comunidades

Las 5 cosas más difíciles de dar la bienvenida a un nuevo bebé a la familia

¡Hoy cumple un mes Felipe! Este mes definitivamente ha sido una aventura en forma de montaña rusa.

Hemos tenido buenos días en donde todo encaja, Felipe dormido justo cuando Sebastián necesita de mí y despierto justo cuando termino algo con Isabela. Hemos tenido también días muy difíciles, Felipe llorando cuando Sebastián me necesita, o tener que posponer la actividad con Isabela porque Felipe tiene hambre.

Ha sido una lucha constante de atención dividida y hay días en donde todo encaja y fluye, pero asimismo hay días en donde nada coincide y todos me necesitan al mismo tiempo.

Les voy a compartir cuales han sido las cinco cosas más difíciles para mi en esta etapa de adaptación, que estoy segura que aún no termina.

Sueño

Este tema definitivamente se lleva el primer puesto. Tengo una filosofía en cuanto a este tema del sueño y los bebés.

Creo que hay personas que funcionan mejor sin dormir que otras. Por ejemplo, mi esposo puede dormir tres horas y levantarse al día siguiente y seguir con sus actividades de manera casi igual que si hubiese dormido ocho horas, mismo genio, tal vez un poco más lento de lo normal.

Yo, por otro lado, lo manejo un poco bastante diferente. Yo duermo mal y resulta que el mundo se me cae encima. No puedo pensar, soy sensible, literalmente no me puedo parar en la mañana. Lloro mucho en el día por el sueño, me frustro, me cuesta ver en perspectiva las cosas que suceden. Y es por eso que termino parqueada en el carro llorando 10 minutos porque no había el yogurt en el super y tengo que parar en otro super a buscarlo.

Entonces por eso es que el tema del sueño es número uno para mí. Hay mamás que funcionan mucho mejor que yo sin sueño y tal vez este tema no les afecte tanto. Hay mamás que pueden apreciar que los bebés no duermen porque son bebés y que son etapas que ya pasarán y tienen toda la paciencia de esperar a que sus bebés duerman por si solos algún día (a veces después de años).

Yo respeto eso, pero para mi no funciona. Yo espero el día en el que el pediatra nos de luz verde para poder hacer “sleep training” con Felipe, eso hemos hecho con sus dos hermanos, un método sin llantos y con acompañamiento pero logrando el descanso que necesita su mamá. Porque resulta que lo más importante siempre es que mamá esté bien, porque si mamá no esta bien, los niños tampoco.

Entonces, si mamá esta bien durmiendo poco y más le costaría el “sleep training”, esa mamá necesita quedarse como está. Pero si mamá no está bien y es un constante mar de lagrimas y todo cambiaría con un poco más de sueño, entonces mamá necesita cambiar. Esa es mi filosofía con todos los temas de maternidad que son polémicos. No hay respuesta correcta, la respuesta correcta siempre es la cual resulte en una mamá tranquila y contenta, sea cual sea. 

Entonces por ahora es lo que más me cuesta de la adaptación, la falta de sueño. Seguiremos esperando hasta que podamos trabajar en esto, posiblemente en unos dos meses más, hasta mientras seguro tendré unos cuantos más episodios de llantos en el carro por falta de yogurt.

Culpa

Creo que este tema va ligado mucho a la falta de sueño pero también tiene que ser hormonal. Esta vez me he sentido mucho más sensible que las otras veces, siento que soy una bomba por estallar de sentimientos. Entonces, de la mano, me he ganado un tremendo brote de culpa.

Culpa conmigo misma, si. Pero más que eso me llevo mucha culpa con mis otros dos hijos.

Sebastián me necesita, necesita que le cargue y yo no puedo. Me ha dolido tanto a veces no poder acostarlo en la noche, cuando es algo que siempre hemos hecho los dos. Me ha dolido tanto escucharlo pedir por mí, mamá, una de sus pocas palabras que tiene, cuando no puedo estar ahí para el. El viene con sonrisa en cara para jugar conmigo y no entiende que no puedo moverme y correr cuando tengo un bebé prendido comiendo.

¿Qué hago con Sebastián entonces? Me aseguro que siempre sea yo quien le acueste. Esto implica a veces interrumpir la lactancia de Felipe, entregarlo unos minutos y volver donde el. Siento que aunque Felipe llore, el aún no entiende, pero Sebastián me necesita y el sí entiende. Entonces hago lo posible para coordinar nuestro horario con que Felipe esté dormido a la hora de acostarlo a Sebastián, pero si no se puede, igual lo acuesto, aunque esto implique a veces que Felipe va a llorar o molestarse unos minutos. Cuando Sebastián viene y quiere jugar y yo no me puedo mover, le pido que me traiga libros y leemos, o le enseño sus fotos en mi celular, le encanta verse a el mismo. Intento de la mejor manera de pasar tiempo con el sin descuidar al bebé que me necesita todo el tiempo. 

