y pruebas como el temido PAU o Selectividad. Para todos ellos el Doctor en Psicología y Profesor del CEU  Fernando Miralles ha elaborado una serie de técnicas de gran utilidad para los días anteriores y el mismo día del examen: 1.- Antes del examen:  Encuentra un sitio adecuado para estudiar y que esté cercano a casa para no per ...

Mis miedos como mamá

En ocasiones tengo miedo mi niña, tengo miedo a: - Que en ocasiones te aislas, no te gusta jugar cuando hay demasiados niños, por ejemplo en tu fiesta te mostraste seria. Cuando estabas abriendo tus regalos me llamó mucho la atención que cuando te regalaron dinero te dio mucho gusto, también con los juguetes te emocionaste, con la ropa no tanto, pero querías estar estrenando, todos los días. - Cr ...