Blog de NeuroMamá Idea guardada 3 veces
La valoración media de 5 personas es: Muy buena

En peleas de niños

…adultos sobran

Cuando era niña y peleaba con alguna amiga o amigo no solía ir corriendo a acusarle a mi mamá, y no necesariamente porque no quisiera, sino porque cuando iba a contarle a mi mamá sobre mis peleas para que intervenga, ella solía decir algo así como: “las discusiones de niños, son cosas de niños”. Me daba recomendaciones y pautas y con eso yo misma me tenía que bandear. Las más de las veces las pequeñas peleas que tenía se solucionaban en cuestión de horas y las que no, pues el tiempo se encargaba de solucionarlas.

Lo interesante es que no sólo era mi mamá la que pensaba así, si no también la mayoría de las mamás de mis amigas y amigos. Era un tema generacional creo yo, que funcionaba bastante bien. No recuerdo ningún problema que no haya podido ser solucionado honrosamente. 

Sin embargo,  en la actualidad parece que la cosa es distinta. Los papás y las mamás (sobre todo las neuro-mamás) andamos tan metidas y pendientes de la vida social de nuestros hijos que no sólo nos hemos impuesto el trabajo de “party planners” de su vida social (organizando “citas de juego”, salidas y eventos); sino también, en nuestro afán por hacerles la vida de lo más fácil y feliz, intervenimos en cada pequeña discusión o roce que tienen con los amigos/as. Algunas, llegando a al extremo de involucrarse o involucrar a las otras madres de familia.

No está nada mal si orientamos y guiamos a nuestras hijas cuando acuden a nosotras con un problema, dificultad o tristeza ocasionado por alguna pelea o discusión con amigas. El problema está cuando abiertamente intervenimos, ya sea para “conversar” nosotras con la niña con la que nuestra hija tuvo el problema (no, no, no por favor. No se “conversa” con las niñas) o con su mamá (bueeeeno), o peor aún, tomamos cartas en el asunto (y nuestra edad mental retrocede espantosamente) y empezamos con las llamaditas a nuestras mamigas para rajar de la niña (sí, terrible que rajar y niña, o niño para tal caso, vayan en la misma línea) o, en el colmo de la maldad, confabulamos para que nuestra pequeña realice algunos actos de crueldad como, invitar a todas las niñas del salón a casa y no cursarle invitación a la susodicha, que le aplique la ley del hielo o tantas otras que todas conocemos.

Triste pero cierto. Y lamentablemente, mucho más común de lo que debería. Inclusive en niñas pequeñas que están en kínder, primero de primaria o similar.


El intervensionismo materno, como me gusta llamarlo, genera dos grandes consecuencias. Ambas nefastas. Por un lado, dejamos a nuestros hijos sin recursos para que solucionen sus problemas solos. Les enseñamos cero sobre resolución de conflictos, negociación y empoderamiento; cualidades muy importantes y necesarias en el mundo de hoy. De otro lado, una discusión o pelea de niñas que debió quedarse a nivel de niñas sin mayores consecuencias, termina convirtiéndose en un enfrentamiento entre adultos con todas las consecuencias que esto trae.

Por supuesto, no digo que ignoremos el dolor y sufrimiento de nuestros hijos cuando se pelean o discuten con un amiguito o amiguita, para nada. Debemos contenerlos, apoyarlos y orientarlos. Pero, deben ser ellos mismos quienes resuelvan sus conflictos. Tampoco digo que jamás debemos intervenir. Para nada, van a haber ocasiones en las que vamos a tener que intervenir. Pero, siempre debemos hacerlo desde nuestra posición de madres con mucha prudencia, respeto y amor hacia la personita en formación con la que nuestra hija tiene el problema y con mucho tacto y empatía si llamamos a la mamá de esta niña o niño.

Mi conclusión de neuro es que hagamos como la generación de nuestras madres y sólo intervengamos cuando es total y absolutamente necesario. Pues, sin querer queriendo, podemos hacer de una pelea de niños una cosa de grandes y eso, sí es algo muy difícil de solucionar.

Fuente: este post proviene de Blog de NeuroMamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Las redes sociales y los niños

Las redes sociales están aquí y han venido para quedarse. Podemos amarlas u odiarlas pero, no podemos permanecer indiferentes pues, cada vez más los preadolescentes y adolescentes las usan (o piden us ...

Recomendamos

Relacionado

babies

Pendientes ¿sí o no?

¡Hola a todas!  Sí, habéis leído bien el título del post. Ya sé que suena un poco raro, pero hace tiempo que tenía este tema en borradores y hace relativamente poco recibí el mail de una lectora del blog en el que me pedía mi opinión sobre poner pendientes a las niñas. Resumiendo, ella me planteaba la duda de hasta qué punto podíamos los padres imponer algo como los pendientes a nuestras hijas; al ...

crianza crianza educación ...