Isabela en cambio siempre ha sido tan callada. Ella parece siempre estar bien, juega sola, esta tranquila y no sabe decir cuando algo le molesta. Entonces ella acumula y acumula sentimientos, hasta que un día explota. Con ella siempre tengo un ojo en la espalda entonces, parece siempre estar bien pero ella se me pierde sin darme cuenta y después es más difícil ayudarla.

Con Isabela tengo que estar siempre pendiente. Preguntarle mucho y hablar con ella todos los días. Jugamos con muñecos y es ahí donde ella suele reflejar sus sentimientos, siempre a través del juego representativo. Estoy pendiente siempre y le incluyo también en todo lo que pueda. 

Intento disminuir los problemas que me hacen sentir culpa. Pero esto no quiere decir que no la sienta igual, bastante. Se que va a ir pasando con el tiempo y mientras mejor aprenda a manejar a los tres a la vez.

Limitación de actividades

Este punto tiene que ver mucho con el hecho de que tuve una cesárea, estoy consciente de esto. Tengo tantas ganas de hacer mil cosas, soy una persona muy activa y siempre ando de lado a lado.

Con el Sebastián después de mi cesárea resumí con mi vida normal y fue demasiado, se me infecto la herida y ha sido la peor recuperación y dolor que he sentido. Por eso esta vez fui muy cuidadosa en no excederme en mis actividades y darle tiempo a mi cuerpo a sanar.

Consecuencia de esto, me cuesta mucho tener tantos límites a mis actividades. Cosas sencillas como salir a dar vueltas en el jardín con los dos mayores, me cuestan mucho aún. Soy prudente de escuchar a mi cuerpo y si me duele enseguida bajo el ritmo. He tenido mucho cuidado esta vez, pero me ha costado mucho estar tan quieta. Ha sido muy difícil reducir nuestro ritmo y espero poco a poco ir recuperando nuestras actividades. Un mes después aún no me siento al 100%, me duele todavía cuando camino mucho o cuando hago muchas cosas y esto ha sido definitivamente un factor muy influyente en nuestra adaptación.

Tiempo de pareja

Este siempre ha sido un tema importante en la adaptación a los nuevos bebés. Vivimos lejos entonces mi esposo sale temprano y vuelve en la noche y no nos vemos durante el día para el almuerzo como en otras familias. Esto quiere decir que nuestro tiempo juntos del día a día se reduce a las pocas horas en la noche que tenemos. En estas horas generalmente comemos, vemos alguna serie o película y conversamos.

Sonará banal, pero este tiempo es muy importante para los dos. Con bebé nuevo en casa quiere decir que este tiempo que teníamos antes los dos solos es ahora compartido con el bebé, ya que esa justamente es la hora en donde le bañamos doy de comer y acostamos. Si intentamos ver algo en la televisión generalmente me duermo y ya no hay tanto tiempo para conversar o comer. Me cuesta mucho el no tener este tiempo con mi esposo y le extraño mucho y siempre es un factor muy difícil para mi en la adaptación a un hijo nuevo. 

Con experiencia puedo decir que esto pasa, con el tiempo pasará y volveremos a tener este tiempo juntos solo para los dos. Sabiendo eso tengo paciencia. También intento por ejemplo aprovechar más los fines de semana para conversar un poco más. Incluso una llamada de cinco minutos durante el día ayuda, o mensajes de texto igual durante el día. Pero esto creo que es de esas cosas que solamente hay que tener paciencia, creo que es normal que pase esto en las parejas.

Tiempo conmigo misma

Esto va más allá del “no tengo tiempo para bañarme” o “no tengo tiempo para maquillarme”. Porque eso sí sentí con Isabela y Sebastián, pero esta vez el tiempo conmigo misma tiene otra connotación.

Es porque nunca estoy sola. Siempre tengo al menos un niño conmigo encima. No tengo tiempo de sentir. No tengo tiempo de pensar. No tengo tiempo de llorar. He querido tantas veces poner en orden mis pensamientos y sentimientos y no puedo. Pensaba el otro día que me siento mal y tengo ganar de llorar y no tengo tiempo. Porque no lo puedo hacer al frente de Isabela y Sebastian y en la noche estoy tan cansada que prefiero dormir.

Pero esto no esta bien. Es importante sentir, pensar y llorar. Es importante digerir nuestros sentimientos en esta etapa en donde estamos plagadas de hormonas y tantos tantos sentimientos y pensamientos. Entonces le pido mucho a mi esposo a ver a todos mientras me baño y me tomo tan solo cinco minutos para mi. No por bañarme y maquillarme, sino para poder pensar, sentir y llorar.

En fin, estos son los cinco factores que me han costado más de acoplarme a mi vida con tres hijos, lo que me ha costado más de agregar un hijo más a la familia.

Lo que me gusta mucho de esta lista es ver que todos los puntos son temas temporales, aunque a veces no parezcan. Esto lo sé por experiencia, entonces, hoy por hoy un mes después de dar a luz estos son los puntos que más me cuestan, pero solamente queda por ahora darle tiempo al tiempo y confiar que todo pasará. 

Fuente: este post proviene de Aprendiendo a Crecer Blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Decoración Fiesta Infantil Arcoíris ...

¡Fiesta de arcoíris para celebrar los 5 años de Isabela!

Isabela cumple años en Julio, entonces nunca hemos hecho fiesta para ella porque siempre sus amigos estas regados de vacaciones por todos lados. Este año entonces decidimos adelantar su fiesta para Junio antes de salir a vacaciones para que pueda celebrar con sus amigos. Cumple cinco años este año y es difícil creer que el tiempo, como siempre digo, mi mayor ladrón, me ha robado tan rápido estos a ...

Informativo Pre-Escolar Crianza ...

Todo lo que debes saber sobre el sonambulismo infantil

Estábamos durmiendo intentando dormir a Felipe con mi esposo cuando escuchamos unos pasitos a toda velocidad por afuera de nuestra puerta. Nuestra casa tiene un piso de madera antiguo que suena mucho, entonces sabíamos que era Isabela. Esperábamos que entre a nuestro cuarto. Ella no se despierta casi nunca, entonces esperaba que tal vez se sienta mal o algo por el estilo. Pero no entró a nuestro c ...

APLV Bebés Alergia ...

APLV- Introduciendo alimentos a la dieta de mamá

He compartido mi viaje con la APLV y recibo muchas preguntas. Ahora que estoy haciendo la dieta de manera preventiva con Felipe, el gastroenterólogo nos mandó una dieta libre de los 8 alergenos el primer mes de vida. Luego, con la condición de que el primer mes haya subido bien de peso el bebé, podíamos ir introduciendo a mi dieta, uno por uno los top 8 alergenos, menos lácteos que debemos dejar p ...

APLV Bebés Alergias ...

Nuestra historia de lactancia con APLV

Ya es mucho tiempo desde que ofrecí esta historia, de nuestra lactancia con Sebastián y APLV, entonces la voy a contar con el fin de que tal vez alguien se encuentre identificado con su bebé y pueda ayudarle y darle luz. Desde ahora advierto que no puedo hablar de APLV y nuestro camino sin ser gráfica, muy gráfica de deposiciones y sangrados, entonces si tienes sensibilidad sobre este tema mejor n ...

Crianza Reflexiones

Mindfulness (Consciencia Plena)

Ahora que me ha dado tiempo de escuchar Podcasts mientras manejo en el carro, escuché uno que me dejó pensando muchísimo. Hablaba acerca de “mindfulness”, que se puede traducir a “consciencia plena” puesto no existe una palabra exacta en español. Nunca me hubiera imaginado estar escribiendo acerca de una forma de meditación. Siempre me pareció rara la meditación, tengo tant ...

blogger bloguerasve detalles ...

5 cosas que he aprendido desde que soy mamá

Hello hermosas, feliz domingo. Yo estoy realmente feliz, porque un día como hoy (bueno la fecha, porque en realidad era lunes aquel día) estaba rompiendo fuente, asustada o mejor dicho, muerta de nervios, pero a la vez ansiosa. Un día como hoy, me convertí en mamá primeriza de una hermosa niña, cachetona, rosadita y muy despierta. Mi hija es mi mayor tesoro, mi razón de ser, esa luz que me ilumin ...

amiga amistad amor ...

Una Bebé en la familia

Mi hija se vuelve loca con los bebes y los niños chiquitos, verdaderamente los ama. A mí, los recién nacidos son mi debilidad. Tener un bebe en brazos es un milagro, un testimonio de que Dios está con Nosotros y nos regala una vida que se convertirá en sueños, ilusiones y destino. Tener un bebé en la familia te reinventa, te cuestiona, te reta a ser mejor persona para el mundo. Mi mejor amiga acab ...

crianza

La importancia de las rutinas

¡Qué importante son las rutinas! a mi me ayudan un montón desde que soy mamá. No soy la más organizada del mundo, tengo que aceptarlo, y más de una vez mi mesa del comedor está repleta de cosas que no deberían estar ahí. A diferencia de mi "desorden en casa", con mi hijo las cosas son totalmente distintas. En mi experiencia como mamá, les recomiendo que lo hagan y practiquen desde muy p ...

OTROS autocontrol autoestima ...

5 consejos de madre a madre

Follow my blog with Bloglovin Soy madre de 3 niños, he tenido 5 casas diferentes, he vivido en 3 países distintos. He pasado por la época de quitar el pañal, de las rabietas y la de “mamá ya no me quieres” . Y he sobrevivido a ellas con éxito, aunque también tengo que confesar que aún le mando un whatsapp a mi madre cuando tengo a algún niño enfermo para que me dé consejo. Cada vez ten ...

Mi maternidad echar de menos

Mi hijo no me echa de menos

La semana pasada tuve que hacer mi primer viaje laboral. Llegó justo cuando hice el primer mes en el trabajo y fueron 3 días y medio fuera de casa. Nunca antes me había separado tanto tiempo del niño. Sólo una noche no durmió con nosotros porque tuvimos una boda y se quedó a dormir con mis cuñados pero a la mañana siguiente ya nos lo trajeron a casa. La semana antes lo pasé mal, no tanto como la p ...