Redes sociales para niños ¿sí o no?

Cada cierto tiempo el colegio de mis hijos organiza charlas con expertos para tratar temas de interés de los padres. Una de las charlas más comentadas (a parte de la de “hablar de sexo con nuestros hijos”) fue la del uso de las redes sociales en los niños. Esta charla causó mucho interés y debate, sobre todo en los padres de niños a partir de los 9 años, pues es a esta edad en la que l ...

Psicología desarrollo educación ...

Límites en los niños ¿Sí o No?

Una de las cosas que me encuentro en consulta muchas veces son situaciones donde los padres no saben cómo, cuándo y por qué decir no a sus hijos cuando no hacen determinadas conductas o no conseguimos lo que nos proponemos con ellos. Y es que muchas veces como padres nos inunda el sentimiento de culpabilidad y no sabemos si nos estamos pasando con una cosa o con otra o si estaré cortándole la libe ...

Comportamiento Conducta Disciplina ...

Sermonear a los niños no funciona ... o sí

Los padres, con más frecuencia de la debida y con la mejor de las intenciones, empezamos a sermonear los niños esperando que ese discurso lleno de buenos propósitos acabe calando en nuestros hijos. Sermoneamos tratando de corregir un mal comportamiento, sermoneamos para que nos obedezcan y se tornen más responsables. Sermoneamos cuando supuestamente se equivocan. Cuando hacen o dicen algo que no d ...

dormir con los padres sacarle de la cama dormir solo ...

Consejos para sacar al niño de la cama de sus padres

Para muchos niños, dormir con sus padres se ha convertido en un hábito. Y en alguno de los casos, son los propios padres los que impulsan esta costumbre, ya que disfrutan del contacto físico con su pequeño y de sus cientos de arrumacos. Pero a pesar de que ambas partes estén de acuerdo en pasar las noches juntos, el desarrollo emocional del niño puede verse afectado. Además, la mayoría de los padr ...

general actividades con niños cuentos ...

Princesas sí o princesas no

He leído en varias ocasiones que nuestras hijas no deberían creer en cuentos de princesas, porque las engañamos y crecen pensando que las mujeres conocerán a su príncipe azul y vivirán en un palacio de ensueño, felices para siempre. Que las guapas tienen todo lo que desean y las feas se quedan en casa fregando el suelo. Es cierto que la todas las películas de princesas realzan una parte de la muje ...

Crianza Las Aventuras de Mamá Ventura

Vivir con niños en el Campo: ¿Sí o no?

VIVIR CON NIÑOS EN EL CAMPO Llevo varias semanas sin escribir, y es que vivir en el campo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y en este caso, hemos estado semanas sin agua en casa, nuestro pozo se estropeó y os podéis imaginar lo que ello nos ha supuesto, estar semanas sin agua en casa para poder limpiar, cocinar, asearnos, poner lavadoras….un caos del que recién nos estamos reponiendo. Por f ...

#hayvidadespuesdelos6 deberes educación primaria ...

El eterno debate de los deberes escolares. Hay vida después de los 6 años.

Los deberes escolares hoy en día es uno de los aspectos de los hijos que más discrepancias levanta. ¿Deberes sí o no?. Hay opiniones para todos los gustos, tantas como padres, y parece que el consenso no acaba de llegar. Es curioso que los deberes en "nuestra época" eran incuestionables: había que hacerlos, sí o sí, y los padres no se lo cuestionaban. Tampoco se cuestionaban las metodo ...

general actividades con niños cuentos ...

Princesas sí o princesas no

He leído en varias ocasiones que nuestras hijas no deberían creer en cuentos de princesas, porque las engañamos y crecen pensando que las mujeres conocerán a su príncipe azul y vivirán en un palacio de ensueño, felices para siempre. Que las guapas tienen todo lo que desean y las feas se quedan en casa fregando el suelo. Es cierto que la todas las películas de princesas realzan una parte de la muje ...

Maternity crianza madre en Alemania ...

Poner pendientes a las niñas: ¿sí o no?

Viviendo en Alemania, a lo mejor has reparado en el hecho de que la mayoría de las niñas y prácticamente ningún bebé, llevan pendientes. ¿Qué motivaciones hay detrás de un hecho tan común en otras culturas como es el de poner pendientes a las niñas? ¿Por qué los alemanes no le quieren poner pendientes a sus bebés? Si te has estrenado en esto de la maternidad en Alemania , seguramente te lo habrás ...